El escándalo del Botánico rebotó en la Legislatura

Diputados porteños denuncian la existencia de un cementerio clandestino.

Ante la polémica generada a partir de la denuncia de un programa de América TV respecto a irregularidades muy serias en el Jardín Botánico, el jefe de Gobierno decidió apartar al titular de ese predio.

Pero el tema también repercutió en la Legislatura porteña, donde los diputados Juan Cabandié y Carlos Pisoni radicaron una denuncia judicial para que se investigue si en el Jardín Botánico funcionaba un “cementerio clandestino” y si ese paseo público era facilitado para producciones cinematográficas a cambio de dinero.

La denuncia fue presentada ante el Juzgado de Instrucción 11 y se afirma en la misma que los delitos consignados “consistirían en la utilización de las instalaciones del Jardín con fines lucrativos por parte de su personal en provecho propio y sin que se cumplan disposiciones legales que regulan la gestión el espacio”.

Pisoni señaló que los hechos investigados apuntan al posible funcionamiento de un “cementerio clandestino” en el Jardín Botánico, situado en Santa Fe 3951, gerenciado por “una mafia que operaba dentro del predio”.

La acusación sostiene que en diferentes puntos del predio, sobre todo en sitios cercanos a arbustos o árboles, se permitiría que “se entierre y esparza restos humanos, cuyo origen se desconoce”.

Los denunciantes advierten que tomaron conocimiento de estas maniobras mediante declaraciones prestadas por dos ex empleados del Jardín Botánico, que aseguraron “ver restos óseos en diferentes épocas esparcidos en el predio, de los cuales sospechan que eran restos humanos”.

Juan Marcos Neyra, uno de los empleados que se quedó sin trabajo tras la difusión de los hechos, informó a la prensa que “las personas involucradas en esa situación conformaban dos grupos, que estarían integrados por agentes del Gobierno de la Ciudad”.

El otro empleado, Alberto Barrientos, con 37 años de servicio y también removido de su lugar hacia el Parque Roca, indicó que la aparición de restos óseos y cenizas data de “hace más de 15 años” y que una oportunidad observó en una zona del paseo “huesos de hasta 17 centímetros y dentaduras”.

Al llevar el tema a la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña, Cabandié y Pisoni, promovieron la denuncia penal ante un nuevo Juzgado y un pedido de informes al Ejecutivo de la Ciudad, que indaga acerca de los hechos denunciados.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password