Las mujeres arriba

Las legisladoras Sonia Escudero y Graciela Camaño fueron las principales ganadoras del Premio Parlamentario 2007. Ambas coincidieron en resaltar los logros significativos que tuvieron las mujeres a lo largo de este año.

Por Agustín Alvarez Parisi

Es el tiempo de las mujeres. Así lo anunció Cristina Fernández de Kirchner cuando aún estaba en campaña y se entrevistaba con la primer ministra alemana Angela Merkel. Halagaba a su anfitriona, pero también pensaba en sí misma. Y seguramente en su admirada Hillary Clinton, senadora con grandes aspiraciones a ser la candidata demócrata en Estados Unidos, y por qué no, en nuestro medio, donde en materia política las mujeres ocupan cada vez puestos más encumbrados.

De hecho, la ganadora y la segunda de las presidenciales del 28 de octubre son representantes del género. Y una vez más, las principales ganadoras del Premio Parlamentario han sido mujeres. La salteña Sonia Escudero por segunda vez; la bonaerense Graciela Camaño por tercera ocasión.

Ambas peronistas, ambas sumamente laboriosas en un Parlamento nacional que obviamente no estuvo ajeno al año electoral. Y como es una casa eminentemente política tuvo altibajos en su producción legislativa. Pese a ello, varios integrantes de ambas cámaras sobresalieron notablemente por su trabajo, empeño y dedicación.

Es el caso de estas dos mujeres que estuvieron a tono en un año en el que por primera vez una mujer en la Argentina fue elegida presidenta por el voto popular, como así también otra mujer resultó gobernadora de un distrito en nuestro país.

Ambas dialogaron así con Parlamentario.

– ¿Cómo recibieron la noticia de ser nominadas nuevamente con el Premio Parlamentario?

– Sonia Escudero – Con mucha sorpresa, realmente. No lo esperaba, coincide con un año que ha sido duro para mí, el año electoral que renové la banca, por lo tanto el 2007 fue de mucho esfuerzo. Tener presencia en el Congreso y en la provincia, hacer campaña electoral y solucionar los problemas de la gente… este premio es un buen corolario especialmente para todo mi equipo que me ha acompañado durante estos seis años.

– Graciela Camaño – Es muy gratificante tener un reconocimiento cuando uno tiene dedicación y un afecto especial por la vida parlamentaria, y máxime tratándose de un reconocimiento que hace Semanario Parlamentario, con quienes trabajamos y convivimos en esta casa.
Agradeciéndoles a ustedes que tienen la iniciativa de sostener una revista y de estar monitoreándonos constantemente, y en ese sentido inducir a nuestros pares y a los periodistas parlamentarios a destacar nuestros logros.

– Cristina Kirchner asumió como presidenta, tres mujeres integran su Gabinete como ministras, en Tierra del Fuego una mujer estará a cargo de la gobernación y ahora dos fueron elegidas como las legisladoras más laboriosas… ¿Este es el año de la mujer?

GC- En realidad no es el año, algunas de nosotras que nos dedicamos al género en el siglo pasado ya advertíamos que venía una ola importante que tenía que ver con la llegada al poder de las mujeres. Esto es todo un proceso que no empezó con una elección o con una ley de cupos, comenzó cuando a fines del siglo XIX la mujer sale a trabajar. Además del aporte que hace con el trabajo en su casa, hacía un aporte que se puede medir en dinero por el fruto de su trabajo. La mujer comenzaba a querer tener influencia, en nuestro país, que tiene un fuertísimo antecedente de la mujer comprometida con la sociedad y que tiene un momento histórico muy importante con Eva, se cristalizó con el acceso de Cristina Kirchner a la Presidencia de la Nación.

– ¿Y esto qué significa para usted?

GC- Para mí fue muy emocionante ver la banda y el bastón presidencial de mando en manos de una mujer, esto fue el broche de oro.

SE- Creo que los pasos que dio la Argentina en materia de igualdad de género, primero con la ratificación de la convención contra toda forma de discriminación, segundo con la ley de cuotas, ha permitido visualizar el trabajo de las mujeres en la política y eso ha ido generando un cambio cultural que significa que la ciudadanía hoy confía sus destinos a una mujer, lo curioso de este año fue que la candidatura presidencial fue una disputa entre dos mujeres. Porque uno puede sostener que Cristina tenía alguna ventaja con el apoyo de su esposo, con una muy buena gestión, pero que el puesto número dos haya estado en otra mujer también demuestra un cambio cultural muy fuerte en la Argentina y demuestra también la visibilidad que tienen las mujeres en el Congreso, porque tanto Cristina Fernández de Kirchner como Elisa Carrió salieron de la experiencia parlamentaria.

