La pelea menos pensada

Se desató un conflicto entre el Frente para la Victoria y la cartera laboral, por el texto que deroga las pasantías estudiantiles. El ministro Tomada y los diputados Recalde y Osuna, en pie de guerra.

Integrantes de las comisiones de Legislación del Trabajo y Educación respondieron a la consulta de Parlamentario respecto de que el texto sancionado por ellos no está sujeto a modificaciones. Es que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, ha dicho que no está de acuerdo con el núcleo central de esa iniciativa, por cuanto no cubre de manera íntegra las expectativas del Gobierno, y que presentará un proyecto con su rúbrica.

Un impensado conflicto que no estaba a la vista de todos, pero sí para la conducción del bloque del Frente para la Victoria, entre ellos Agustín Rossi, y los titulares de las comisiones, Héctor Recalde (Legislación del Trabajo) y Blanca Osuna (Educación), que estaban al tanto de las diferencias de opiniones con Tomada, quien, dicho sea de paso, jamás se reunió con los integrantes de las Comisión de Trabajo de la Cámara baja, a diferencia de los integrantes de la Cámara alta.

Es que ambas comisiones emitieron dictamen favorable en relación con un proyecto que crea el sistema de Pasantías Educativas, que podrá ser de dos a nueve meses como máximo.

Reglamentariamente el dictamen se funda en un proyecto que cuenta con media sanción del Senado, lugar al que deberá regresar para su consideración una vez que lo apruebe la Cámara baja en el recinto.

Osuna indicó la necesidad de ajustar las pasantías en su relación con el campo de trabajo. La legisladora entrerriana explicó que “el proyecto busca alcanzar algunos puntos de armonía entre el interés educativo y el empresario, para lograr, desde lo educativo, el equilibrio entre posibilitar experiencias enriquecedoras y la no generación de relaciones laborales encubiertas y abusivas”.

El máximo de los 9 meses con una carga horaria semanal de 20 horas para las pasantías y la imposibilidad de prórroga fueron acordados en el plenario de las comisiones, aunque hubo propuestas alternativas para flexibilizar el criterio.

Por ejemplo, se incluyó la posibilidad de que la pasantía pueda ser renovada por el mismo estudiante por un período más, en el caso que no haya otros postulantes para realizarla.

Esteban Bullrich (PRO) indicó que, por ejemplo, en el caso de economías regionales sería conveniente que si hay ciclos productivos de un año se admita la posibilidad de que las pasantías estén fuera de ese tiempo para que los estudiantes no se pierdan nada del proceso.

El proyecto plantea que los pasantes “recibirán una suma de dinero en carácter no remunerativo, en calidad de asignación estímulo, que no podrá ser inferior al salario básico del convenio colectivo aplicable a la empresa, y que será proporcional a la tarea asignada”.

En síntesis, más allá de las buenas intenciones de ambos sectores en pugna, ahora resta definir al bloque del Frente para la Victoria qué hacer con este planteo del ministro Tomada, el que seguramente debe tener el visto bueno del primer piso de la Casa Rosada para optar entre la norma elaborada por sus legisladores y el que promete el titular de la cartera laboral. “Es de esperar que no pase lo mismo con la propuesta de desarme civil. Hicimos el nuestro y ahora se aborda únicamente el que vino del Poder Ejecutivo”, dijo en voz baja una diputada a Parlamentario, anticipando el escenario de lo que viene.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password