Ahora van por Romero

Legisladores del oficialismo, con el lógico guiño de las autoridades partidarias, dieron los primeros pasos para darle pelea al gobernador de Salta.

La Cámara baja se transformó en el primer escenario de la ofensiva kirchnerista contra el primer mandatario de Salta, Juan Carlos Romero, a través de varios proyectos que apuntan a dejar al descubierto la falta de seguridad en esa provincia y que los elementales derechos humanos se violan.

Ninguno de los protagonistas admitió en público la tesis de Parlamentario, pero en privado esbozan como respuesta más de una sonrisa. No es para menos, ya que se instaló en el seno del bloque del Frente para la Victoria una incipiente discusión sobre el destino que se le dará a las iniciativas presentadas. Desde la oposición, entre ellas la UCR y el ARI dejaron trascender que la apoyarán cuando se aborden en el recinto.

Quien arrancó primero fue Miguel Bonasso, en junto con Nora César, Luis Ilarregui, Remo Carlotto, Isabel Artola, Susana Canela, entre otros, quienes denunciaron el asesinato de una pequeña productora, que por lo menos para Bonasso, “ahora, el desmonte salvaje, la codicia, el narcotráfico, el poder ilimitado de carácter feudal que rige en la provincia de Salta se ha cobrado una víctima, que es la asesinada Liliana Ledesma”.

PAE

En tanto, Remo Carlotto, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, destacó la necesidad de encarar “acciones de carácter legislativo para apuntalar un sistema que regule la posesión de tierras de frontera, debido a innumerables situaciones que, al igual que en Salta, se repiten en varias provincias, donde se ve impedida la circulación por caminos vecinales”.

Es que de acuerdo con lo narrado por los legisladores, Ledesma era integrante de la Asociación de Productores de Madrejones “Profesor Salvador Mazza”, y luchaba por la libre circulación por caminos locales bloqueados y que, en una de esas acciones emprendidas con el resto de los integrantes de la asociación, “apareció acuchillada y con su boca completamente tajeada”.

Horas después, la diputada bonaerense del Frente para la Victoria Nora César presentó un proyecto de declaración donde denunció que la conferencia de prensa en la que se realizó la denuncia no se la pudo ver completa en esa provincia ya que la transmisión de Canal 7 “fue interferida”.

Para que no queden dudas de la ofensiva, le tocó a la diputada nacional salteña Susana Canela presentar un proyecto de resolución para que las autoridades judiciales, de su provincia, informen de los trámites realizados para el esclarecimiento del crimen del joven Fabián Pereyra, sucedido tiempo atrás.

Un dato insoslayable, Canela es una de las organizadores en esa provincia y por ende dirigente de la tendencia “Compromiso K”, que lidera el influyente secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación, Carlos Zannini.

De esta manera, integrantes del oficialismo de la Cámara baja comenzaron a dar los primeros pasos de una batalla en contra del gobernador Juan Carlos Romero, uno de los mandatarios que nunca comulgó con el proyecto político del presidente Néstor Kirchner Más bien todo lo contrario, ya que recientemente organizó en Salta la conformación de un frente interno en el Partido Justicialista para resistir el avance del kirchnerismo. Todos lo desmienten, pero se puede inferir que la movida de Bonasso, Artola, Canela e Ilarregui es la playa de maniobra de la ofensiva oficial contra Romero.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password