Dura crítica contra gremio docente

Por Silvia Giusti

Pensemos por un momento en un chico de cuarto año de cualquier escuela primaria que acaba de gritar, junto a todos sus compañeros, un profundo “¡SÍ PROMETO!” frente a su bandera celeste y blanca. Su grito sintetiza su lealtad, su pertenencia, su infantil conciencia ciudadana. Pero, al rato, su orgullo, su emoción, sus sentimientos patrióticos reciben un golpe artero y perverso, preciso y calculado: “MAÑANA NO HAY CLASES PORQUE LOS MAESTROS HARÁN UN PARO”.

¿De nada sirve, entonces, preocuparse por las escuelas todos y cada uno de los días del año? ¿De nada sirve mejorar y ampliar la infraestructura y el equipamiento de las escuelas? ¿De nada sirve incrementar los salarios docentes hasta ubicarlos entre los mejores del país? ¿De nada sirve proponer en las negociaciones paritarias sectoriales un incremento salarial del 34%para el sector? ¡CLARO QUE SIRVE!

Cada chubutense sabe del esfuerzo de su Provincia por dejar atrás más de una década de abandono, desidia, impericia e inacción; lo reconoce en cada obra que se concreta, en cada servicio que se pone en marcha, se recupera o se amplia.

También lo sabe y lo reconoce la gran mayoría de los maestros y profesores de nuestras escuelas. Aquéllos de los que todos los chubutenses estamos orgullosos, a los que debemos reconocimiento por estar cada día con nuestros niños y jóvenes y, especialmente, por haber estado allí cuando los gobiernos de turno miraban para otro lado y alentaban, por acción o por omisión, la traición del Estado al Pueblo. Aquéllos que saben que ahora no están solos en su tarea porque el compromiso del Gobierno con la educación se traduce en hechos, en diálogo, en conciencia y rumbo compartidos.

¡EXTRAÑA DIRIGENCIA LA DE MAESTROS Y PROFESORES CHUBUTENSES! Después de una grave crisis de conducción pretende reconstituirse transformando a los alumnos y a sus familias en destinatarios-víctimas de su propia interna. Un mes después de firmar con el Gobierno el Acta de Paz Social, reinstala, seguramente con fines electoralistas, una conflictividad laboral inédita en la Provincia. Horas después de honrar a la bandera nacional en los actos escolares destacando el sentido y los valores más profundos y significativos de la argentinidad, invitan a abandonar, al menos por un día, a niños, adolescentes, jóvenes, a contradecir el discurso y la acción pedagógica.

¡NO ALARMARSE CHUBUTENSES! Pueblo y Gobierno no seremos rehenes de internas dirigenciales; defenderemos, juntos y comprometidos, nuestros logros y avances en la construcción de una sociedad en armonía y con justicia; no permitiremos que voluntades minoritarias e intereses corporativos empañen el brillo de nuestra bandera nacional y de nuestras banderas políticas, sociales y culturales.

* Giusti es senadora nacional FpV-Chubut

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password