Ambas cámaras expresaron su repudio hacia EE.UU.

Diputados primero y la Cámara alta poco después, aprobaron declaraciones contrarias al país del Norte con relación al escándalo desatado por las repercusiones de la valija venezolana y la investigación posterior desarrollada por la justicia norteamericana. En el Senado naufragó un intento de interpelar al jefe de Gabinete.

El Congreso fue finalmente caja de resonancia del escándalo del “valijagate”. Y luego de que se rumoreara fuertemente que al menos la Cámara baja no sesionaría para evitar la andanada de críticas contra el oficialismo sobre el tema, finalmente el oficialismo propuso un voto que terminó aprobándose.

El oficialismo de ambas cámaras logró aprobar así declaraciones de repudio al “agravio a la Nación Argentina” y a su presidenta Cristina Fernández de Kirchner provocado por el gobierno de norteamericano.

Los legisladores sostienen que “en vez de hacer lugar al proceso de extradición de Guido Antonini Wilson solicitado por la justicia argentina”, Estados Unidos “alentó una nefasta operación de inteligencia que tiene como consecuencia directa el menoscabo de la institución presidencial de nuestra Nación”.

La iniciativa de repudio que presentó el oficialismo en Diputados se aprobó por 128 votos a favor y 64 negativos.

El tema fue habilitado desde el mismo oficialismo que presentó un proyecto de resolución donde se “declara su más absoluto repudio al agravio provocado a la Nación Argentina y su presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el gobierno de los Estados Unidos quién, en vez de hacer lugar al proceso de extradición de Guido Antonini Wilson solicitado por la Justicia Argentina, alentó una nefasta operación de intelignecia que tiene como consecuencia directa el menoscabo de la institución presidencial de nuestra Nación”.

Este proyecto del kirchnerismo en la Cámara baja, fue firmado por el jefe de bloque del FpV Agustín Rossi, Patricia Vaca Narvaja, Patricia Fadel y el presidente del Cuerpo Eduardo Fellner.

“Esta honorable Cámara quiere adherir al sentimiento de todos”, alega la iniciativa.

La kirchnerista Patricia Vaca Narvaja, sostuvo que “resulta imprescindible que Estados Unidos cumpla y nos dé la extradición de este delincuente prófugo con pedido de captura”.

Tras ella, el titular del bloque oficialista, Agustín Rossi, rechazó los planteos de la oposición de convocar a ministros y sostuvo que “los organismos de control funcionaron perfectamente y la justicia argentina actuó como tenía que actuar” en torno al caso.

Según Rossi, “nos tendieron una trampa”, y en ese marco sostuvo que “lo más probable es que Wilson no venga a la Argentina”, dijo Rossi, quien añadió que se trata de un expediente armado por el FBI para “deteriorar y menoscabar la situación de Venezuela y que las balas repiqueteen en la Argentina. No tenemos que traer a ningún ministro para que informe lo que es obvio”.

Por su lado, el oficialista José María Díaz Bancalari dijo, en su regreso al recinto tras reasumir en su banca que el Gobierno “no tiene nada que ocultar” porque “es el que ha dado claras demostraciones en el interior y ante el mundo que somos capaces de construir un proyecto propio”.

También hizo escuchar su voz el ex gobernador Felipe Solá, quien expresó que la actitud de los Estados Unidos “ofende al Estado argentino”. En igual sentido el diputado kirchnerista Miguel Bonasso, acusó de “atropellador de los derechos humanos” al gobierno de George W. Bush y calificó de “deleznable que algunos miembros de la oposición vayan a buscar información” a ese país, en alusión a la diputada de la Coalición Cívica Patricia Bullrich, quien también se encontraba presente en el recinto.

Por su lado, los bloques de la oposición, que habían amenazado con realizar este jueves una sesión especial si el oficialismo no daba debate sobre el tema, cuestionaron en el recinto la postura del gobierno nacional y pidieron la presencia de funcionarios para que expliquen las acciones que adoptarán frente a la cuestión.

El jefe de la Coalición Cívica, Adrián Pérez, rechazó el proyecto de resolución, mientras que los integrantes del ARI autónomo se abstuvieron, en lo que constituyó la primera votación que diferenció a los bloques en los que quedó dividido hace pocas semanas el movimiento que lidera Elisa Carrió.

También se escucharon expresiones de repudio en el Senado, donde se cuestionó “el agravio provocado a la Nación Argentina y a su presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, por el gobierno de Estados Unidos”, a través de un proyecto de resolución que fue apoyado por el oficialismo y rechazado por la oposición.

El proyecto aprobado pide “hacer lugar al proceso de extradición” del ciudadano venezolano-estadounidense Guido Antonini Wilson que intentó ingresar una valija con 800 mil dólares a la Argentina y por el cual se abrió una investigación por “lavado de dinero”.

La iniciativa oficialista finalmente aprobada expresa que la administración norteamericana “alentó una nefasta operación de inteligencia que tiene como consecuencia directa el menoscabo de la institución presidencial de nuestra Nación”.

Se rechazó a su vez un proyecto del radicalismo al que adhirieron todos los bloques de la oposición, para citar al jefe de Gabinete de Ministros, Alberto Fernández, para que concurra al Senado “con el fin de que informe pormenorizadamente sobre las acciones llevadas a cabo por el gobierno nacional para esclarecer el caso”.

Los expedientes fueron votados por separado, pero la discusión se dio en conjunto. Durante la misma, el titular del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, hizo saber su “percepción” de que se trató de “una operación política que seguramente no tenía como destinatario el gobierno argentino”, y sostuvo que “el conflicto está concentrado con la República bolivariana de Venezuela”.

Pichetto acusó a los bloques de la oposición de utilizar el “oportunismo político para debilitar el recientemente asumido gobierno de la presidenta” Fernández de Kirchner, y agregó que “una denuncia de este tipo está hecha para debilitar y para que quede como sombra permanente”.

Ex miembro de la Cancillería, el kirchnerismo Marcelo Fuentes señaló a los Estados Unidos como “una potencia hegemónica que quiere un acceso fácil y rápido a nuestras reservas energéticas estratégicas”; y defendió las relaciones entre la Argentina y Venezuela, argumentando que “no hay proceso de integración válido sin la incorporación de Venezuela al Mercosur”.

Desde la oposición, el radical jujeño Gerardo Morales dijo que la presencia de Alberto Fernández en el Senado es para “pedirle explicaciones sobre situaciones que no están claras”, y acusó al gobierno nacional de hacer “todo para que el tema no se esclarezca y no encontremos la verdad”.

Eso sí, Morales dijo que no descartaba que el incidente con la valija de Antonini “pueda ser una operación del FBI o de algunos sectores del gobierno de Estados Unidos para provocar una fractura con Venezuela”, al tiempo que consideró que la Argentina “no debe dejarse presionar para ir todos como corderitos al ALCA”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password