“Mi compromiso es con el pueblo del Chaco”

Mirian Curletti se encamina nuevamente a ser la senadora que más proyectos de ley presentó a lo largo de 2006. Este sería el cuarto año consecutivo en que resulta primera.

En la última edición de Parlamentario se publicó un detalle de los proyectos presentados a lo largo del año. El informe, ávidamente consumido y difundido por los medios, incluyó un dato saliente que lejos está ya de llamar la atención: el hecho de que la senadora chaqueña Mirian Curletti encabeza el ranking de proyectos de ley presentados entre el 1° de enero y el 30 de septiembre.

Es que la legisladora radical ya lideró la lista de proyectos de ley presentados durante los últimos tres años. Este sería el cuarto, pero también va al frente en lo que hace a proyectos de declaración presentados.

Una cuestión que, como ella misma admite, es cuantitativa, pero que tiene ineludible incidencia en lo cualitativo. Y precisamente para hablar de todo lo que hay detrás de ese trabajo Parlamentario dialogó con ella.

– Nuevamente, y por cuarto año consecutivo, vuelve a liderar el ranking de proyectos de ley. ¿Cómo evalúa su gestión?

– Se trata de un trabajo que todos los integrantes del Senado realizan y que no sólo comprende la elaboración de proyectos, sino que abarca la participación en comisiones, estudio de normas, participación en reuniones con instituciones, con particulares, consulta a entidades, a lo que se suma el trabajo directo que los senadores realizamos en nuestras provincias. Lo mío, como señalo, es una circunstancia de número.

– ¿Qué impresiones recoge del Senado y cuál es su balance?

– En cuanto a la labor legislativa restan tratar temas que reafirmen y recuperen la función del Congreso Nacional. Los senadores, en su mayoría, hemos trabajado intensamente en propuestas de leyes que dan cuenta de diversos problemas sin resolución, como las deudas del sector agropecuario, la situación crítica de deudores hipotecarios, la recuperación de las pymes y su fortalecimiento mediante políticas activas. Hemos considerado espacios y sectores específicos con la creación del Consejo Económico y Social, del Banco de Desarrollo Regional, el Instituto para la Pequeña y Mediana Empresa, entre tantos temas. Me preocupa principalmente no haber logrado, en relación a los espacios regionales, la sanción de proyectos del ley que he presentado en torno al artículo Nº 75, inciso 19, de la Constitución Nacional.

– ¿A qué se refiere este artículo de la Constitución?

– Es el artículo que señala que corresponde al Senado como Cámara de origen, “proveer al crecimiento armónico de la Nación y al poblamiento de su territorio; promover políticas diferenciadas que tiendan a equilibrar el desigual desarrollo relativo de provincias y regiones”.

Reiteradamente vengo expresando que los espacios regionales presentan una dinámica que refleja la imposibilidad de generar y retener valor agregado si no se aplican incentivos específicos, que viabilicen tasas de ganancias capaces de atraer inversiones. Por esta razón insisto en este argumento, pero no se logra, por razones de intereses centrales, la consideración del tratamiento de proyectos de ley que he presentado, en el sentido que menciono. Se trata por otra parte de cumplir una obligación y de ejercer un mandato plasmado en normas donde se aplica una visión. Es lo que denomino “pedagogías personales”

– Su enfoque sistémico rescata a la educación. ¿Cómo influye el aprendizaje en el área de lo económico?

– La educación constituye un activo estratégico fundamental. El conocimiento es la llave del desarrollo y es, en las nuevas formas de competitividad, donde su apropiación y democratización resultan esenciales. Es importante que se fortalezcan tanto la información como la formación, porque el incremento de capacidades y competencias permitirá un reposicionamiento de las empresas, insertándolas, tanto en el espacio internacional como nacional.

– Conforme al funcionamiento actual de las economías regionales, ¿es posible lograr competitividad en el proceso de integración?

