Precios vs. Salarios

Hay temor entre los especialistas por las pujas por los incrementos y el rebote que los mismos podrían tener en los índices inflacionarios en un año electoral.

Diversos analistas económicos no ocultan su preocupación. Algunos legisladores también admiten que se empieza a ver una escalada preocupante.

El panorama actual de pelea precios vs. salarios empieza a mostrar un horizonte que genera temor y trae realmente muy malos recuerdos.

Las cifras oficiales no muestran la realidad que vive la población a diario. De hecho, la inflación acumulada en los últimos 12 meses llega al 10 por ciento, aunque son varios los consultores y analistas que hablan de un incremento inflacionario anual del orden del 15 al 18 por ciento.

“Este es un aspecto que hay que seguir de cerca, porque en la medida en que se acelera la inflación se precipitan los reclamos salariales y ése es el punto conflictivo, porque puede desembocar en una carrera que ya vivimos”, puntualizó Raúl Ochoa, economista y consultor externo del Banco Interamericano de Desarrollo.

Según las cifras que difundió el Indec en los últimos días, los salarios muestran una mejora anual del orden del 18 por ciento, con lo cual, observado de esa forma, se podría decir que le están ganando a la inflación.

Sin embargo, esto no es así, ya que todo el mundo habla que la inflación real es considerablemente superior a lo que se difunde de manera oficial.

De hecho resulta sorprendente que el propio Gobierno sugiera aumentos de salarios del 16,5 por ciento, sabiendo que las empresas nunca absorben los incrementos de sueldo en sus costos. Pero, además, esta escalada está generando una grave distorsión de las escalas salariales en el país.

Algunos estudios económicos y entidades, como la Unión Industrial Argentina, advirtieron sobre el peso que está generando en el costo laboral la presión de los sindicatos más fuertes sobre sectores que no tienen un poder político y de lobby tan fuerte.

De allí es que los especialistas dan cuenta de fuertes distorsiones en el mercado laboral. Los camioneros tienen un ingreso mensual mínimo de 3.000 pesos y el tope llega hasta los 5.000 pesos mensuales.

En los trabajadores metalúrgicos y mecánicos la banda salarial oscila entre 2.000 y 4.000 pesos mensuales, en tanto que en el transporte los empleados con menor rango cobran en el inicio 2.000 pesos mensuales.

Sin embargo, y como historia repetida en el país, los profesionales están perdiendo en la repartija salarial, porque un médico sin cargo en un hospital se inicia con un sueldo de 1.500 pesos, un técnico del Conicet entre 2.000 y 2.500 pesos, un biólogo entre 2.000 y 3.000 pesos mensuales y un abogado que comienza en un estudio o una empresa privada su salario no supera los 2.000 pesos mensuales.

A todo esto, un funcionario del Ministerio de Economía de la Nación admitió que “indudablemente que aquellos gremios que tienen más poder de lobby han conseguido aumentos importantes, mucho más que aquellos trabajadores que no poseen métodos de presión tan contundentes”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password