El menor impacto

Desde Economía se afina el lápiz para cumplir con el reclamo de aumento del haber jubilatorio, pero con la manifiesta intención de no producir un descalabro en el superávit de las cuentas del Estado.

El aumento de las jubilaciones es uno de los grandes desafíos que tiene el Ministerio de Economía en los próximos días y, en principio, la decisión es llevar adelante el ajuste, tal como lo recomendó la Corte Suprema de Justicia, pero minimizando el impacto fiscal.

En las últimas horas el mensaje que emitieron algunos funcionarios del Palacio de Hacienda fue concreto en ese sentido. “No podemos afectar el superávit de las cuentas del Estado. Por eso hemos estado analizando algunas alternativas y para eso se descartaron ciertas iniciativas que habíamos pensado realizar”, sostuvo el funcionario del equipo económico de Felisa Miceli consultado por Parlamentario.

Es que desde el Poder Ejecutivo se había trabajado para que antes de fin de año el Estado cancelara, en forma total o parcial, la deuda que mantiene con el denominado Club de París, la cual asciende a unos 6.000 millones de dólares.

PAE

Pero la decisión de la Corte Suprema, con relación a las jubilaciones, cambió el panorama fiscal y de allí es que se dejó de lado, por el momento, cancelar la deuda con ese grupo de países. “No queremos que se vea afectado el superávit fiscal que estamos logrando, que supera el 3,5 por ciento del producto bruto. Si se afecta, la idea es minimizarlo en forma total, cuestión de estar siempre por encima del 3,2 por ciento de balance positivo”, señaló el mismo funcionario del Ministerio de Economía.

El punto central no es sólo el ajuste general de las jubilaciones, el cual ya significa un monto de entre 4.000 y 5.000 millones de pesos anuales, sino el aumento retroactivo, donde allí sí se le complica el panorama al Poder Ejecutivo.

Según las cifras que se han elaborado en los últimos días en el Gobierno y entre algunas consultoras privadas, el ajuste retroactivo en el sistema jubilatorio representaría para el Estado un monto de 10.000 a 14.000 millones de pesos adicionales.

Ese es el nudo que en realidad complica la perspectiva de cerrar las cuentas públicas, con un superávit en los niveles que se han visto en los últimos meses.

Hay que tener en cuenta también que los ingresos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) provienen de las contribuciones patronales, de los aportes de los trabajadores afiliados al régimen público y de una parte de los impuestos con destino específico para ese sector.

En función de todo esto se descartó la posibilidad de aumentar algún impuesto en particular o crear otro tributo de asignación específica.

De ahí que la idea que se observa como más viable es la de instrumentar un bono especial para financiar el aumento retroactivo de las jubilaciones.

En definitiva, la iniciativa se está trabajando en forma profunda, con mucho cuidado, con el objetivo de seguir manteniendo en orden y con firmeza las cuentas públicas y cumplir con la recomendación de la Corte Suprema de ajustar las jubilaciones, aunque el esquema resulta hasta el momento complicado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password