Policía para Buenos Aires

Por Hugo Martini

Los Hechos

1. Una ley nacional (llamada ley Cafiero) prohíbe a la Ciudad de Buenos Aires tener su propia policía.

2. Los tres candidatos mejor posicionados para las elecciones del 3 de junio próximo -el candidato de PRO/sin funciones ejecutivas ni legislativas Mauricio Macri, el candidato/Jefe de Gobierno Jorge Telerman y el candidato/Ministro de Educación de la Nación Daniel Filmus coinciden en la necesidad de que la ciudad pueda disponer de su propia policía.

3. Mauricio Macri mandó el 27 de marzo pasado una carta pública a los otros dos candidatos proponiéndoles que, antes de las elecciones, los tres acordaran modificar la ley nacional. El número de diputados y senadores nacionales vinculados con los tres candidatos permitiría sancionar la ley de inmediato.

4. Cuatro días después, el 31 de marzo, el Jefe de Gobierno/candidato Telerman convocó a un plebiscito a fin, indicó, que la ciudad pueda tener su propia policía.

Antecedente sobre los hechos

Existen en la Cámara de Diputados de la Nación varios proyectos para dotar a la ciudad de su propia policía pero uno de ellos, presentado en distintos períodos parlamentarios, es altamente significativo: fue preparado y suscripto por diputados que representan todo el arco político de la Ciudad Autónoma y de la Cámara.

1. En el período parlamentario 2003-2005, 20 diputados propusieron en conjunto un proyecto que obtuvo dictamen favorable, por unanimidad, en las comisiones de Seguridad Interior, Legislación Penal y Asuntos Municipales. Lamentablemente el proyecto, por decisión de la mayoría, nunca fue tratado en el recinto.

2. En abril de 2006 el mismo proyecto fue reiterado con la firma de los diputados nacionales Silvana Giudice, Federico Pinedo, Rafael Bielsa, Jorge Vanossi, Alicia Comelli, Miguel Bonasso, Lucrecia Monti, Cristian Ritondo, Jorge Argüello, Hugo Martini, Claudio Lozano, Nora Ginzburg, Eugenio Burzaco, Luis Galvalisi y Paula Bertol.

Comentarios sobre los hechos

1. Una ley sólo puede ser modificada por otra ley.

2. La única forma de que la ciudad pueda tener su policía es a través de una ley nacional tal como lo propone el candidato Macri.

3. La propuesta del Jefe de Gobierno Telerman es, obviamente, imposible de cumplir: un plebiscito no puede crear ni modificar una ley.

4. La fecha fijada para realizar el plebiscito -24 de junio- agrega un fenomenal elemento de confusión ya que esa fecha coincide, exactamente, con la segunda vuelta electoral para elegir al nuevo Jefe de Gobierno.

5. ¿Cuál es el objetivo del plebiscito? Si se tratara de una consulta al pueblo para orientar al gobierno o buscara algún espíritu de autogobierno debería hacerse al comienzo o en medio de una gestión, nunca al final de un mandato. ¿El jefe de Gobierno Telerman lo convocó el 24 de junio para orientar patrióticamente a su sucesor?

Hechos Nuevos

1. El prestigioso diario La Nación publicó el sábado 7 de abril pasado una amplia investigación sobre la propuesta de Telerman y llegó a la conclusión que la nueva policía que quiere crear el Jefe de Gobierno no podría detener a nadie sorprendido “en fragante delito y deberá llevar el acusado a la comisaría del barrio”. (En vez de un plebiscito se podría convocar a una licitación de agencias de seguridad, del tipo de Prosegur, para cumplir esta función preventiva y disuasiva).

2. Sin embargo, gran parte de los medios de comunicación y la mayoría de los más prestigiosos analistas políticos comentan “la propuesta Telerman” en materia policial –que el más simple relato de los hechos dice que no existe- y mantienen el más absoluto silencio sobre “la propuesta de Macri”, la única que podría crear una policía para la ciudad.

¿Es importante el tema de la seguridad?

Según la mayor parte de las encuestas el 77% de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires piensa que puede ser víctima de un acto delictivo. Pero el impacto real no es una percepción: el 89% de los consultados ha sido víctima de un hecho de violencia delictiva, personalmente o contra alguien de su familia.

El gobierno y la mayoría de los dirigentes políticos piensan, en cambio, que la preocupación por la seguridad es un tema de la derecha y que las cuestiones sociales le importan a la izquierda. La gente anónima que camina por las calles de la ciudad tiene otra idea: derecha o izquierda es la dirección que tomará su marcha cuando tenga que doblar en la esquina. Habría que preguntarse, otra vez, si el principal problema de los políticos es que hablan de temas que no le importan a la gente.

Reiteramos: si el objetivo de que Buenos Aires tenga su propia policía es compartido por los candidatos principales a Jefe de Gobierno sería honesto que la ley que lo establezca sea sancionada de inmediato.

Nadie debería jugar en este tema privilegiando intereses o amistades personales. La palabra nadie incluye a todos: gobierno, oposición, periodistas y analistas políticos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password