“El PJ es una serpiente que cambia de piel, pero siempre es la misma”

Sergio Nahabetian es el único diputado de Recrear en la Legislatura bonaerense y con motivo de cumplirse los cuatro años de existencia de ese partido Parlamentario mantuvo una entrevista donde no dudó en afirmar que “después de casi 20 gobiernos justicialistas, estamos peor” y le bajó los decibeles a la candidatura del empresario textil Juan Carlos Blumberg por el PRO.

Oriundo de Avellaneda y de conocida trayectoria política en el distrito, donde se desempeñó como concejal y secretario de Gobierno de Baldomero Alvarez de Olivera, Nahabetian se carga la mochila de “constructor” y no oculta criterios diferentes a los de su compañero del interbloque PRO y, por momentos, parece querer enfrentar la montaña.

– Recrear cumple cuatro años en la Provincia. ¿Cuál es el balance?

– Son cuatro años de un proyecto que pretende construir un partido de alternativa en la Provincia y la Nación. Un partido con basamento moderno, de respeto hacia el ciudadano, de respeto también hacia los dirigentes y que defienda incondicionalmente las instituciones de la República.

– ¿El contexto de los orígenes influyeron?

– Recrear nace después del caos y del derrumbe de los gobiernos que pasaron. El partido está conformado por dirigentes que convergen de distintos partidos y nos encontramos en un proyecto superador del que teníamos en nuestros partidos originales. Nos une el amor, el apego a la República y somos conscientes de que tenemos que hacer algo para cambiar la realidad de la Argentina.

– ¿En concreto?

– Diría más, ¿por qué cambiarla? Porque los chicos tienen hambre, porque van a comer a las escuelas y los viernes, en vez de estar contentos, están tristes porque al otro día no comen. Un país donde la desocupación es tremenda y los jóvenes no pueden planificar un futuro; donde el que se quedó sin trabajo está liquidado, donde después de los 40 años uno es un cadáver laboral, en donde los jubilados después de trabajar toda la vida tienen que rogar que les paguen algo… Todo esto y un montón de cosas más que es muy injusto en un país como la Argentina.

– ¿Entonces Recrear a qué apuesta en lo inmediato?

– En principio a fortificar la estructura. Tener un partido consolidado y con presencia en todos los distritos. Que la construcción no sea un partido para una elección sino que aspire a ser una de las alternativas en la República. Un partido de futuro…

– ¿Recrear, dentro del PRO, hizo pie en el conurbano y perdió terreno en el interior?

– Es cierto, nosotros hemos perdido, con relación al 2003, una cantidad considerable de votos en el interior. Creo que muchos que no nos votaron hoy están arrepentidos, pero somos conscientes de eso.

– ¿Qué fue lo que pasó?

– La formación de Propuesta Republicana en el 2005, cuando se incorporaron otros sectores como por ejemplo la pata peronista y otros partidos, se desdibujó un poco lo que era Recrear. Es lamentable, pero había que hacer eso para construir a futuro.

– De cara a las próximas elecciones, ¿qué escenario imagina?

– De a poco vamos a ir hacia el bipartidismo en Argentina. Eso es lo que muestran las democracias avanzadas. En cuanto a los candidatos creemos que van a ir surgiendo de forma natural en nuestras estructuras. Nosotros en el 2005 no nos conocíamos, hicimos un frente que fue constituido el 25 de mayo y en octubre fueron las elecciones. Luego de estos dos años de trabajo, que llevaremos los mejores hombres en cada uno de los distritos.

– ¿Se piensa en consolidar este frente?

– Decimos que la columna vertebral del PRO es Recrear y CpC. Nuestra voluntad es que esto continúe. Es obvio que esto tiene que continuar dentro de parámetros preestablecidos, dentro de propuestas, y no nos tenemos que dejar llevar por los temas mediáticos.

– ¿A qué se refiere?

– Por ejemplo a esto de la candidatura de Blumberg. A esta altura del 2006 hablar de candidaturas es muy prematuro. Lo mismo que criticamos lo estamos haciendo, por eso no podemos convalidar ciertas cosas. Tampoco podemos convalidar a una persona que, a raíz de una tremenda tragedia, está persiguiendo un acto de Justicia se mezcle con la parte política partidaria y salgamos, en agosto del 2006, a decir que va a ser nuestro candidato a… no sé, a lo que venga. No es bueno, ni para Blumberg, ni para la sociedad, ni para el PRO.

– ¿Cómo definirán esas cuestiones?

– Una metodología que han pactado Ricardo López Murphy y Mauricio Macri es que aquel que llegue mejor posicionado, en el momento de armar las listas, será el candidato. Por otro lado, hay propuestas para ir a internas entre los partidos para definir los candidatos. Lo mejor, desde mi punto de vista, es el consenso.

– ¿Analizan la posibilidad de alianzas seccionales?

