Las empleadas domésticas tendrían por ley licencias por maternidad

Se estudia en la Cámara alta aprobar una norma para reglamentar derechos laborales para el personal doméstico. Tendrían licencias pagas por maternidad durante 45 días antes y hasta 45 días después del parto. Se modificaría un decreto que rige desde el Gobierno de facto del 56.

El general Pedro Eugenio Aramburu decretaba, el 20 de enero de 1956, el “Régimen Laboral para las Empleadas Domésticas”. Con la vuelta de la democracia se hicieron varios cambios para devolverles los derechos laborales e igualar los beneficios a los de cualquier trabajador.

El devenir histórico de la lucha social de las empleadas domésticas marca una tendencia a mejorar la situación laboral, pero “todavía falta mucho”. Así lo considera el senador jujeño Guillermo Jenefes, quien presentó un proyecto de ley para modificar el artículo 4 del Decreto ley 326/56.

Los cambios principales están basados en el reconocimiento de días de licencia por maternidad e incluir en la norma a las empleadas que prestan sus servicios sin quedarse en la casa del empleador.

Jenefes propone que “todas las personas empleadas en el servicio doméstico, gozarán de descanso semanal de veinticuatro horas corridas o en su defecto dos medios días por semana a partir de las quince horas fijado teniendo en consideración las necesidades del empleado y del empleador”.

También un período continuado de descanso anual, con pago de la retribución convenida de 10 días hábiles cuando la antigüedad al servicio del empleador fuera superior a un año y no exceda de cinco años; 15 días hábiles cuando la antigüedad fuera superior a cinco años y no exceda de diez; 20 días hábiles cuando la antigüedad fuera superior a diez años.

Durante el período de vacaciones, cuando hubieren sido convenidas las prestaciones de habitación y manutención a cargo del empleador, estas últimas podrán ser objeto de convenio entre las partes. No llegándose a acuerdo el empleador, a su opción, podrá sustituir las referidas prestaciones, o una de ellas, por su equivalente en dinero. El empleador tendrá el derecho de fijar la fecha de las vacaciones, debiendo dar aviso al empleado con veinte días de anticipación.

En otro aspecto, la iniciativa prevé que las empleadas domésticas gocen de licencia paga por enfermedad de hasta treinta días en el año, a contar de la fecha de su ingreso, debiendo el empleador velar porque el empleado reciba la atención médica necesaria, que estará a cargo de este último. Si la enfermedad fuere infecto contagiosa, el empleado deberá internarse en un servicio hospitalario;

En su artículo 4, Jenefes incluye la licencia por maternidad, durante los cuarenta y cinco días anteriores al parto y hasta cuarenta y cinco días después del mismo. Sin embargo, la interesada podrá optar por que se le reduzca la licencia anterior al parto, que en tal caso no podrá ser inferior a treinta días; el resto del período total de licencia se acumulará al período de descanso posterior al parto. En caso de nacimiento pre término se acumulará al descanso posterior todo el lapso de licencia que no se hubiere gozado antes del parto, de modo de completar los noventa días.

Según el proyecto, la trabajadora deberá comunicar fehacientemente su embarazo al empleador, con presentación de certificado médico en el que conste la fecha presunta del parto, o requerir su comprobación por el empleador. La trabajadora conservará su empleo durante los períodos indicados, y gozará de las asignaciones que le confieren los sistemas de seguridad social, que garantizarán a la misma la percepción de una suma igual a la retribución que corresponda al período de licencia legal, todo de conformidad con las exigencias y demás requisitos que prevean las reglamentaciones respectivas.

Con respecto a la práctica religiosa, la iniciativa fija una hora semanal para asistir a los servicios de su culto.

Cuando se trate de personal sin retiro, gozará de reposo diario nocturno de 9 horas consecutivas como mínimo, el que sólo podrá ser interrumpido por causas graves o urgentes. Además, gozarán de un descanso diario de 3 horas entre sus tareas matutinas y vespertinas, les será provista por el empleador una habitación amueblada e higiénica, así como también alimentación sana y suficiente.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password