Volver a las fuentes

El mensaje de las urnas adverso al Gobierno en la Capital Federal y Tierra del Fuego, como también ocurriera en otros distritos anteriormente, ofició de disparador de gestos de unidad del peronismo anti-K. Los protagonistas: Puerta, Menem, Rodríguez Saá, Romero, De la Sota, Marín, entre otros.

A la previsible derrota del FpV a manos de Mauricio Macri en el ballottage se sumó la inesperada en Tierra del Fuego, donde triunfó la candidata del ARI, la diputada Fabiana Ríos, potenciando dos escenarios: por un lado, el kirchnerismo ensayando una nueva estrategia de cara a las elecciones de octubre; y por el otro, los dirigentes peronistas opositores que vislumbran en esas derrotas un anticipo de lo podría pasar en octubre.

En función de esa especulación salieron al ruedo Ramón Puerta, Miguel Angel Toma, los senadores Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Menem, y desde el norte el gobernador Juan Carlos Romero, entre otros, a mandarse señales de que es tiempo de unidad, cosa imprescindible para soñar con regresar a ingresar por Balcarce 50.

La misma lectura tendrían José Manuel de la Sota, el senador pampeano Rubén Marín, la senadora Hilda González de Duhalde, los diputados Luis Barrionuevo y Eduardo Arnold, y varios dirigentes sindicales de peso.

También se sumó a la movida -aunque algunas voces aseguran que hace tiempo que maduraba esta idea- el ex presidente Eduardo Duhalde. Precisamente Duhalde disparó una amenaza para atizar el fuego de la resistencia: “En el caso mío, voy a tener una resistencia pasiva; yo no voy a votar ese día si los partidos no hacen elecciones internas”, dijo, al tiempo que agregaba que “estamos retrocediendo 20 años”, y recordó que “cuando en el 2003 no pudo haber elecciones, porque las circunstancias (del país) lo impedían, el partido (Justicialista) decidió que se presentaran aquellos que quisieran, sin ponerle el dedo a nadie”.

Después, recalcó que no sólo a nivel nacional, sino en la provincia de Buenos Aires, entre otros distritos, todo indica que no habrá internas para la nominación de los candidatos, lo genera su rechazo. “La democracia se fortalece con partidos democráticos que funcionen democráticamente”, apuntó Duhalde.

Va a estar bueno

Claro que la posición de Duhalde no es inocente: todos consideran que el pedido de convocatoria a elecciones internas y el uso de la histórica sigla partidaria -Lista 2 PJ- tiene que volver a florecer en las boletas electorales de todos los distritos. Sin olvidarse del cotillón partidario.

Una acción para dejar al descubierto, o mejor dicho acentuar, la política kirchnerista de licuar la sigla partidaria para reemplazarla por el Frente para la Victoria a nivel oficial, con el gancho de la Concertación Plural, en signo de apertura democrática que marcha en sintonía con los nuevos tiempos que el matrimonio Kirchner otea en el horizonte.

En ese contexto, después de largo tiempo volvieron a verse cara a cara fuera del recinto de la Cámara alta los senadores Rodríguez Saá y Menem compartiendo un almuerzo en la residencia que el riojano tiene en el Golf Club La Rioja. En el caso de Rodríguez Saá, el senador llegó acompañado por su hermano Alberto, el gobernador.

Los detalles íntimos de la conversación no trascendieron, sino lo que dejaron filtrar es que -en principio- se reunirán el otro fin de semana en San Luis, donde esperan cobijar a todos aquellos dirigentes nacionales y provinciales del peronismo que se sientan excluidos del kirchnerismo.

La centralidad del encuentro es generar un espacio de unidad en términos generales y no hablar de candidaturas, porque de lo contrario la unidad se aborta, como admitió un diputado nacional vinculado a ambos.

No es para menos, Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Menem, en más de una oportunidad han expresado sus deseos de ser candidatos presidenciales en las elecciones de octubre. Entonces, los primeros escarceos de unidad apuntan a buscar puntos generales de unidad, antes que definir una candidatura. Y los que une a todos ellos es insistir con el pedido de elecciones internas en el PJ y de que esa sigla sea la verdadera prenda de unidad.

Este es el tablero donde se empiezan a mover estas fichas, aunque no lo dicen públicamente, están pendientes de lo que suceda en la centroderecha con las actitudes que tomen Mauricio Macri y Ricardo López Murphy, entre otros. Sin olvidarse en ese inventario de Roberto Lavagna, más allá de su alianza con la estructura radical.
En síntesis, los primeros pasos de una movida del peronismo histórico con la mirada y los deseos puestos en las urnas de octubre. Nada más ni nada menos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password