“Es necesario fortalecer la unidad latinoamericana”

El flamante presidente del Parlasur, José Pampuro, dialogó con Parlamentario sobre esas funciones.

Por Agustín Alvarez Parisi

Nunca se habrá imaginado este médico cirujano que a esta altura de su vida esté ocupando un cargo político internacional, más allá de su larga militancia en el peronismo bonaerense. Con la asunción como presidente del estratégico organismo regional será uno de los mayores desafíos políticos que enfrenta a lo largo de su carrera. En diálogo con Parlamentario, José Pampuro da a conocer su visión sobre los problemas que lo ocupan y fundamentalmente las tareas a encarar. También se refirió a la gestión presidencial y al futuro político de Néstor Kirchner y su perspectiva de la nueva etapa institucional que acaba de iniciarse. Los tramos más salientes del reportaje, tras ser ungido titular del Mercosur son los siguientes.

– ¿Cuáles son sus expectativas en respecto a la misión que cumplirá en el Mercosur?

– Las expectativas son de fortificar ese ámbito. Es un gran desafío porque en lo inmediato será un importante instrumento para la política latinoamericana. Paraguay ya está eligiendo en forma directa los 18 representantes que tendrá ese país en el cuerpo. Argentina, en tanto, estaría en 2011 en condiciones de implementar ese mismo mecanismo.

Estamos consolidando la organización, para que tenga mas presencia. Es necesario fortalece la unidad latinoamericana. Es uno de los objetivos principales que nos hemos trazado. Estaré por un período de seis meses al frente del Mercosur, para ese lapso planificamos trabajar sobre dos temas centrales: el educativo, mediante el cual se impulsará la integración regional de proyectos y programas para ir unificando los criterios de formación entre los países integrados en lo que hace a la educación.

En tanto, el segundo eje será la discriminación. Es un tema que tiene que ver con los fenómenos migratorios internos, entre país y país, tratando de facilitar el tránsito de las personas dentro de las fronteras que componen el foro latinoamericano, es decir, documentación, egreso e ingreso, facilitar el entendimiento y la aproximación, ya que a partir de la Constitución del Mercosur hay una nueva realidad, de hecho hay una realidad con fronteras virtuales entre los países que lo integran. Intentaremos implementar una aproximación al modelo europeo.

Con este mismo criterio, vamos a estar seis representantes argentinos en una delegación que presido en el mes de febrero juntamente con el presidente y parte de los integrantes del Parlamento Europeo que nos invitaron a participar; el encuentro se realizará en Bruselas y me acompañarán los senadores Guillermo Jenefes, Adolfo Rodríguez Saá y Alberto Rossi así como también igual cantidad de diputados…

– En esa reunión también participarán representantes de los demás países que lo conforman…

– Exactamente, concurren delegaciones del Brasil, Paraguay y Uruguay, como está establecido desde su inicio. Es decir los países del bloque del sur que conforman este organismo supranacional.

La integración de Venezuela

– ¿En qué punto se encuentran las negociaciones con Venezuela respecto de su integración al Mercosur?

– Continuamos intensificando las tratativas; aún no es miembro activo. Vamos camino a concretar la integración venezolana. Restan complementar todavía varias instancias, pero se ha avanzado mucho; creo que a partir de este año, probablemente durante el mandato de quien me suceda a mí al frente del organismo, que será un representante del Parlamento brasileño, podamos definir durante el 2008 la definitiva integración de Venezuela como miembro pleno.

– ¿La incorporación de Venezuela significa equilibrar fuerzas con Brasil?

– Será un miembro más. Evidentemente Brasil por su estructura política, demográfica y económica a nadie escapa que tiende a ser dominante, de manera muy significativa. Si se calcula que por lo menos en un inicio todos los países integrantes del Mercosur tendremos la misma cantidad de miembros, después se deberá trabajar sobre el sistema de proporcionalidad, es decir que cada país tendrá el número de legisladores de acuerdo con la cantidad de población que representan, evidentemente, el ingreso de Venezuela es importante para contrabalancear un número muy importante o mayor de legisladores que tendrá Brasil. Aunque el criterio argentino es fijar un piso en el número de representantes parlamentarios de cada país integrante y luego instalar el sistema de proporcionalidad, de no ser así Brasil dominaría absolutamente, en virtud de sus 180 millones de habitantes.

Las pasteras

– El Parlamento del Mercosur no ha acercado hasta ahora soluciones a las controversias entre sus países miembro, entre ellas el tema concerniente a las pasteras.

