El primer informe de Urquía en el Senado

Fiel a su estilo empresario-campechano hizo la defensa de importantes proyectos económicos en reemplazo del contador Jorge Capitanich que "aturdía" con números y estadísticas.

El presidente de la Comisión de Presupeusto del Senado es el encargado de realizar varias defensa de los proyectos en el recinto y Jorge Capitanich era un experto, pero Roberto Urquía, el flamante titular de la comisión, cumplió y respeto su estilo empresario aceitaro familiarizado con las costumbre rurales.

En su primer informe el vocero del oficialismo, Urquía, recordó que en enero de 2002 se sancionó la ley 25.561 de emergencia económica y administrativa, que por normas sucesivas se ha extendido hasta fin de este año.

Urquía admitió que “es cierto que los indicadores sociales han mejorado mucho, pero hay aspectos administrativos, sociales y productivos sobre los que hay que seguir trabajando, por lo que es necesario la continuidad de la emergencia”.

Puntualizó que si bien hubo “una mejoría económica” con respecto de esa crisis, señaló que “se debe asegurar la sustentabilidad interna porque hay muchos factores condicionantes de los objetivos económicos y sociales”.

Mencionó como ejemplo que si se eliminara la emergencia habría que suprimir las retenciones a los combustibles, por lo que el precio interno de la nafta debería adecuarse al precio internacional del barril de petróleo, lo cual implicaría que la nafta subiera “a 5 pesos el litro”.

También aludió a los complicados efectos que tendría en la deuda externa, ante los numerosos juicios que existen contra el país por parte de bonistas y de empresas concesionarias de servicios públicos.

Asimismo, dijo que están en marcha varias renegociaciones de contratos de concesiones públicos, y que no debería suprimirse la emergencia hasta que todas ellas hayan concluido.

“Mantener la emergencia es mantener facultades al Poder Ejecutivo muy importantes para el país, como las negociaciones con el Club de París, con el CIADI y con bonistas” que no ingresaron al canje de deuda.

Sobre las prórrogas del impuesto al cheque, Urquía recalcó que ese gravamen representará al fisco un ingreso de 17.500 millones de pesos, por lo que destacó la importancia que tiene para el Estado.

Respecto del impuesto a los cigarrillos, hizo notar que a partir de ahora lo que se recaude por este concepto, unos 500 millones de pesos, “irán totalmente a las arcas del Anses”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password