Cultura made in Argentina

Un ambicioso proyecto con impronta de política de Estado de la ciudad recorre por estos días los despachos de los 60 legisladores.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires no cuenta hoy con una ley cultural, pese a poseer un gran potencial creativo y concentrar la mayor cantidad de recursos culturales del país. Por esa razón, el diputado del FpV Chango Farías Gómez impulsó una iniciativa que ya fue aprobada por la Comisión de Cultura, que tiene por objeto promover los derechos culturales previstos en el artículo 32 de la Constitución porteña, ordenar el marco legal y los principios rectores de las políticas culturales, a la vez que busca regular y fiscalizar las actividades a desarrollarse en el ámbito capitalino.

La ciudad de Buenos Aires es rectora de gran parte de los organismos e instituciones culturales a nivel nacional: el Museo de Bellas Artes, de arte Decorativo, del Grabado, el Teatro Cervantes, la Biblioteca Nacional, el Fondo Nacional de las Artes y el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales, entre otras, representan al modelo cultural y simbólico de la Nación ya que es la primera imagen que proyecta el país.

Según datos de la Secretaría de Turismo de la Nación, el ingreso de turistas a la Reina del Plata obedece de manera fundamental a las expresiones culturales que ofrece la ciudad en sus más variadas formas.

Perfil de identidad

La propuesta del Chango Farías Gómez que surgió en consonancia con leyes implementadas en Israel, México y Venezuela, busca el pleno reconocimiento del derecho a la expresión artística grupal y/o individual, así como también proteger el patrimonio cultural y la memoria colectiva de nuestras vivencias y costumbres.

Además, busca integrar las expresiones de los ciudadanos y mejorar el acceso de los mismos a las posibilidades de realización artística, y reconocer el enriquecimiento del conjunto de la sociedad en la construcción de una identidad cultural, que conforma y enriquece el patrimonio cultural nacional. Por lo tanto, la norma apunta a construir un perfil de identidad de la cultura porteña, en el marco de la pertenencia a la cultura latinoamericana.

Al respecto, Chango Farías Gómez, en una entrevista con Parlamentario, especificó que para llevar a cabo su proyecto se necesitarían “estímulos, políticas culturales en consonancia, la inclusión de variables culturales en acuerdos de integración y la utilización de indicadores que permitan realizar evaluaciones y mejoras a efectos de garantizar el objetivo buscado por la ley”.

“Este proyecto de ley que presenté en agosto de 2005 -una vez sancionado- será una herramienta fundamental que la sociedad argentina demanda”, enfatizó el kirchnerista.

En sus declaraciones, también expuso la importancia de que el resto de los 59 legisladores que integran el Parlamento porteño “desgranen con detenimiento el objetivo del proyecto”, ya que “en sí mismo engloba una serie de problemáticas socio-estructurales de vigente preocupación en el ámbito local y nacional”.

En tanto, dejó entrever su repudio ante “aquellas obras y producciones de nuestros artistas que no cuentan con todos los cuidados para garantizar su preservación ante cualquier daño o deterioro”.

Al sostener su proyecto el legislador explicó que “no hay personas incultas, pues cada uno tiene su cultura según su experiencia humana, lo que existe es la incultura; el desapego a cumplir las funciones de Estado, a dar a los ciudadanos lo que les pertenece en materia de salud, vivienda, educación”. Por lo tanto, manifestó que la cultura “puede ser una vía de comunicación fundamental para sustentar una transformación profunda y, en particular, justa”.

En ese sentido, el músico -ahora legislador- intenta volcar su experiencia y propone “armar una política de comunicación de las acciones culturales y artísticas de la ciudad, destinar mayores recursos para la difusión y protección de las manifestaciones culturales de los pueblos originarios, proteger y promover las ferias artesanales”. Asimismo, impulsa la protección de las fiestas patrias, populares, culturales; casas de cultura en los barrios, protección de la obra de los artistas; y estimula el mercado interno de bienes y servicios culturales y el desarrollo de Marca Buenos Aires (con alto valor de identidad).

Cabe señalar que en la ciudad de Buenos Aires no existe un inventario de los recursos culturales, razón por la cual en el proyecto de ley que en los próximos días llegará a la sesión, se solicita el armado de un registro único articulando todos los registros existentes relacionados a la cultura para garantizar la transparencia y publicidad de subsidios, premios y cualquier otro beneficio económico que se otorgue destinado a la promoción de las artes y la cultura. Por otra parte, promueve la generación de registros de patrimonio cultural comunal en las comunas.

En estos tiempos tan críticos por los que atraviesa la sociedad argentina se deberían realizar políticas de mediano y largo plazo para así poder ir construyendo sostenida y participativamente la ciudad cultural que la Nación merece, comenzando por la ciudad que, con sus estatuas, sus edificios públicos, sus monumentos y su activa vida cultural, expresan la energía creativa de todo el país. Por eso, sería importante que Buenos Aires continúe ocupando un lugar destacado dentro del circuito iberoamericano de las artes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password