Prohibido cambiar

Aseguran que no hay iniciativas para modificar el impuesto a los Bienes Personales, lo que provoca malestar entre economistas y legisladores.

Desde el Poder Ejecutivo se asegura que no hay, por el momento, ningún proyecto que se esté trabajando para modificar el mínimo no imponible en el impuesto a los Bienes Personales, lo cual puede generar algún cortocircuito con algunos legisladores de la oposición.

Según aseguraron durante las últimas horas fuentes del Ministerio de Economía, lo único que se hizo y que estaba estipulado era la modificación del mínimo no imponible en el impuesto a las Ganancias.

Justamente sobre este tema, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), Alberto Abad, aclaró que “en este año no se incluyó ninguna modificación en ese impuesto”.

“La decisión de modificar impuestos es tarea exclusiva de las autoridades del Ministerio de Economía. Nuestra tarea es fiscalizar el sistema tributario”, resaltó el funcionario.
Lo real y concreto entonces es que el mínimo en el impuesto a los Bienes Personales, o más conocido como impuesto a la riqueza, continuará con un mínimo de 102.300 pesos. El problema es que esa cifra se mantiene desde la época de la Convertibilidad, pero claro que, en aquel entonces, era 102.300 dólares, y ahora, con la suba notable de precios de la propiedades, implicó un impuestazo abarcando a una gran cantidad de personas que antes no abonaban ese tributo.

Para ser concretos, ese monto es lo que cuesta cualquier propiedad pequeña en la Capital Federal.

El economista tributarista y ex subsecretario de Ingresos Públicos, Raúl Cuello, aseguró que es una barbaridad que no se haya sancionado un aumento en el mínimo no imponible de este impuesto. “Esto habría que modificarlo ya mismo”, resaltó el ex funcionario.

Hay que tener en cuenta que durante el año pasado el Poder Ejecutivo incluyó en el Presupuesto Nacional un artículo donde se le solicitaba al Congreso realizar la modificación en el impuesto a la riqueza, pero el Parlamento finalmente nunca lo realizó y en 2007 directamente se quitó ese pedido.

Desde el Congreso, algunos legisladores remarcan que en realidad fue el propio oficialismo quien no quiso que se llevara adelante esta iniciativa.

Algunos asesores económicos de las bancadas opositores resaltaron que el año pasado se debería haber sancionado esa modificación para evitar la situación ridícula que una persona o una familia, que posee apenas un departamento de dos ambientes en Capital Federal o Gran Buenos Aires, deba pagar el impuesto a la riqueza.

De todas maneras, las mismas fuentes consideran que este año no va a ser fácil plantear este tema en el Congreso para lograr una modificación.

Es que sin lugar a dudas la reforma tributaria es una cuestión no resuelta en forma definitiva por el oficialismo; simplemente se ha limitado a modificaciones parciales pese a los anuncios en el sentido contrario. Inclusive el presidente Néstor Kirchner admitió en más de una oportunidad que era una asignatura pendiente y que tenía previsto realizarla antes de que culmine su mandato en diciembre próximo. Resta esperar entonces hasta esa fecha para corroborar esa deuda, lo que implicaría un giro de 180 grados en la política económica del Gobierno, como lo reconocen puertas adentro de la Casa Rosada y del Ministerio de Economía.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password