Máxima tensión entre el Gobierno y la oposición

El debate por los "superpoderes" que reclama el Gobierno para manejar el Presupuesto llevó a su punto máximo la tensión política entre el oficialismo y la oposición, en un enfrentamiento que amenaza con profundizarse cuando el proyecto sea analizado en la Cámara de Diputados.

Durante el debate en el Senado, desde el oficialismo la senadora Cristina Kirchner (Buenos Aires) no se guardó nada: acusó a la oposición de utilizar la misma estrategia que Joseph Goebbels, el jefe de propaganda de Adolf Hitler, autor de la famosa frase "miente, miente, que algo quedará".

"Ahora sí, no cabe ninguna duda de que estamos ante una práctica goebbeliana: ‘Miente, miente, miente, que algo quedará' Estos demócratas entre comillas…", dijo la primera dama al referirse al discurso que dio antes del suyo el jefe del bloque de la UCR, Ernesto Sanz.

Pero la oposición no se quedó atrás: Sanz acusó al presidente Néstor Kirchner de "autoritario" y dejó entrever que "la columna vertebral" del Gobierno está "lejos de defender la democracia".

"No les creo que sean profundamente democráticos. Saben a qué me estoy refiriendo, a quién no le creo: a la columna vertebral de este poder. Ellos creen que el poder en una democracia no es del pueblo sino de ellos", dijo Sanz, en uno de los momentos más "calientes" del debate. "Ellos creen que son el poder. Yo tengo la obligación de decirles, desde esta Unión Cívica Radical desvencijada, que no son los únicos", agregó el legislador, mirando hacia el escaño de Cristina Kirchner.

Sanz acusó al Poder Ejecutivo, asimismo, de llevar adelante una "contrarreforma constitucional" a partir de la sanción del proyecto que le otorga "superpoderes" al jefe de Gabinete.

El titular del bloque radical, que utilizó casi una hora para fundamentar su posición, también se metió en la interna del justicialismo: acusó a Cristina Kirchner de "soberbia" y de "humillar" a sus propios compañeros de bloque.

"Se siente pena propia por el maltrato que a veces se les propina a las propias fuerzas o cuando se les pide tener que votar las leyes con una mano en la nariz", dijo Sanz.

Así se refirió a las críticas de la primera dama hacia su propia bancada, cuando habló sobre las políticas que llevó adelante durante los 90 el Gobierno peronista de Carlos Menem. Luego agregó: "por lo menos se podría tener un poco más de nobleza y levantar la autoestima de la propia tropa y no estar refregándoles todos los días las cosas que han hecho en el pasado".

Cuando Sanz finalizó su discurso, el reloj marcaba las 12.30 de la madrugada, pero lejos de concluir, lo más "caliente" estaba por venir.

La primera dama pidió la palabra y arrancó: "hoy es una noche muy especial, casi de realismo mágico, de surrealismo, y esta última intervención realmente es para el psicólogo, de diván, casi le diría", dijo sobre Sanz.

Después, la esposa del Presidente levantó aún más la apuesta y continúo refiriéndose a la ciencia en la que se destacó Sigmund Freud: "hay un fenómeno en psicología que se llama proyección, donde uno generalmente proyecta sobre el otro todo lo que es", señaló.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password