– En su mensaje a la Asamblea Legislativa Cristina subrayó que va a profundizar el rol del Parlamento, algo que con Néstor Kirchner no se dio -desde la oposición señalan que el Congreso es una escribanía-. ¿Creen que esto cambiará?

SE- Tengo esperanza de que en la nueva etapa de la Argentina y, tal como ella se comprometió, se fortalezcan las instituciones. Creo que una de las asignaturas pendientes es fortalecer el Congreso y uno de los roles del Parlamento en lo que no se ha destacado en los últimos años es en el papel de control. El fortalecimiento de los tres poderes del Estado es importante porque hoy seguimos teniendo un sistema presidencialista muy fuerte y las sociedades avanzadas son aquellas donde hay Parlamentos fuertes.

GC- Yo creo que es posible que esto cambie porque no se trata sólo de un discurso, y creo que es posible por provenir Cristina de donde proviene, ella estuvo acá en el Congreso e hizo visible su carrera política en el Parlamento y tiene idea acabada de qué se trata y de la necesidad de ponerlo en valor. Pero también tenemos que advertir respecto del mejoramiento de las instituciones que somos una democracia muy reciente. Confío plenamente que más allá de quién presida la República, las instituciones en la Argentina se van a ir fortaleciendo. Pero apostemos también a los legisladores, porque no todo tiene que ver con lo que haga el Ejecutivo. Es importante que los legisladores estén atentos y estudiando los temas.

– El oficialismo tendrá mayoría en ambas cámaras, lo que le allana el camino para aprobar todas las leyes que se proponga. Por otra parte, Cristina manifestó en su mensaje que debatirá y escuchará propuestas alternativas… ¿Se la escuchará a la oposición?

SE- Creo que la convocatoria al pacto social significa también una convocatoria a la oposición y me gustó también que la extienda a toda la sociedad, no solamente a los políticos. Cristina expresa al final de su mensaje que pide a Dios que la ayude a escuchar. Me parece que ésa es la etapa que viene, la etapa de la construcción y de las políticas de Estado de la Argentina que queremos. Esperemos en este contexto oír la voz de la oposición.

GC- Con respecto al rol de la oposición en el Parlamento quiero señalar lo siguiente, a nosotros nos tocó estar en la oposición, de hecho fue en la época de la Alianza. Yo pertenezco en Diputados a un bloque que conformamos por fuera del bloque del oficialismo y sin embargo hemos podido estudiar los temas que se tratan en el recinto y colocarle la impronta a algunos proyectos. De manera que ser oposición no significa sentarse en la banca pensando que uno está en absoluta minoría y pensando en el resultado de la votación, también es necesario que la oposición tenga una estrategia que le dé condimento al recinto. Más allá de la votación, el Parlamento es la institución jurídica por excelencia.

Yo advierto una suerte de resignación por parte de la oposición, por lo tanto es una excusa el tema de la escribanía. Sinceramente manifiesto con mucho énfasis la necesidad de darle calidad al Parlamento, necesitamos legisladores preocupados y estudiando los temas y manifestándose adecuadamente.

SE- Quiero agregar que no es cierto que el Congreso no haya tenido protagonismo, por ejemplo este año se generó un debate muy interesante por la ley de Bosques propuesta por legisladores. Aquí aparecieron las provincias con sus necesidades y con sus intereses y fue un debate muy rico y en esta ley no estuvo el dedo del oficialismo.

– ¿Cuáles son, a su criterio, los principales temas que se aprobaron y que quedaron pendientes?

SE- Hablaría de transparencia, hablaría de inclusión, de seguridad y hablaría de equidad.

En los temas de transparencia hemos avanzado contra la corrupción pero tenemos muchos temas pendientes como la ley de acceso a la información; las modificaciones a la ley de Inteligencia por el manejo de los gastos reservados, hay un compromiso del Presidente en la causa AMIA de hacer algunos ajustes a la ley de inteligencia, el tema de tipificación del delito del lavado de dinero como delito autónomo. En materia de equidad la Coparticipación

Es un tema ineludible, no lo escuché en el mensaje de la Presidenta, pero me parece que nosotros queremos hablar de exclusión social y de tener un país más equilibrado ése es un tema que hay que abordar. Si hablamos de educación hay que ver qué se está invirtiendo en cada provincia y las diferencias son abismales, cuánto se puede invertir en educación pública en provincias como la mía, Salta, y cuánto se está invirtiendo en la ciudad más rica del país, Buenos Aires, esas son las inequidades que tenemos que abordar.

Creo que dimos un paso importante en el Congreso con esta iniciativa del Ejecutivo de devolver el derecho de los ciudadanos de decidir en qué sistema jubilatorio quieren estar, pero tenemos la asignatura pendiente de la movilidad previsional.