– Mire, tanto para el proceso de globalización como el de integración, el Mercosur específicamente, habrá de potenciar los atributos o las carencias preexistentes. De modo que seguimos con una deuda en cuanto a los espacios regionales en el sentido de crear un marco adecuado para posibilitar que los efectos positivos puedan concretarse y fortalecerse. En realidad, las oportunidades de ambos procesos sólo están a mano para quienes están dentro del juego; quienes están fuera, seguirán siendo marginales a menos que se apliquen políticas competitivas, como lo viene haciendo la Unión Europea.

– Entonces, está conforme en cuanto a la reciente creación del Fondo para la Convergencia Estructural y Fortalecimiento de la Estructura Institucional del Mercosur…

– La creación del Fondo para la Convergencia Estructural y Fortalecimiento de la Estructura Institucional del Mercosur se corresponde con el grado de insistencia con el cual la mayoría de mis colegas, con formación académica en procesos de integración, hemos coincidido. Fundábamos nuestros reclamos en la necesidad de reducir las disparidades entre los niveles de desarrollo de las diversas regiones replicando en algunos aspectos, el esquema de los fondos estructurales que instaura el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

– ¿El fondo creado satisface su inquietud?

– Sí, y entiendo que no estamos distantes del FEDER, cuando invocamos compensación y políticas macro que posibiliten un marco para el desarrollo de nuestras economías regionales. Se trata de lograr por un lado una inserción a nivel interno, las provincias marginales en relación al país central, y por otro lado en relación al proceso de integración, hecho que fortalece la idea de compensación.

– ¿Esta demanda se vincula también a la futura ley de Coparticipación?

– Efectivamente. En la Coparticipación radica el eje fundamental del federalismo. Es justamente el equilibrio de los esfuerzos tributarios considerando las diferencias de capacidades contributivas, el motivo esencial que origina el sistema que debe permitir, mediante su implementación, un federalismo real. Sucesivas crisis nacionales, reiterados ajustes, presiones y leyes contrarias a los intereses provinciales, transgredieron, durante 14 años, la esencia de la Ley 23.548 (de Coparticipación de Impuestos) y condenaron a las provincias a ceder recursos en beneficio del Gobierno nacional. Al no aplicarse la cláusula de garantía dispuesta por el artículo 7° de la ley de Coparticipación, las provincias perdieron, en su totalidad, desde el año 1992 hasta agosto de 2006, 100.000 millones de pesos, cifra equivalente al 30 por ciento del endeudamiento global de los Estados provinciales con la Nación.

– Desde esta perspectiva de desarrollo endógeno que usted sostiene, tenemos entendido que está desarrollando actualmente una ponencia internacional sobre “Participación y Poder”.

– He sido invitada por la Universidad Complutense de Madrid a participar en una conferencia, para la cual estoy elaborando un ensayo sobre “Construcción de ciudadanía mediante la Participación y el Poder”. El abordaje del tema se vincula al reconocimiento de la participación como ejercicio del poder, como elemento “abrochador” del sujeto social. Superando las interpretaciones acotadas al cumplimiento de los deberes cívicos elementales, a los que obliga la democracia, la concepción expuesta en el trabajo, refiere la participación como un proceso social mediante el cual se regula la circulación del poder, posibilitando la inclusión, “ser parte” y “tomar parte”, lo que supone cogestión, e implica responsabilidad, y configurando un salto cualitativo en el ejercicio de ciudadanía.

Castigadas por el clima

– Los productores de su provincia han sufrido últimamente muchas pérdidas económicas a raíz de la sequía. ¿Qué se ha hecho desde el Parlamento en torno a esta situación?

– Nos pusimos a trabajar en el mismo momento cuando se detectaron en el sector agropecuario, por un lado los problemas derivados de la sequía, y por otro lado los derivados de la inundación, con el objeto de aliviar la situación. En el caso de la sequía que afectó grandes zonas de la provincia, tanto al sector ganadero, agrícola, como al sector hortícola, hemos presentado un proyecto de ley declarando la emergencia económica y social para la provincia del Chaco. Proyecto que fue aprobado por este Senado.

– ¿En qué consiste este proyecto?

