Amigo de lo ajeno

Cuentan testigos que cuando la secretaria de una de las autoridades de la Cámara baja empezó a pedir ayuda, ya que su tarjeta de crédito se había quedado trabada en…

Cuentan testigos que cuando la secretaria de una de las autoridades de la Cámara baja empezó a pedir ayuda, ya que su tarjeta de crédito se había quedado trabada en el cajero automático del quinto piso del edificio Anexo, rápidamente llegó un policía y mientras la afectada se dirigía a formular la denuncia para intentar recuperarla, increíblemente el uniformado se quedó operando con la tarjeta… dejando el saldo en cero.

Cuando le mostraron al poliladri las imágenes tomadas por la cámara de seguridad en la Comisaría del Congreso, aseguran que se largó a llorar, pidiendo perdón. Demasiado tarde para lágrimas: fue sancionado por sus jefes, quienes decidieron trasladarlo a una dependencia de Puerto Madero.

Una salida que no conformó a la damnificada y a los empleados, dado que piden que le den de baja. No es para menos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password