“Hay que romper el dispositivo conservador en la Ciudad”

El economista y legislador nacional Claudio Lozano considera que llegó la hora de construir una nueva fuerza por fuera de las estructuras partidarias. Admite que la tarea no es nada fácil y que se siente acompañado por los vecinos.

– ¿Mantiene su decisión de presentarse para disputar la jefatura de Gobierno?

– Sí. Estamos convencidos que en la Ciudad de Buenos Aires se debe gestar una opción por fuera de la interna justicialista que expresen Daniel Filmus y Jorge Telerman, y por otra, con la derecha que hace fortuna con el Estado a través de la candidatura de Mauricio Macri y en general por que fue el cogobierno de la Ciudad en los últimos ocho años, que contó con la complicidad de la burocracia sindical municipal que impide reorganizar el Estado como corresponde.

– Usted venía caminando junto con Miguel Bonasso, Aníbal Ibarra y Carlos Heller, entre otros dirigentes y de pronto se quedó solo en esta movida. ¿Qué pasó?

– La propuesta de construir una nueva fuerza se diluyó en los términos planteados originalmente con ellos. La experiencia de Diálogo de Buenos Aires es una etapa terminada. Ellos quedaron encerrados en la interna del justicialismo bajo la tutela del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y de paso son funcionales al retorno de Ibarra.

– ¿Se imaginó que podía pasar esta dispersión?

– La verdad no me sorprendió. Ellos desertaron de construir una nueva forma de construcción política. Cada uno de ellos asumirá los costos que eso implica. La historia nos demanda definiciones claras y contundentes, porque de lo contrario le hacemos el juego a los que gobiernan.

– ¿En términos electorales que representa su candidatura?

– Creo que expresa esta posibilidad que luego del fracaso de Aníbal Ibarra pueda haber una revisión de la experiencia de lo que puede ser el progresismo en la Ciudad desde una política, que en vez de fundarse en una referencia personal tiene que ver con ser parte de un colectivo más amplio. Tengo una militancia y una trayectoria fuertemente asociada a una organización popular como es la Central de Trabajadores Argentinos, la CTA.

– ¿En qué medida lo acompaña la CTA?

– Buena parte de ella nos acompaña en esta definición y estamos abiertos a esto que planteaba anteriormente: resolver algo que nos parece se ha transformado clave en la Ciudad de Buenos Aires.

– ¿Cuál es?

– La Ciudad de Buenos Aires de la mano de este status quo que gobierna han desaparecido las fuerzas políticas. Si uno interpreta una fuerza política como aquel instrumento que le permite a la sociedad intervenir y decidir, eso desapareció de la vida política de la Ciudad. Por eso creemos que el principal desafío es transformar este momento electoral en un paso hacia la construcción de una nueva fuerza política. En eso estamos en alguna medida metido y vamos a llevarlo a fondo.

– ¿Están dadas las condiciones objetivas para ese desafío?

– La Ciudad de Buenos Aires protagonizó, por su lado, experiencias importantes de movilización hace unos cuantos años en el contexto del 2001 y 2002. Fue expulsado prácticamente la energía y la movilización del sistema político. Me parece que fue muy patente el fracaso de lo que se llamó normalmente el progresismo, que terminó incluso con la destitución de Aníbal Ibarra, con acusaciones mutuas con Jorge Telerman y demás cuestiones. Me parece que es un momento de revisión, por lo que dije antes frente a lo que es el cuadro de deterioro, o mejor dicho de la ausencia de las fuerzas políticas. Me parece que es el momento, si uno logra instalar adecuadamente podemos transformar las elecciones de poner en marcha algo nuevo.

– Le reitero, ¿es factible…?

– Sí, es necesario que emerja algo nuevo en la Ciudad de lo que valga la pena sentirse parte y además en nuestra perspectiva debe apuntar a romper lo que es el dispositivo conservador en la Ciudad como en el país, donde parece que el debate es bancarse el presente actual, mas allá que esté signado por profundas contradicciones e injusticias, sino el temor que regrese el pasado. A pesar de que esta construcción es una construcción bastante limitada, porque ese pasado tiene que ver mucho con el presente. Lo que queda ausente, es el debate del futuro y para nosotros es la clave a instalar.

– Una propuesta que necesita de otros actores. ¿ Usted percibe que va a ser una gesta individual?

– Todo lo contrario. Me siento acompañado, siento mucha receptividad en el proceso que estamos haciendo en los diferentes barrios. Hay una actitud muy abierta para realmente discutir como construir algo nuevo, distinto. En todo caso, lo que si uno tiene en contra es el funcionamiento de los medios que instalan determinadas figuras y no otras, por lo tanto determinan cual es el marco de la legalidad y cuál no.

– Son las reglas de juego…

– Si, son las reglas de juego que hay que tratar de cambiar. Nosotros, con el contacto con la gente, iniciamos una convocatoria a construir la Carta Popular de los Ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires, convocándolos a votar barrio por barrio y comuna por comuna sobre sus prioridades, la verdad es que nos encontramos primeros con un elevado nivel de participación, y segundo con una cercanía con la gente para este tipo de iniciativas importantes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password