– Durante el tiempo que dure la emergencia, los productores están liberados de pagar las cargas que tienen en relación con los entes recaudadores, por un lado, y las deudas que mantienen con el Banco Nación, extendiéndose este beneficio también a las instituciones privadas. Además, este proyecto tiene una particularidad, donde referimos un capítulo especial para aquellos productores que habiendo sido afectados tienen dificultades para mantener su nivel de vida. Entonces asignamos un cupo de los planes Trabajar para esas familias. Cuando nosotros visualizamos la situación para el sector rural, vemos que es mucho más precaria que la que se puede presentar a nivel urbano.

– Las inundaciones deterioraron muchas viviendas. ¿Qué se hizo para ayudar a la gente?

– En este sentido nosotros aconsejamos que los organismos que están vinculados con las viviendas pudieran asignar cupos especiales para la reconstrucción de aquellas afectadas por las inundaciones.

– Muchos habitantes del Chaco son indigentes. ¿Qué está haciendo usted para resolver esta situación?

– Específicamente nuestro trabajo se vincula con la necesidad de la gente, pero ese requerimiento debe estar dado por las compensaciones que tienen que provenir desde el Estado nacional. Esto es, el aumento de cupos de los planes Trabajar y de los cupos de vivienda. Nosotros insistimos permanentemente en aquellos temas que tienen que ver con el desarrollo productivo con rentabilidad. Pretendemos que los niveles de ingresos de la población se ubiquen en el mismo nivel que tienen los ciudadanos de otras provincias, específicamente en las provincias centrales.

– ¿Dónde están estas diferencias?

– Un peón rural de la provincia del Chaco gana un 30% menos de lo que gana un peón en otra región del país. Una de las características de las economías regionales es que hay estados de pobreza que a su vez están acompañadas de situaciones que tienen que ver con el deterioro de los indicadores de subsistencia y con la diferencia de ingresos que tiene el NEA

– A su criterio, ¿qué políticas habría que implementar en torno de estas cuestiones?

– Los planes que están diseñados desde el Gobierno central y que tienen como destino las provincias deben tener en el caso del NEA y del NOA unos beneficios especiales que se pueden dar a través de tasas diferenciales y de mayores plazos, y también contemplar algunas situaciones de pobreza que tienen que ver no solamente con los índices tradicionales, sino también con el acceso de la población a la satisfacción de necesidades como salud y educación. Tendríamos que tratar de visualizar la aplicación de planes con una lógica que se corresponda con la dinámica especial.

– ¿Esto qué significa?

– Esto es que si en una determinada época de cosecha los productores no pueden mandar a sus hijos a la escuela, nosotros tendríamos que flexibilizar la educación y dinamizar de una manera especial el servicio de salud y estar preparados para ayudar a construir viviendas en las propias aldeas rurales, en el propio lugar donde habitan.

Compromiso con su provincia y la región

– El próximo año vence su mandato como senadora de la Nación. ¿Cuál será su futuro político?

– Yo pretendo seguir trabajando por la provincia, hay mucho por hacer todavía. Esta tarea que me he impuesto puede ser revitalizada y siempre enfatizo en la necesidad de compromisos mayores en cuanto a mi trabajo y brindar a mi provincia lo que necesita para evolucionar

– ¿Cómo senadora está satisfecha por lo hecho hasta aquí por el Chaco?

– De lo que estoy satisfecha es del esfuerzo que realizo para corresponder con la confianza que los chaqueños me ha brindado, no sé si en los resultados. Los resultados a veces no dependen del senador, sino de un conjunto de factores que nosotros no podemos dominar. Pero permanentemente mi compromiso es con el pueblo del Chaco y estoy dispuesta a seguir trabajando y redoblar los esfuerzos.

– Y como legisladora a nivel nacional, ¿qué quisiera concretar?

– Hay una gran deuda, no de mi parte, sino de otros factores que no domino: lograr para las provincias del NEA y del NOA, que son las más pobres del país un proyecto de federalismo real, que se va a concretar en la medida en que reconozcamos esas diferencias en la práctica. Esto significa aplicar políticas de compensación. Y en eso todos los senadores de aquellas regiones estamos dispuestos a trabajar.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password