Retiro en estado terminal

En la Legislatura esperan la llegada de proyectos oficiales para ver qué hacer con la terminal de ómnibus de Retiro, y también con la villa de emergencia vecina.

Pamela Fedra Vallet

Muchas iniciativas se esbozan para lograr diversas mejoras en la zona de Retiro, el principal punto de concentración de transportes, donde se ubican tres terminales ferroviarias, una de ómnibus y numerosas líneas de colectivos, pero ninguna se termina de concretar.

Uno de las iniciativas más trascendentales tiene que ver con descentralizar la terminal de ómnibus, que ya no resiste el inmenso caudal de personas que se aglomeran cada fin de semana largo o en período de vacaciones.

PAE

Esa terminal se encuentra entre las avenidas Antártida Argentina y Ramos Mejía. Su predio ocupa doce hectáreas, de las cuales más de 29 mil metros cuadrados corresponden a superficies cubiertas. La terminal fue inaugurada a comienzos de 1983 y contaba con 75 plataformas de embarque, 100 boleterías, 200 metros cuadrados de locales comerciales, 1.600 metros cuadrados para oficinas de las empresas transportistas y dos estaciones de servicio para el abastecimiento de combustibles.

En la actualidad está capacidad fue casi duplicada, y se planifica un acceso desde la Autopista 9 de Julio Norte y una estación de subte. En temporada parten más de tres mil micros diarios que trasladan alrededor de 100 mil pasajeros. Cuando se inauguró la estación trabajaban allí 58 empresas de micros, pero actualmente son más de 150, con un promedio de unos 1.600 servicios diarios, lo que ocasiona serios inconvenientes en el tránsito, sobre todo en los fines de semana largos y períodos de vacaciones, donde se registran más de 2.500 entradas o salidas. Asimismo, los embotellamientos de tránsito provocan demoras en la partida y llegada de los ómnibus por el incesante movimiento que se produce.

Proyectos

Una iniciativa del Gobierno porteño busca descentralizar esa terminal y construir otras tres en puntos clave del norte, sur y oeste de la ciudad. El objetivo es que los micros recorran el menor trayecto posible dentro de la ciudad, por lo que los barrios elegidos serían Barracas, Liniers y Núñez.

El jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, sostuvo que “la idea es que si un micro va a Mendoza salga del Oeste de la ciudad o si va a Mar del Plata lo haga desde el Sur, para que no tengan que estar cruzando toda la ciudad”.

Si bien la iniciativa ya fue impulsada por Telerman, todavía no fue consensuada con el Gobierno de la Nación debido a que el poder de control y fiscalización del transporte terrestre en el área metropolitana no fue transferido a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Cabe recordar que actualmente toda la actividad de servicios de larga distancia se concentra en Retiro, con excepción de una terminal de menor importancia que funciona en Liniers.

En fechas clave de turismo cientos de miles personas colman la terminal de Retiro, donde una innumerable cantidad de micros aguarda la partida o el arribo, con asientos saturados de personas y gente de pie con niños correteando de un lado a otro. Ese es el habitual panorama de caos y desorganización en fines de semanas, feriados o época de vacaciones.

La realidad indica que esa terminal está soportando con mucha dificultad el crecimiento propio de los últimos años. Esto trae aparejado incontables reclamos de usuarios que se quejan del mal servicio, a lo que se suma la falta de seguridad que provocan aquellos que se aprovechan de alguna distracción para sustraer pertenencias ajenas.

La solución más eficaz a estos males es que esta iniciativa de desconcentración de la terminal se concrete a la mayor brevedad posible…

Al parecer, el Ministerio de Planificación se encuentra trabajando en dos modificaciones que beneficiarían a la concesionaria actual de la terminal. En principio, se está hablando de extender el plazo de la concesión actual, en lugar de hacer una nueva licitación. Asimismo, se establecería un canon más reducido para el Estado y se perdonarían las deudas de los períodos impagos.

En caso de que se concrete la extensión del plazo, la alternativa que permitiría un mejor flujo de los micros sería la creación de diversas paradas en puntos específicos.

Al respecto, el ex jefe de Gobierno y actual diputado arista, Enrique Olivera, manifestó: “La propuesta de descentralizar la Terminal de Retiro va a ser beneficiosa pues dará mayor comodidad a los vecinos y va a permitir desconcentrar el área del macrocentro. Pero, si la concesionaria no resuelve este tema, sólo se logrará crear nuevas paradas”.

La empresa que desde 1993 tiene a cargo la concesión de la Terminal es TEBA, y su gerente, Angel Giménez, niega que haya inconvenientes serios, y sostiene que “la terminal funciona a la perfección y no tiene ningún problema”. Sin embargo, las quejas existen y los inconvenientes están a la vista de todos ¿Habrá una solución?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password