Finalmente en materia de equidad me parece que la ley de equidad de género es otra deuda.

GC- Me parece que Sonia hizo una síntesis espectacular de lo que nos está faltando, algunas de estas cosas que para que dejen de ser parte del discurso de los legisladores tienen que ser parte de la agenda de los gobernadores, creo que de la Coparticipación nosotros podemos decir desde el Congreso que es necesaria y ponerle el ingrediente político para darle un poco de luz y ponerlo sobre el tapete al tema. Pero si no hay una decisión política de los gobernadores para empezar a transitar el acuerdo necesario que establece la Constitución difícilmente se pueda tratar y va seguir siendo parte del discurso político de los legisladores y de la oposición.

– ¿Cuáles serían algunos de sus proyectos que se aprobaron este año?

GC- Voy a ser muy mezquina, estoy muy contenta porque se le dio sanción a una ley con la cual se regularizaron las tierras de la Universidad de San Martín y que con su aprobación se da solución a un núcleo académico tan importante para mi distrito que ha crecido enormemente.

Otra ley que vino del Senado con la Universidad de Tres de Febrero me pareció importante a pesar de que no es un proyecto de mi autoría.

Algo que me queda pendiente y está en el Senado, y que no son los temas de Sonia, es el proyecto de ley de la responsabilidad de los medicamentos. Un proyecto muy completo que tiene sanción de diputados y que lo trabajé con asistencia del gremio de los visitadores médicos, en donde ponemos un viso de seriedad en todo lo que significa la promoción de los medicamentos, que es todo un tema nacional.

– ¿Cómo se trabajó este año en la Cámara de Diputados?

GC- Es interesante ver la producción legislativa que tuvimos en la Cámara de Diputados, hemos enviado a la Cámara de Senadores una cantidad importante de proyectos que vienen a resolver muchos problemas que tiene la sociedad. El último que enviamos fue el de violencia laboral, una norma completa en torno de esta materia. Son temas pendientes que tenemos con la sociedad y que a veces no están en los grandes títulos de los diarios. Yo me especializo en temas vinculados con el mundo laboral y sería muy importante culminar el año con los senadores tratando este proyecto. A nosotros en Diputados nos vino con media sanción el tema del acoso sexual pero lo quisimos enmarcar en algo mucho más importante, en el mundo del trabajo.

Estoy muy conforme con el balance legislativo de la Cámara de Diputados en general y con mi trabajo en particular.

– Ustedes son justicialistas pero no pertenecen al FpV. ¿Son o no son oficialistas?

GC- Hay que distinguir lo que significa un partido político, como el Partido Justicialista, que tiene mucha historia, y lo que significa un frente electoral; y por ahora el FpV es un frente electoral. Yo soy miembro del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires pero en estos dos últimos períodos electorales ingresé a esta Cámara por el Frente Justicialista para la Victoria y en este momento habilitado por el Congreso de nuestro Partido de la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria.

En nuestro caso particular, de la Provincia, teníamos una situación singular, en octubre del 2005 competimos con la lista de Cristina Kirchner, y en algún momento nos planteamos dónde teníamos que estar y decidimos conformar un bloque propio. Un bloque que, lo señalamos reiteradamente, iba a acompañar al Gobierno nacional en aquellas cosas con que estuviéramos de acuerdo, que de última es lo que también se hace dentro del bloque oficialista. En esta instancia el Peronismo Federal decidió participar dentro del Bloque del Frente para la Victoria que preside Agustín Rossi.

SE- Yo soy afiliada al Partido Justicialista y he sido elegida ahora por el PJ como así también en la elección del 2001. En Salta formamos un Frente que se llama FREJUVI y en esta oportunidad el Partido Justicialista a nivel nacional hizo un acuerdo con el Partido de la Victoria y nosotros apoyamos este acuerdo a nivel provincial, por lo tanto llevamos la candidatura de Cristina Kirchner en nuestra boleta. Esa es la razón por la cual la fórmula presidencial en la provincia de Salta obtuvo el 76% de los votos emitidos.

Eso lo hicimos con la convicción de que era la alternativa y estamos convencidos de que era lo mejor para la Argentina.

Yo he pertenecido siempre al bloque mayoritario pero con mis diferencias, la primera diferencia fueron las reglas de juego. Era un bloque donde se informaba qué es lo que había que votar y esas reglas no las acepté jamás.

Es decir tiene que haber debate, si no hay debate lo damos en el recinto y tendrán que sorprenderse con la posición que no quisieron escuchar dentro del bloque, creo que esa primera regla la logramos modificar. Hoy tenemos un bloque que debate y acepta que en determinados temas, cuando se tocan convicciones personales o intereses de las provincias hay disidencias que hay que respetar.

Lost Password