Cuando no hay política, crece la desigualdad y el autoritarismo

Por Susana García

La historia del desencuentro entre el Gobierno y el sector ganadero es la historia de la falta de un modelo de desarrollo sustentable e inclusivo y de la incapacidad de generar políticas estratégicas para un sector tan significativo como es el ganadero.

Los anuncios de planes, medidas y políticas consensuadas parecen tener dificultades para poder realizarse efectivamente.

Guillermo Moreno, en un acto más de autoritarismo y falta de criterio, intimó a supermercados e industria frigorífica a poner un techo de 2,50 el kilo vivo de novillo, un valor semejante al vigente en diciembre pasado.

Siguiendo con la estrategia de disciplinar a los integrantes del sector -en lugar de lograr acuerdos sostenibles y efectivos para todos los integrantes del país- Guillermo Moreno, en su afán (equivocado) de detener el rebrote alcista de la carne, ordenó a la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) una nueva restricción de las exportaciones de carne. En febrero, los embarques ya habían sufrido un achique del 10% respecto de enero pasado.

La ONCCA comunicó que, desde ahora, se podrá exportar un volumen mensual de 40.000 toneladas incluyendo la Cuota Hilton, la vaca conserva y los cortes caros del cuarto trasero que, por resolución, estaban fuera del cupo. Hasta ahora estaba permitida una exportación de 45.000 toneladas/mes, más las excepciones mencionadas. La medida rige desde el 1 de marzo del presente año.

Con esto queda claro que no existe ninguna estrategia de corto, mediano y largo plazo para construir redes con los integrantes del sector tendientes a generar políticas que beneficien al país. Sólo se trata de responder a la coyuntura para intentar mantener un índice de inflación “razonable”. ¿Cuánto tiempo puede sostenerse esta política de presión sobre la cadena productiva cárnica?

Estamos convencidos que el camino del diálogo y del trabajo en común es el necesario para poder resolver una cuestión clave para Argentina: la construcción de un modelo de desarrollo que contemple que todos los ciudadanos puedan vivir con dignidad. Eso sólo se logra con voluntad política de construir con los actores involucrados y una mirada estratégica que permita poner plazos y acciones que sean las más adecuadas para obtener los resultados deseados.

Lamentablemente hoy el horizonte es oscuro y las demandas realizadas por las entidades agropecuarias parecen no haber sido atendidas .

Desde hace varios años venimos reclamando un Plan Ganadero Estratégico. Hay propuestas fuertes para trabajar en este sentido. Quizás la ceguera y las actitudes mafiosas de ciertos funcionarios embarren un camino que es necesario construir de manera inmediata. El malestar vuelve a sentirse y la obligación de quienes conducen al país es escuchar y construir las mejores repuestas. En este proceso comprometemos todo nuestro esfuerzo para seguir discutiendo las líneas básicas para cambiar el modelo productivo en Argentina.

*Susana García es diputada nacional del ARI

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password