El Senado aprobó la reglamentación de los DNU

La Cámara alta dio luz verde y giró a Diputados la iniciativa de la primera dama a través de la cual se regula el uso por parte del Poder Ejecutivo de los decretos de necesidad y urgencia (DNU).

El proyecto, que cuenta con el apoyo del mayoritario bloque justicialista, deja la puerta abierta a que el "silencio" del Congreso convalide los decretos. Es que la propuesta -que además pone en marcha la Comisión Bicameral que deberá estudiar el contenido de los decretos- no fija una fecha límite para que el Poder Legislativo se pronuncie sobre la validez del instrumento.

En nombre del bloque del PJ, la primera dama Cristina Fernández de Kirchner defendió la iniciativa y aseguró que su aprobación será "un salto cualitativo" para la calidad institucional del país.

La primera dama dijo, además, que el Gobierno dará "todas las garantías" para que el Congreso trate los decretos de necesidad y urgencia, a pesar de que su proyecto no fija un plazo para que se expida el Parlamento.

Cristina Kirchner habló durante dos horas, utilizando buena parte de las mismas para fustigar a la oposición y volver a cargar contra algunos medios de comunicación. En ese marco, comentó artículos publicados en La Nación por el columnista judicial Adrián Ventura, respecto a los cuales dijo que "cuanto más cerca del gobierno de Fernando de la Rúa, más legales eran los decretos de necesidad y urgencia".

"La misma persona que hablaba de eficacia administrativa cuando se derogaban exenciones fiscales o se congelaban los ahorros de los argentinos, se pregunta también si los decretos de necesidad y urgencia no pondrá en riesgo la seguridad jurídica de los inversores extranjeros", criticó. Y luego, en referencia a La Nación, dijo que "es el mismo diario que dice que se persigue 'injustamente al ciudadano Martínez de Hoz'".

La presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales defendió los decretos que firmó hasta ahora su esposo, el presidente Néstor Kirchner, y remarcó que se debe analizar "el contenido" del instrumento y no sólo "su número".

"La situación institucional de contralor siempre va a ser mejor para cualquier gobierno de turno, si la Comisión no estaba formada. Eso no es casualidad", sostuvo la titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

"Es imprescindible dejar en claro la jerarquía constitucional de los decretos", añadió la legisladora.

La senadora le pidió también a la oposición que "no tenga miedo porque se van a discutir todas las cosas que quieran en este Senado"; y agregó que el proyecto del oficialismo "pone en marcha algo a lo que todos le tenían miedo". Además, recordó que "en la época en que otros dictaban DNU, el Congreso sesionaba con carros de asalto alrededor", y se mostró confiada en que con la norma que se está discutiendo se está dando un "salto cualitativo en materia de calidad institucional".

"Es imprescindible dejar en claro la legalidad y jerarquía constitucional de los Decretos de Necesidad y Urgencia", afirmó la senadora bonaerense y subrayó la "necesidad" de que los DNU "tengan expreso tratamiento".

Además, la senadora realizó un raconto de recortes periodísticos sobre el uso de los DNU desde la reforma constitucional de 1994 hasta hoy. Entre otras cosas, recordó los Decretos firmados por el gobierno de Fernando de la Rúa que recortó los sueldos a empleados estatales, descontó los haberes jubilatorios y desreguló las obras sociales.

También mencionó la implementación del Plan Conmoción Interna del Estado (Conintes), durante el gobierno de Arturo Frondizi; y el Plan Austral, en la administración de Raúl Alfonsín.

Por su parte, el jefe del bloque de la UCR, Ernesto Sanz, denunció que con el proyecto del justicialismo "se convierte al Presidente en colegislador, lo que viola el espíritu de la Constitución".

"Esto no lo resuelve la ley, sino la concepción que tiene de los DNU este gobierno, y es contraria a la Constitución Nacional y al espíritu de la reforma de 1994", sostuvo Sanz, en tanto que el radical disidente Rodolfo Terragno resaltó que en el caso de los DNU "el sí o el no deben ser expuestos" porque si no es así "entonces hay aprobación ficta, porque el decreto sigue vigente y eso viola el artículo 82 de la Constitución Nacional que establece que la voluntad de cada cámara debe ser expresa".

Terragno comparó el actual proyecto oficial con la propuesta que presentó Cristina Kirchner en 2000, cuando era diputada opositora. "El anterior era mucho mejor", dijo Terragno sobre el primer proyecto que presentó la primera dama en la Cámara baja, que luego reprodujo en el Senado el propio legislador.

El proyecto de la entonces diputada Cristina Kirchner establecía un tope de 30 días para que el Poder Legislativo ratifique los decretos y en caso contrario perdían toda validez. Terragno destacó, además, que la iniciativa dispone la "aprobación ficta" de la herramienta, al no fijar un plazo para que el Parlamento se pronuncie.

"Es una aprobación ficta, se la nombre así o no", enfatizó el legislador radical, quien luego agregó: "esto viola la Constitución".

Terragno pidió, asimismo, "no ceder a la extorsión" del oficialismo que exige "aprobar este proyecto" o no reglamentar el uso de los DNU.

El radical jujeño Gerardo Morales habló de "decretocracia" y agregó que "lejos de resolver el problema de la vigencia de DNU, la Ley como está escrita estaría institucionalizando una situación irregular que se presenta desde hace doce años".

"Si se aprueba esta ley, lo único que estamos considerando son promesas. No vamos a avanzar nada, retrocedemos. Institucionalizamos la ineficacia del Congreso de la Nación en esta materia", expresó Morales.

Por su parte, el socialista Rubén Giustiniani también anticipó su rechazo argumentando que "la sanción ficta, prohibida por la Constitución, aparece en esta iniciativa de modo encubierto".

"La mayoría de los DNU que dictó Kirchner tienen que ver con el manejo discrecional de los recursos públicos", sostuvo el legislador, y agregó que "la constitucionalización de estos decretos otorga al Poder Ejecutivo una herramienta legislativa que lo coloca por encima del resto de los actores institucionales, alterando el principio de separación de poderes".

Precisamente a Giustiniani dedicó un párrafo de su discurso Cristina, cuando explicó que muchos de esos decretos fueron dictados para obras en las provincias, criticando particularmente al senador socialista por cuestionar un decreto para obras en Santa Cruz. "Un poco de honestidad le pido", sostuvo la legisladora, mirando hacia la banca de Giustiniani.

A su turno, el renovador salteño, Ricardo Gómez Diez, destacó que "si no se fija un plazo para tratar la norma, esta continúa rigiendo aún cuando no haya pronunciamiento expreso del Congreso.

La Constitución de 1994 aceptó el instituto de los decretos, incluyéndolos en el artículo 99, sólo "ante circunstancias excepcionales que imposibiliten seguir el trámite ordinario previsto en la Constitución para el procedimiento legislativo".

A lo largo de 130 años de historia institucional (1853-1983) se firmaron 25 decretos. La vuelta de la democracia en 1983 generó un salto cuantitativo: el ex presidente Raúl Alfonsín firmó 10 y Carlos Menem rubricó 545 decretos.

El ex presidente radical Fernando De la Rua, en tanto, dictó 73 decretos en dos años de gobierno, mientras que el bonaerense Eduardo Duhalde emitió 158.

Desde que llegó a la Casa Rosada, en mayo de 2003, Kirchner firmó 201 decretos.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password