– Es un tema bilateral. Y sobre la problemática que ocurra entre ambas naciones -Argentina y Uruguay- los Parlamentarios en conjunto hemos decidido no avanzar sobre la misma. Ello se decidió desde el marco del Parlamento. Se ha concluido en dejar que los Estados lo resuelvan. Lógicamente que acá tenemos una posición, tanto Argentina como Uruguay. Los demás países han trabajado en la intención de que a través del diálogo y los medios políticos posibles llegue a un feliz término en torno a la controversia. Mientras tanto, el conflicto con Uruguay respecto de la pastera instalada enfrente de Gualeguaychú es un resorte de la Cancillería, nosotros nos atenemos a esas negociaciones y Uruguay así también lo entiende, en función de no empantanar la creación de esta organización que es tan importante por un conflicto que implica a dos miembros nada más y no a cuatro o cinco que son los que conforman el bloque.

Banco para el progreso

– Uno de los últimos actos de Gobierno del presidente Néstor Kirchner fue refrendar la constitución del Banco del Sur, ¿qué opinión le merece este acontecimiento?

– Es un hecho trascendental, creo que es un instrumento importantísimo que nos va a dar posibilidad desde una primera etapa poder contar con 7.000 millones de dólares, que permitirá a los países de la región acceder a un financiamiento mucho más factible, y que, seguramente, en la medida de los negocios que vaya estableciendo crecerá, y que en lugar de ir a buscar recursos en otros ámbitos internacionales podamos contar con un banco de ayuda y fomento que sirva para toda la región.

– ¿Servirá para que los países de la región se independicen de las grandes potencias?

– Así será seguramente, se buscará una consolidación no ya solamente política, sino también económica que permita lo que conocemos como independencia económica, y tender en el futuro a consensuar una unidad monetaria como ocurre en Europa, que pueda ser útil a toda la región.

– ¿Cuál es su balance del período legislativo que finaliza?

– Ha sido muy positivo. Este 2007 aún más que el 2006. Se han originado y tratado muchos proyectos importantes. Realmente tuvimos un año excepcional. Un año muy político, si bien en tiempos electorales los parlamentos disminuyen su producción, ya que los legisladores tenemos también un rol político que cumplir pero a pesar de eso se ha mantenido la actividad y un flujo importante de sesiones y proyectos aprobados son muestra de ello. Se abordó una temática variada, en el ámbito económico, de la Justicia, también en Ecología, leyes que llevaron mucho trabajo y consenso con las provincias. Se avanzó mucho, por ello tengo expectativas que en el 2008 sigamos con este crecimiento productivo en términos legislativos, y aún mejor, porque no será un período electoral y el Congreso estará dedicado exclusivamente a su funciones parlamentarias.

– La oposición afirmó en reiteradas oportunidades que el Congreso se había convertido en una escribanía del Ejecutivo, en tanto la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sostuvo en su asunción que el Parlamento tendrá un rol protagónico…

– Soy un hombre que proviene de la política y creo que el Congreso es el ámbito natural de participación y diálogo político; hay un proceso interior en los partidos tradicionales que presenta una situación cambiante de manera continua, aún en el peronismo, al que yo he adherido toda mi vida, siento que va hacia un camino de cambio y ni hablar del radicalismo. Han aparecido fuerzas nuevas que tienen representación legislativa importante como el ARI, la Concertación Cívica o el mismo PRO, creo que estamos viviendo un proceso que desde los partidos es difícil abarcar su representatividad, pero desde el Senado y desde la Cámara baja es más fácil porque allí, con la representación que cada uno tiene, se puede amalgamar el espíritu al que hizo mención la Presidenta de que el Parlamento sea el ámbito donde se gesten acuerdos y se realicen los grandes debates. Porque si yo quisiera hacerlo entre partidos, ¿a quién convoco del radicalismo? o del mismo ARI, que tiene dos fracciones o de los partidos del interbloque que no sabemos cómo se van a organizar, incluso del peronismo que no se sabe quiénes pueden ser los convocantes. Por ello que la representación más plural está dada en el marco de los cuerpos legislativos, allí se irán delineando las conducciones, a medida que este proceso avance irán apareciendo los jefes, ese punto es más para que quienes conduzcan puedan llegar a un acercamiento.

– El Senado acaba de renovarse en un tercio y Julio Cobos asumió como presidente del Senado, ¿cómo vislumbra el funcionamiento del cuerpo?

– Es muy interesante; el oficialismo, para ponerlo en términos globales, tiene una especie de gran mayoría, nuestro espacio está compuesto por 42 miembros y creo que podríamos llegar a 44 integrantes. En cuanto al titular del cuerpo, Julio Cobos, es un hombre que proviene del radicalismo y que adhirió al proyecto del Presidente y hoy conduce los destinos del Senado, allí debemos hablar de la pluralidad y de la discusión que se dará, así que diviso una gran participación, debate y diálogo. Porque tampoco todo es lineal, ni aún en el bloque nuestro, somos un bloque grande y en reiteradas oportunidades tuvimos posiciones bastante encontradas para tomar una decisión final.

