Presión K con la TV digital

La elección del sistema de televisión digital se suma a la nueva ley de Radiodifusión, como una forma de presión para los distintos intereses de los empresarios de los medios de comunicación.

Por Julio El Alí

En tiempos en los que el Gobierno de los Kirchner parece tener los primeros cimbronazos políticos, los ajustes legales parecen ser una oportuna herramienta para condicionar a sectores empresariales que manejan los medios masivos de comunicación.
La primera conclusión, al observar una fuerte intención política desde la Casa Rosada para sancionar una nueva ley de Radiodifusión, es una jugada del Gobierno contra el Grupo Clarín y el presunto enfrentamiento entre ambos.

Sin embargo, hay dos hechos que despiertan sospechas y apuntan al mismo “enemigo” del Gobierno, que apoyó los pedidos del multimedio, principal proveedor de la señal de televisión por cable.

Antes de alejarse de la presidencia, Néstor Kirchner permitió que Cablevisión se fusionara con Multicanal, convirtiéndose en un monopolio, ya que controla casi el 75% del mercado. Para algún distraído, cabe recordar que Multicanal pertenece al Grupo Clarín.

Pero en tiempos de Cristina la relación se rompió y comenzaron los ataques políticos utilizando proyectos de ley que necesitan ser aprobados por el Congreso nacional, pero se tiñen de los vericuetos del poder. Muchos pusieron sus ojos en el impulso que tomó la intención de modificar la norma sancionada por la última dictadura militar -Ley 22.285-, pero existe una carta más en manos del oficialismo de la que no se ha hablado, y muchos no quieren tratar. Esta sería el arma que lleve al acuerdo entre ambas partes: la televisión digital.

TVD

El sistema de la televisión del futuro pone en el tapete una nueva discusión técnica que no es entre ingenieros, sino entre políticos y empresarios que tienen distintos intereses económicos y de poder. Con una sonrisa irónica, un diputado kirchnerista -influyente en la actividad legislativa- respondió a Parlamentario que la ley de TV Digital podría ser aprobada luego de la de Radiodifusión y que el sistema no sería justamente el que pretende Clarín. Cuentan que fue la Embajada de Estados Unidos la que intercedió para que Argentina no tome la misma decisión de Brasil, que adoptó el sistema japonés. Resulta que el Grupo Clarín ya está trabajando con el sistema norteamericano.

Es sabido que los tiempos parlamentarios son muy diferentes a los avances tecnológicos, pero el debate por la adopción de un sistema de televisión digital proviene de la década del 90.

En 1998 se adoptó, mediante la resolución SeCom N° 2357/98, durante la gestión del entonces secretario de Comunicaciones Germán Kammerath, en pleno gobierno de Carlos Menem, la norma de TV Digital de origen norteamericano ATSC para el sistema de TV Digital terrestre de la Argentina. Dicha resolución fue declarada “nula” -de modo verbal- por otro secretario de Comunicaciones, Henoch Aguiar, el 4 de mayo de 2000, durante la gestión de Fernando de la Rúa.

El controvertido tema -que fuera llamado a fines de los 90 como “La Guerra de la TV Digital”, aunque estuvo polarizado por los rivales ATSC vs. DVB-, hoy suma en el mundo una opción oriental, la del ISDB.

Por su parte, Brasil adoptó la norma de origen japonés, adaptada al sistema brasileño, y pretende ahora venderse al resto de los países de la región como una norma cuasi propia del Estado presidido por Lula. Uruguay adoptó la norma europea, con lo que en el Mercosur coexistirán tres normas de TV Digital.

Por ahora, un tema que todos, kirchneristas y empresarios de multimedios, saben que está sin resolver, pero no quieren debatir. Seguirá siendo el arma oculta de presión K contra el Grupo Clarín, a menos que medie un entendimiento de esos a los que suelen llegar ambas partes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password