Defienden la maratón legislativa porteña

Legisladores de la ciudad aclararon que no hubo nada raro detrás de la aprobación de 115 leyes en la última sesión.

El hecho de que un hombre no necesariamente del oficialismo haya salido a defender la aprobación de una catarata de normas en la Legislatura, es todo un síntoma de que para los diputados porteños no hubo nada extraño detrás de la última sesión del Cuerpo.

El diputado de Autonomía Porteña Alejandro Rabinovich remarcó que se trata de algo normal en casi todas las legislaturas, durante las últimas sesiones del año. “No hubo cosas escondidas”, aclaró el legislador, quien precisó que varias demoras afectaron la sesión, entre ellas la necesidad de desalojar el recinto por una amenaza de bomba y varios cuartos intermedios necesarios para lograr la aprobación de algunos proyectos.

Para graficar la metodología legislativa, Rabinovich remarcó que “las últimas sesiones del año tienen todos los expedientes que se fueron trabajando en comisión y les falta algún dictamen. Se aceleran y todos los despachos hacen un embudo en la labor parlamentaria”.

Otras fuentes consultadas se encargaron de aclarar que las críticas que surgen habitualmente ante estas situaciones, no tienen en cuenta que no se trata de leyes vitales, sino tan sólo –en la mayoría de los casos- propuestas declarativas sobre personalidades ilustres o adhesiones de los legisladores a actos o eventos.

El más importante tema sancionado alrededor de las 2 fue la creación de la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), cuyo futuro titular será Carlos Walter. La AGIP obtuvo 44 votos afirmativos y uno negativo y, según el texto sancionado, el organismo actuará como entidad autárquica en el orden administrativo y financiero, bajo la superintendencia general y control de legalidad que ejercerá sobre ella el Ministerio de Hacienda.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password