Sorpresa por la decisión sobre tickets

Había trascendido el fin de semana que el Gobierno quería modificar lo aprobado por Diputados. ¿Una operación para reforzar la autoridad presidencial?

Llamó la atención lo resuelto por el oficialismo respecto a la polémica ley de vales de comida impulsada por Héctor Recalde en la Cámara de Diputados. Es que cuando todo indicaba que la misma sería modificada, el proyecto tomó un camino inverso, acelerándose su aprobación tal cual está.

La norma se tiñó de escándalo cuando el citado legislador mostró un video tomado con cámara oculta en la que se podía ver a un empresario de una cámara del sector ofreciendo una coima para detener el proyecto.

Así las cosas, el proyecto experimentó una fuerte aceleración en la Cámara baja, llegando prestamente al recinto y logrando su aprobación expeditiva.

Ya en el Senado, la oposición anticipaba su respaldo para una rápida aprobación, mientras que el oficialismo esperaba señales para saber exactamente qué decisión tomar en función de los deseos del Gobierno.

El tema es que el fin de semana había trascendido la supuesta intención oficial de modificar lo aprobado en Diputados, para evitar una estampida de las empresas del sector. La información fue publicada en el diario La Nación, nada menos que a través de su columnista Joaquín Morales Solá, quien precisó que el Gobierno nacional impulsaría una profunda modificación en el proyecto promovido por el diputado Recalde, ante la advertencia de importantes empresas extranjeras de que en caso de ser promulgado tal cual salió de Diputados, se irán del país.

Morales Solá señaló en su comentario del último domingo que, de todos modos, muy pocos legisladores querían aparecer votando contra ese proyecto, por temor a que les caiga encima la conjetura de que hubo coimas. Ya sucedió en Diputados y ahora pasa en el Senado, donde el Gobierno reclamó su modificación, pero los senadores justicialistas que deberían hacerlas exigieron una clara gestión del gobierno en apoyo de las reformas. La conclusión del comentario indicaba que el Gobierno enviaba este miércoles al Senado al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y al titular de la AFIP, Alberto Abad, para que defendieran los cambios al proyecto de Recalde, precisando que los senadores están dispuestos a “destripar” el proyecto del diputado moyanista, pero “necesitan de una sólida cobertura política”.

Así las cosas, teniendo en cuenta la manera como se difundió este miércoles la información, detallando la convocatoria previa del ministro de Trabajo a Olivos para recibir instrucciones antes de ir al Senado, bien podría suponerse que con esta medida se buscara dar una muestra de autoridad de la flamante presidenta.

Con ello, Cristina no sólo recuperaría para el Gobierno la iniciativa en la materia, perdida a manos de Héctor Recalde -más cegetista que kirchnerista, por cierto-, sino que daría una muestra de autoridad ante todos. Incluso los empresarios, que tan dulces venían respecto al tratamiento que les venía dispensando Cristina.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password