“Este es el gobierno que más facultades se ha llevado del Congreso”

El diputado nacional Mario Negri sostuvo que este es “el gobierno democrático que más poder ha concentrado y más facultades se ha llevado del Congreso en toda la historia Argentina”.

Asimismo, advirtió que le haría muy mal al país que su partido “fuese desesperado al vientre del poder del peronismo que está en el Gobierno”, por cuanto no hay ningún partido en la historia argentina que haya entrado al vientre de ese movimiento político y haya sobrevivido”.

En declaraciones al programa Parlamentario TV, Mario Negri dijo que “la Argentina vive el momento de mayor crecimiento económico en 35, 36 años, hay un superávit fiscal récord”, y si bien reconoció que este es un gobierno que ha relegitimado la autoridad política en el país, es también “el gobierno democrático que más poder ha concentrado en toda la historia de la Argentina, el gobierno que más facultades se ha llevado del Congreso, y el que las ha ejercido con más discrecionalidad y menos pudor”, remarcó.

Para Negri, lo más preocupante es que “estamos frente a un gobierno donde la excepción es la norma; un gobierno utiliza la excepción para proteger a la sociedad frente a una catástrofe o un hecho irreversible, pero nunca la excepción del derecho se utiliza para concentrar más poder“.

El diputado cordobés comparó a la Argentina con el canal Volver, porque si bien “deberíamos haber avanzado en calidad institucional”, por cuanto el Gobierno tiene mayoría parlamentaria como nunca ha tenido nadie, una oposición en franca atomización”, pese a ello “sigue manteniendo las leyes de emergencia de Duhalde de 2001, y les ha aumentado más facultades”.

En tal sentido citó las comisiones para la reglamentación y discusión de los contratos para las empresas privatizadas, así como el manejo de más de veinte fondos fiduciarios. “Es un gobierno que tiene facultades delegadas como nunca ha habido, y ha dictado 195 decretos de necesidad y urgencia a lo largo de su gestión”, enfatizó.

El legislador radical adelantó que el bloque de su partido se va a oponer en el recinto a los superpoderes y recordó que si bien todos los gobiernos democráticos tuvieron en algún momento una norma de excepción, “nunca hubo uno que las tenga todas juntas y con buenas condiciones económicas”, como sucede en la actualidad.

“La Argentina tiene que superar un problema, que ya nos pasó en la década del 90: mientras la economía respira, parece que adquiere un valor político para el que está en el poder. Y a partir de ahí todo es justificable; entonces las instituciones están devaluadas -dijo-. Pero los grandes hombres, los presidentes importantes son recordados en la historia por crear institucionalidad en cada decisión que toman”.

Cultura “adanística”

Para Negri, el oficialismo piensa que “las instituciones deben pasar a un segundo plano y confiar en su voluntad”, pensar que el Presidente ”se va a portar bien. No es así. Una democracia seria, previsible, es un gobierno de la ley”.

“El Congreso se ha vaciado de facultades y con eso yo no quiero eximir a ningún gobierno”, apuntó, recordando que “la tendencia en la Argentina es que ‘presidente que manotea una facultad del Congreso, no la quiere devolver’; se siente cómodo, le es un problema discutir. Y en realidad, la diferencia de la democracia con la dictadura es que en dictadura dicen que las cosas se hacen más rápido, mientras que en democracia las cosas se hacen más lentas. Pero el valor es hacerlas bien y debatirlas”.

El diputado dividió al mundo en dos categorías. “Hay países que tienen economía de escala, que se meten igual en la vorágine del desarrollo económico, más allá de sus problemas institucionales -enumeró-. Y hay países que no tendrán nunca economía de escala, pero tienen prestigio. Y el prestigio deviene de sus instituciones, eso es Chile, por ejemplo. Nosotros no vamos a tener nunca una economía de escala… pero tampoco tenemos prestigio”.

Negri piensa que “el Presidente quiere crear una cultura ‘adanística’, que consiste que en que ‘el mundo empieza cuando llego yo’. Como si la política no fuese un proceso. La política es un proceso, la historia de un país es un proceso, entonces hay que aprender de lo que estuvo mal, para que no se repita”.

El diputado radical consideró que esta es una gran oportunidad para resolver los problemas estructurales, elaborar una ley de educación, concertar sobre el régimen provisional, sobre la coparticipación.

“Ningún gobernador habla porque no pertenecen a un partido, sino que son delegados federales, ya que no tienen ningún margen de libertad ni de autonomía, porque el poder central maneja el 72 por ciento de los recursos nacionales”.

Además hay 20 fondos fiduciarios y además todos los presupuestos subestiman la plata: dicen el presupuesto va a ser de 80.000 y después entran 20.000 más y los gastan con decretos. Entonces no hay gobernador que no tenga que venir de rodillas al poder central”.

Respecto al radicalismo, Negri reconoció que está pasando una fuerte crisis y debe reorganizarse en un ideal nacional. Asimismo, felicitó al peronismo por “su capacidad de absorber sus propias crisis, dentro de poco dirán que Carlos Menem no tenia nada que ver con el justicialismo, sino que era un primo que vino de Siria y se metió en el partido”.

Por último, el legislador dijo estar convencido de que “le haría muy mal al país que el radicalismo fuese desesperado al vientre del poder del peronismo que está en el Gobierno, pensando que con eso se salva. Primero, no hay ningún partido en la historia argentina que haya entrado al vientre de ese movimiento político con la dinámica que tiene que haya sobrevivido, ninguno salió vivo”.

Se mostró proclive a concertar, cosa que estimó que el Gobierno no desea. “Lo que quiere es juntar”, aseguró, “creo que tiene la idea del pensamiento único, y si la Argentina va a la idea del pensamiento único, hay una fuerte desnaturalización de la democracia”, concluyó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password