La pelota no se mancha

La violencia crece en los estadios y los barrabravas son protagonistas. Diputados estudia con urgencia formar una comisión investigadora.

Por Julio El Alí

El fútbol es el deporte amado por millones de personas y, como tal, refleja la situación sociocultural de un país donde crece la economía pero las soluciones no llegan a todos. La inseguridad, el poco trabajo genuino, la pérdida de valores y códigos y la falta de respeto por las normas se convierten en una gran bomba que estalla en los estadios de fútbol, porque la “ineficacia” policial y los intereses de los dirigentes de los clubes y los hinchas organizados denominados “barrabravas” configuran un marco propicio para la impunidad de aquellos que no respetan las leyes. Aunque sobre los hinchas más caracterizados recaen todas las culpas, existe un panorama mucho más desalentador: el incumplimiento de las normas, la desestimación de la Justicia y el respeto por el otro, valores que se han perdido con el paso del tiempo y el deterioro del nivel educativo.

Peligro de Gol…pe

La violencia dentro y fuera de los estadios aumentó en gran escala y no parece tener límite, por lo que los responsables de bregar para que el show continúe buscan respuestas en las distintas secretarías deportivas.

Desde el Congreso se han presentado varios proyectos pidiendo que se extremen las medidas de seguridad en las canchas.

Otra propuesta más ambiciosa corresponde al diputado Luis Ilarregui, quien presentó un proyecto de ley para la creación de una Comisión Especial Investigadora de los hechos de violencia que han sucumbido en el ámbito futbolístico en los últimos tiempos, con el objetivo de erradicar de los estadios a los barrabravas.

La propuesta establece que la comisión tenga a cargo el análisis, evaluación e investigación de la violencia en el fútbol y los distintos factores que la originan. También buscará indagar en los aspectos institucionales y económicos relacionados con la organización de la actividad futbolística en nuestro país, ya que, además de apuntar contra las barra bravas, se pondrá énfasis en los individuos o instituciones que las fomenten, y de quienes tengan la responsabilidad de prevenirlas y combatirlas. Asimismo, se pondrá atención en la relación de los grupos violentos con quienes conducen los organismos que organizan y administran la actividad del fútbol en todos los niveles. La comisión estará integrada por quince diputados.

En la acelerada dinámica pareciera que existe un vacío legal sobre esta problemática, pero parece no recordarse que se votó una completa ley deportiva en la época de Fernando de la Rúa.

Ley colgada

Al igual que un jugador peleado con el técnico, la sociedad colgó las denominadas leyes “molestas” que no quiere cumplir y no lo hace. Desde hace tiempo, quienes van a la cancha han hecho sus propias reglas que, particularmente, son contrarias a las normas vigentes. No sólo los barrabravas, sino que todos los hinchas, en mayor o menor medida, se liberan y convierten el estadio en un campo de desahogo de las angustias de la semana.

Así las cosas, se corre el riesgo de que medidas aisladas tomadas por inercia carezcan del efecto deseado y generen desaliento. Habrá que educar y recuperar los valores perdidos de modo tal que el espectáculo quede en manos de la familia y no de los vándalos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password