Diputados bajo presión

Las diferencias internas en el bloque oficialista de la Cámara baja impiden que los proyectos avancen al mismo ritmo que en Senadores.

Fiel a su estilo, la Cámara de Senadores mete presión en la Cámara joven, donde los acuerdos parlamentarios indispensables no parecen florecer con facilidad y los proyectos pendientes agregan dudas sobre la sesión de esta semana.

En teoría, la Cámara baja tendría que tratar esta semana un importante paquete de leyes que ya han sido aprobadas por el Senado. También están pendientes algunos proyectos de envergadura que los propios integrantes de la Cámara han presentado con el visto bueno de, por lo menos, un sector del Gobierno.

Pero la imposibilidad manifiesta de contar con un bloque homogéneo que responda a una lógica legislativa genera incertidumbre, pues se sabe que detrás de los equívocos vienen los perjuicios.

El Senado, en cambio, empieza a mostrarse expeditivo. Los proyectos son debatidos en tiempo y forma y son girados a Diputados donde se empiezan a amontonar iniciativas de todos los calibres. La consecuencia es que cada legislador aplica la táctica que considera más conveniente, lo cual empieza a erosionar la conducción del bloque, más allá del apoyo que pueda exhibir por parte del Ejecutivo.

Por ejemplo, la restitución de la antigüedad a los empleados públicos municipales es un reclamo concreto del diputado Héctor García, algo que aparece como un reclamo legítimo y que en su momento tuvo el aval de la conducción, pero que por ahora no se está concretando.

Esto aparece como una contradicción interna del bloque, lo cual es normal en una bancada oficialista y hace al juego democrático, pero si además se suman otras diferencias la situación se complica.

En tanto, el Senado aprobó y giró a Diputados el proyecto que establece que los consejeros escolares sean remunerados, iniciativa que en principio suscitó el apoyo espontáneo de varios legisladores pero paulatinamente se fue imponiendo la noción, que no iba ser aprobado “tal cual salió del Senado”.

A tal punto que un influyente diputado, en línea con la Dirección General de Educación, llegó a afirmar que estaba “parado arriba de ese proyecto que pretende premiar a las consejeros sospechados de corrupción”. Las modificaciones son vistas por quienes apoyan la norma como una maniobra “obstruccionista”, para que finalmente la iniciativa “caiga en saco roto”.

Pero además, los legisladores de la Cámara joven deben resolver, más temprano que tarde, qué pasará con la idea de crear un nuevo departamento judicial.

También empezó a circular el rumor de que bajo el argumento de encarar una “recuperación institucional”, varios proyectos fueron girados a comisiones, mientras que se dudaba de que el bloque oficialista pudiera reunir el número necesario para aprobar las iniciativas giradas por la Cámara alta.

El proyecto por el cual el Poder Ejecutivo intentará combatir el juego clandestino, el que establece la estabilidad para el personal temporario del Hipódromo y el que autoriza a priorizar el financiamiento de obras acudiendo al Fondo Fiduciario Federal, para la construcción de unas cuatro mil plazas carcelarias, entre otros, forman parte de lo que se está acumulando.

También ingresaron, y fueron derivados a comisión para ser tratado con o sin despacho en la próxima sesión, el proyecto que habilita a los trabajadores del Registro de la Propiedad aportar al IPS, y otro que determina que la Comisión de Investigaciones Científicas sea un organismo rector de la política científica del Estado, algo que, en los hechos, significaría una rejerarquización del área.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password