– La conversación es con todos. Pero sucede que los otros partidos también están debatiendo qué quieren hacer y, entonces, es muy difícil el avance. El diálogo es continuo con todos. Todo el que quiera ser oposición a este gobierno bienvenido sea.

– Se refirió al bipartidismo, ¿comparte la tesis de la fuerza de centroderecha y de centroizquierda?

– ¿Quién es quién?

– Los que propagan esto dicen que el Gobierno es la centroizquierda…

– Pues nosotros no somos la centroderecha porque con el Gobierno no compartimos nada. Izquierda y derecha son posiciones arcaicas, se usa en el folclore político. Habría que definir qué significan estas expresiones, pero en Argentina está todo muy distorsionado. Igual, cuando se habla de liberalismo o neoliberalismo y resulta ser que los que aplicaron esas políticas son los mismos que están hoy en el gobierno. ¿O nos olvidamos cuando Carlos Menem iba a Santa Cruz y se abrazaba con el entonces gobernador Kirchner? Si algún día se pueden volver a redefinir estos conceptos, ahí veremos dónde estamos ubicados.

– ¿Cómo se acumula poder para ser alternativa?

– No, acumulación de poder no. Lo que tenemos que construir en la provincia de Buenos Aires es conciencia, compromiso de los ciudadanos que deben comprender que es a través de la política donde se define el futuro de cada uno. El ciudadano tiene que comprender que, específicamente en la provincia de Buenos Aires, después de casi 20 de gobiernos justicialistas estamos peor. Tiene que comprender que estamos gobernados por un partido que se parece a una serpiente que cambia la piel, pero la serpiente es la misma.

– ¿No hay matices?

– Es el mismo partido. Cuando escucho a los mismos integrantes del Partido Justicialista quejarse de los 90, s e quejan del neoliberalismo, y yo lo llamo neoliberalismo justicialista. Ahora resulta que la misma gente no tuvo nada que ver con los años 90, ahora cambiaron la política. Vaya uno a saber qué van a decir dentro de cinco años.

– ¿Es gravitante su rol en la Legislatura?

– Nosotros perdimos una votación 90 a 2 y el gobernador al final nos dio la razón vetando el proyecto que se había aprobado. Esto habla de la necesidad de una oposición, de lo fundamental que es para el sistema. Cuál es el sentido de que haya distintas formas de pensar en la Legislatura, para que del debate emerja la mejor propuesta, cuanto más reñido sea el número mejor todavía. Si uno lo mira en números no somos gravitantes, somos 2 sobre 92.

– ¿Se está intentado concretar acuerdos parlamentarios con otras bancadas opositoras?

– Las relaciones son buenas con todos los bloques, inclusive con el del FpV. En algunos casos se da con naturalidad y se trata de aunar posturas con los bloques opositores para llevar adelante una propuesta distinta. En democracia debe existir el diálogo, imponer el número es arcaico, no es conducente a nada bueno.

– ¿Cuáles cree que serán los temas centrales que abordará la Legislatura en el resto del año?

– Por lo que hemos visto hasta ahora, los temas menos pensados son los que más conflictos han generado. Porque en los temas complicados el oficialismo aplica el número y el debate franco no aparece.

– ¿Ser de un bloque unipersonal agrava la situación?

– Por supuesto, por eso muchas veces nos quejamos de los tratamientos sobre tablas y en muchas ocasiones requerimos querer ver el expediente. Cosas que aparecen el mismo día de la sesión y uno no tiene tiempo de analizarlo o consultar. Es un punto que aún no he podido resolver.

– Y los tiempos que vienen, ¿cómo los imagina?

– Se va a complicar cuando se llegue a las definiciones de las candidaturas, porque lo que estoy viendo es que en algunos temas, teóricamente no tan conflictivos, empieza a haber discusiones internas en el bloque del frente, que nos arrastra a todos los integrantes de la Cámara.

– ¿Esto se agravará?

– Sí, por una cuestión lógica del frente. Sus integrantes, en algunos casos, piensan casi diametralmente distinto y están sentados en el mismo bloque. Pero no hay agenda, esto es el día a día.

– ¿No hay agenda?

– No, puede haber muchos o puede no haber ningún tema. Por ejemplo, el tema de la prórroga a los bingos, se va a tener que aprobar por ley, pero ¿se baja la ley? ¿Va a haber debate o no?

– ¿Cuál es su posición al respecto?

– Sala a la que se le va venciendo la licencia, que se llame a licitación lo más transparentemente posible. Además, consideramos necesario analizar el impacto que tuvieron las instalaciones de cada una de las salas en los distintos lugares y evaluar, en particular, si vale la pena que siga funcionando o no.

– No parece estar cerca del criterio del Gobierno…

– Por supuesto que no, el problema no es de plata y el gobierno lo presenta como un problema de plata. No hace mucho tiempo en la Argentina estaba prohibido el juego, ahora resulta ser que nos vamos al otro extremo, y si estaba prohibido era porque algún mal producía. Hay que analizar un montón de cosas antes que ver cuánta plata le entra al Estado a través de esto.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password