– ¿Considera que Cobos continuará con la línea de gestión de Daniel Scioli?

– Sí, es un hombre que está muy comprometido con el proyecto de la Presidenta, va a trabajar en esa dirección, tendrá una enorme responsabilidad, creo que Cristina Kirchner va a ejercer -como lo manifestó- una muy nutrida agenda internacional, por lo tanto lo obligará a estar muy atento a todos los temas, porque va a tener que conducir en su ausencia los destinos de la Presidencia, así que será un hombre importante, no sólo desde lo Legislativo, sino que tendrá que ejercer la actividad Ejecutiva, por lo que tendrá ámbitos importantes para desarrollar su gestión.

– ¿Usted que siempre actúo políticamente en la provincia de Buenos Aires y fue el gestor del triunfo del actual intendente de Lanús, cuáles son sus aspiraciones con vista al futuro?

– Quiero ayudar a la Presidenta a reordenar esta situación, que se desató en el 2001, en la que el peronismo no podía definir internamente de quiénes serían sus candidatos y tuvimos que hacer un Congreso en la ciudad de Lanús, donde se decidió abrir la posibilidad de que el justicialismo fuera con tres candidatos: Néstor Kirchner, Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Menem. Así se accedió al triunfo de Néstor (Kirchner). Ahora se repite y creo que se debe modificar. El último proceso electoral ha sido muy engorroso, las listas colectoras y un sinnúmero de listas que aparecieron con los mismos candidatos.

Esto se debe superar y cambiar, tenemos que modificarlo para las próximas elecciones, hay que hacer un gran trabajo sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde hay que unificar, depurar los padrones, volver al sistema de elecciones internas, definir candidatos únicos para las próximas elecciones y tratar de que el peronismo no se libanice y que aparezcan un montón de referentes.

– ¿Será Néstor Kirchner el jefe del peronismo?

– Nosotros aspiramos a que sí. Creo que es el jefe espiritual y el real del peronismo. Nadie pone en duda, menos en la provincia de Buenos Aires, que es él quien ejerce la conducción directa de los intendentes y de los referentes políticos. Pero es una decisión que deberá tomar él. Creo que le será muy difícil negarse a esta posibilidad. No hay otra figura referencial detrás de él.

– ¿Considera que él podrá ordenar el partido?

– Si él encarna este proceso sí, más allá de que luego se ponga al frente o no. Pero él debe determinar como conductor que es, en la práctica del peronismo, cómo lo ordenamos, si a través de una mesa de gobernadores, de representantes de cada sección con poder político real, y él en una conducción paralela abarcando otros sectores de la política nacional. Es un modelo que se está pensando o seguirá con la forma tradicional, poniéndose al frente del peronismo; esto se verá a partir de marzo cuando empecemos a charlar estos temas.

– ¿Qué espera de la presidenta Cristina Kirchner?

– Tengo muchas expectativas. La conozco por haber trabajado con ella en el Parlamento y porque conozco su forma de pensar. Es una mujer muy inteligente y capaz, con una profunda formación. Creo que era la instancia para el presente. Abre una nueva etapa definitivamente en la política argentina, a partir de ella y con ella aparecieron figuras de relevancia como Elisa Carrió, Mauricio Macri, Daniel Scioli y algunos gobernadores. Estamos ante un escenario bastante positivo. Me parece que van quedando atrás las figuras -que no son ni buenas ni malas- pero que fueron parte de los años 80 y 90 y que tiene el peronismo, el radicalismo y demás partidos. Está llegando toda una nueva generación de políticos que tienen un espacio muy importante en el nuevo ordenamiento.

– Moyano subrayó que si el Gobierno se enfrenta con los trabajadores la CGT se pondrá en la vereda de enfrente…

– Creo que el Gobierno va a estar siempre con los trabajadores. Hay que ver cómo califica a los trabajadores Hugo Moyano. Si la expresión es con los trabajadores, no dudo de que Cristina y el Gobierno estarán con los trabajadores; si los trabajadores son los dirigentes sindicales, es una cuestión de interpretación, de análisis, pero el Gobierno tanto de Néstor Kirchner como el de Cristina estará siempre con la clase trabajadora, porque si uno analiza los resultados de todo el país, muestran que allí estuvieron los votos de los peronistas, que son los de Cristina y seguirán estando allí, porque la gente lo siente así.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password