Operación canje

Un proyecto propone un programa por el cual los portadores de armas podrán cambiarlas, de forma voluntaria y anónima, por incentivos como becas escolares o entradas a espectáculos.

Por Pamela Fedra Vallet

A raíz de los recientes y sucesivos asesinatos originados en el ámbito de la capital porteña, se reabrió el debate entre algunos legisladores sobre la tenencia de armas de fuego en manos de civiles, tema que parece inagotable.

Por esa razón, la Comisión de Seguridad de la Legislatura dictaminó implementar un Programa de Desarme Civil, que prevé reducir el uso y tenencia de armas por parte de la sociedad civil.

El despacho fue redactado por los legisladores kirchneristas Helio Rebot, Silvia La Ruffa, los macristas Gabriela Michetti, Marcelo Godoy y la diputada nacional Paula Bertol, y se basó en un proyecto presentado por Rebot que propone un desarme voluntario y anónimo a cambio de incentivos tales como becas escolares o entradas a espectáculos.

Una vez que se apruebe y se implemente la ley, el Ministerio de Gobierno de la Ciudad deberá establecer un plazo para que la gente entregue sus armas y, a cambio, se le otorgue un beneficio no monetario pero que tendrá un valor proporcional al del arma.

Al respecto, y según declaraciones del diputado Rebot, “el beneficio o incentivo podrá construirse con donaciones de organismos públicos o privados en bienes de consumo, de uso, becas de estudio, pases libres a espectáculos, libros, etcétera”.

Además, en sus argumentos, el kirchnerista hizo hincapié en que “con una sociedad armada corremos constantes riesgos de accidentes y de muertes evitables, ya que está probado que poseer un arma lejos está de brindar más seguridad”.

Sin embargo, algunos legisladores discuten sobre la posibilidad de plantear en el recinto la necesidad de que el canje se efectúe por dinero.

Debido a su característica anónima y voluntaria, la propuesta intenta crear un registro donde se incluyan los datos, números de serie e identificación de las armas de fuego recibidas y de los beneficios e incentivos brindados. Por lo tanto, y para garantizarle a los individuos el pleno anonimato, en ningún caso el registro contendrá identificación personal alguna.

En el artículo 10 del proyecto se deja constancia de que “todas las armas depositadas bajo este programa serán remitidas al Registro Nacional de Armas (RENAR) para su destrucción”.

Las cifras sobre la cantidad de armas de fuego existentes en el país resultan asombrosas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con un porcentaje del 14 por ciento, ocupa el segundo lugar en los registros de mayor cantidad de usuarios. Según el RENAR, se tiene registro oficial de un total de 805.097 usuarios legales con unas 2.625.000 armas, y se calcula que estos números podrían duplicarse si se sumaran las que existen en forma ilegal o sin registrar.

Se estima que las razones por la que los civiles están armados se relacionan en mayor medida con cuestiones de seguridad y prevención. En tanto, datos oficiales del Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC), demuestran que el 62 por ciento de los homicidios dolosos registrados en la ciudad se cometen utilizando armas de fuego.

A partir de ahora, el Poder Ejecutivo tendrá poco menos de dos meses para reglamentar la ley y el plan canje tendrá una duración aproximada de 180 días.

Claro está que resulta imprescindible desarrollar un programa de desarme que permita disminuir la enorme cantidad de armas que en la actualidad hay en circulación y promover, por parte del Gobierno porteño, campañas con el fin de lograr que los ciudadanos tomen conciencia sobre los riesgos que conlleva poseer un arma de fuego.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password