Un nuevo banco de desarrollo, pero diferente al anterior

Por Juan Carlos Tomasetti

Un repaso histórico y un balance costo-beneficio, del ex -Banco Nacional de Desarrollo
(ex – Banco Industrial de la R.A.) su organización, gestión y resultados, nos ayuda a recordar la experiencia que no deberíamos repetir en un nuevo sistema de créditos – blandos, para incentivar actividades productivas de bienes en las economías regionales y a PYMES.. Aquel fue creado en 1970 como entidad autarquica del Estado, (que en su liquidación se debio hacer cargo del significativo pasivo acumulado); sus recursos eran depósitos del publico, emisión de títulos, valores, uso del crédito, y aportes del tesoro; su finalidad, inversiones en obras de infraestructura, instalación y desarrollo de industrias de base; reconversión y rehabilitación de empresas de capital nacional; instalación, fomento, equipamiento y modernización de empresas industriales y mineras de capital nacional, y apoyar actividades de investigación científica y técnica en la industria y minería; Luego se modifica su carta orgánica especialmente en otorgar créditos a empresas extranjeras, obtener adelantos, redescuentos y tomar créditos externos, garantizar créditos globales a bancos provinciales, oficiales o mixtos, intervenir en negocios relativos al comercio exterior y operar en cambios, ser representante de otros bancos o entidades financieras, del país o del exterior, etc. En 1977, con el argumento de dar rigor técnico y preciso al texto, se modificó su Carta Orgánica; elimino a los directores regionales, asignó mas fondos del tesoro como recursos especiales para grandes proyectos de inversión, y el desarrollo de un mercado de capitales a mediano y largo plazo, apoyo al comercio exterior, celebrar operaciones con instituciones del exterior a fin de obtener financiamiento para los grandes proyectos de inversión, su capital se eleva al equivalente a 180 millones de dólares. (autor de la ley el-ex ministro Martines de Hoz) Esa gestión sumo fuerte al endeudamiento publico externo. En 1990 acorde a la política de promover una creciente participación del sistema bancario privado en operaciones de riesgo, es intervenido para asegurar el cobro de su cartera activa (Créditos irregulares), se cierran sucursales, disponibilidad de personal, se limita hacia mercado financiero mayorista, etc. En 1991/1993, un intento fallido de privatización. y se dispone la disolución y liquidación.. Reiterados planes de regularización y facilidades de pago para recuperar la cartera de créditos, cuyo volumen, estructura y garantías hicieron muy difícil su recuperación total.
Comunicación del BCRA (06/1997) sobre riesgo de incobrabilidad detalla la cartera sin corte de devengamiento de $ 6.912.169.848.- (pesos –dólares)
SECTOR PRIVADO clientes monto
– en gestión judicial 768 $ 2.118.688.543.-
– en quiebra 290 $ 4.443.852.693.
-normal-con arreglos y con
atraso
465 $ 280.470.481.-
SECTOR PÚBLICO
(entes/organismos) 18 $ 69.158.131.-

Con facilidades y renegociaciones, se estimaba la cartera recuperable en aproximadamente $ 969.739.743.-( pesos-dólares)
El patrimonio de liquidación ( 1992) registraba un pasivo de $ 1.657.959.268.- integrado entre otras obligaciones por deudas con el B.C.R.A., Banco Nación, prestamos externos, otros.

Nuestra reflexion es, si bien hubo efectos positivos en sectores y regiones puntuales de la economía, el balance final de la baja recuperación de su pasivo y el elevado costo fiscal del emprendimiento, fundamentalmente por gestiones de gobiernos de facto, hacen una buena síntesis en la afirmación que alguna vez se formulara sobre su accionar – el ex – banade ayudo a que hubiera empresarios ricos con empresas pobres.

Lic. Juan Carlos Tomasetti-Asesor

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password