Los cambios esperados

Lentamente empezó a avanzar el tratamiento para modificar el Código de Habilitaciones, luego que la ciudad sufriera la tragedia de Cromañón y el incendio en una fábrica textil.

Tras la tragedia de Cromañón comenzaron a concretarse luego de 16 meses, las modificaciones al Código de Habilitaciones para impedir que algo similar se repita.

Uno de los puntos muy cuestionados y expuestos por la Fiscalía como causal de mal desempeño del ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra fueron las políticas de habilitación y verificación. En el mismo sentido, durante el proceso del juicio político varios legisladores aseguraban que “las leyes estaban, pero no se habían aplicado correctamente”, por lo que la responsabilidad recayó en el Ejecutivo. Sin embargo, el código respectivo será reformado.

Si bien ahora se pueden elaborar diversas conjeturas, sin los nuevos cambios también se podrían haber evitado esos hechos pues el área de habilitación y verificación dejó en evidencia su ineficacia. Por lo tanto, las modificaciones intentarán hacer un sistema más eficiente que brinde mayores logros.

Primeros pasos

La comisión encargada de la redacción de ambos códigos, creada en mayo de 2005, comenzó a funcionar en enero de este año, conformándose con funcionarios del Gobierno y expertos de universidades nacionales.

La sala asesora corroboró “la ausencia de normas claras y adecuadas” en el código existente, lo que derivó en una reunión en la Comisión de Desarrollo Económico, presidida por la diputada Ana María Suppa, donde Alberto Meza, coordinador de la comisión redactora, expuso los principales lineamientos de los códigos de Habilitaciones y Permisos.

Meza explicó a los diputados que se pretende la elaboración de una norma “clara, sencilla y transparente”, que funcione bien y “priorice la seguridad”.

Las reformas darían origen a un sistema de habilitación calificado en tres tipos, según la superficie y el rubro. En primer lugar, según informó el coordinador, los permisos en gran parte serían automáticos para los locales de hasta 500 metros cuadrados. Es decir, se otorgarían en el día con la presentación de una declaración jurada por parte del contribuyente y firmada por los profesionales correspondientes. En este caso, el Estado sería quien se encargaría de controlar exhaustivamente todas las habilitaciones luego de haber sido otorgadas. Cabe destacar que, para poder cumplir con este punto, se deberá incrementar el número de inspectores que actualmente posee la ciudad.

Por otro lado, estarían las habilitaciones de superficies mayores, en las que previamente a ser entregadas se corroboraría la documentación presentada por el solicitante.

Finalmente habría otro tipo de habilitación, en la que sería necesaria una inspección previa, tal el caso de los establecimientos educativos, geriátricos, locales bailables, hospitales y otros establecimientos destinados a la salud, salas de recreación, teatros, entre otros.

El tema tiene especial interés porque varios diputados son autores de proyectos de ley respecto de los locales bailables, por lo que el debate seguirá, ya que miembros de la comisión redactora consideraron que próximamente se podrían reunir nuevamente para continuar con la discusión.

Pero no sólo se tendrá que cambiar dicho código sino que se encuentra vinculado, por ejemplo, al Código de Faltas, porque para la implementación de este sistema se requiere de “fuertes sanciones”, según explicó Maza, tanto para el propietario del local como para el profesional en caso de falsificar la declaración, ya que “la mejor campaña es la sanción al que no cumple”.

En síntesis, todavía hay que recorrer un largo camino antes que se sancione el nuevo Código de Habilitaciones, pero al menos ya comenzó a avanzar.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password