La oligarquía ganadera y los trabajadores del INDEC: la historia de una débil democracia

Por Susana García

Hace un año, cuando se debatía la pauta para los aumentos salariales que abrían las discusiones paritarias entre empresarios y trabajadores el Gobierno Nacional, más allá de su supuesta prescindencia, intervino en la fijación de dicha pauta intentando frenar el producto que más incidía en el aumento de precios. De un plumazo se prohibieron las exportaciones de carne vacuna. Así, en aras de aminorar las pretensiones de aumentos salariales, se sacrificó la recuperación que venía sosteniendo este sector productivo.
Este año, ante un escenario similar como la demora de los permisos de embarque para las exportaciones cárneas no resultó suficiente para frenar el costo de vida, se ha decidido sacrificar a la responsable técnica del INDEC.

Echarle la culpa a los ganaderos o tachar de mafiosos a los trabajadores del INDEC son actitudes que intentan ocultar la falta de una clara política productiva y de distribución del ingreso por parte del Gobierno Nacional.

Resulta difícil entender que un contexto tan favorable para el país (alto crecimiento mundial, mejora de los términos de intercambio de los productos que exportamos, superávit fiscal y comercial) el Gobierno Nacional no pueda consensuar una política de distribución del ingreso y haga estallar conflicto tras conflicto. En lugar de buscar chivos expiatorios se debe transparentar la discusión y ver quienes se quedan con el aumento de la renta petrolera, minera y agropecuaria.

Lo sucedido en el INDEC es una de las tantas actitudes de intolerancia a las que nos tienen acostumbrados el Presidente y sus colaboradores. Pero no por ser habituales debemos dejar de reclamar un mínimo respeto por las instituciones que son las que permanecerán. Si minamos esto nos queda sólo el autoritarismo y una sociedad fragmentada y sin proyecto.

Las democracias se construyen con buenas razones, con consensos y fundamentalmente con el desarrollo de valores republicanos. Lo sucedido en el INDEC es un ejemplo en contrario.

* Susana García es diputada de la Nación ARI-Santa Fe

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password