Santiagueños contra Morales

Los delegados de una de las provincias gobernadas por el radicalismo están en contra de la reelección del titular del Partido Radical. Esa medida puede anticipar la postura que adoptarán los legisladores de esa provincia en el Parlamento.

Santiago del Estero adquirió para el radicalismo una renovada importancia. No es para menos, ya que cuentan con un número importante en la Cámara baja y dos senadores independientes en la Alta.

De momento, han expresado su independencia. No se sumarán al interbloque radical K, pero tampoco lo harán al de la UCR oficial de ambas cámaras. Aunque en este último caso, la conducción radical esperaba contar con ellos tarde o temprano.

No será tan temprano, eso es seguro. Y la muestra la dieron en la Convención Radical, ya que los delegados santiagueños cuestionaron la reelección de Gerardo Morales como presidente del partido, por cuanto entienden que se trata de una decisión con “legitimidad empobrecida y débil”.

Por el contrario, sugirieron la creación de una comisión de acción política que permita la unidad de los radicales de todo el país.

Los delegados enviaron su posición a través de una nota remitida al presidente de la UCR y Plenario del Comité Nacional, firmada por los delegados Ricardo Daives, Matilde O'Mill, Raúl Ayuch y Elías Suárez, mediante la cual formalizaron su decisión de no participar de la asamblea realizada el viernes pasado, en la que Morales fue reelecto en el cargo de presidente con 53 votos y una abstención.

Al respecto, los representantes santiagueños expresaron su sorpresa por la convocatoria oficial para renovar autoridades partidarias, habida cuenta de la inminencia de la finalización de los mandatos de muchos de los delegados al Comité Nacional.

La nota señala la preocupación porque “distritos que contienen una importante masa de afiliados y que históricamente han contribuido positivamente con nuestra historia partidaria, estén ausentes”.

A juicio de los radicales santiagueños, “es evidente que las circunstancias muestran un modo de liderazgo que no es compartido por el grueso de los radicales de todo el país, que no creemos en las intervenciones y expulsiones discrecionales, como mecanismo sano, legítimo, superador y democrático para nuestro partido. Creemos sí en la república y en el debate libre de nuestras convicciones democráticas”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password