Los personajes legislativos de 2008

Como todos los años, Parlamentario elaboró el listado de los hombres y mujeres que más se destacaron a lo largo de 2008 por diversos factores en el Congreso de la Nación.

Con el final del año, casi todos los medios nacionales elaboraron el listado de los personajes más destacados de 2008. Tuvieron en cuenta no sólo la política, sino también el espectáculo, el deporte, y el ámbito internacional. Y curiosamente hubo coincidencia prácticamente general en que el hecho más destacado de todos tuvo lugar en el Parlamento, nada menos, y su protagonista fue obviamente uno de sus habitantes, en este caso el presidente del Senado, con su histórico voto “no positivo”.

Parlamentario resumió el listado de los personajes más destacados del año al ámbito legislativo, y obviamente entonces figura allí el vicepresidente de la Nación. Pero fue más allá, al reunir treinta y cinco nombres, correspondientes muchos de ellos a quienes participaron de esa gran puja que se dio en torno a la batalla entre el Gobierno y el campo. Porque para que se llegara a ese histórico momento registrado a las 4.20 de la madrugada del 17 de julio, hubo un sinnúmero de hechos previos y otros actores que tuvieron especial protagonismo.

Esos nombres y muchos más, y las razones por las que accedieron a este sitial destacado, los encontrará en esta nota.

Julio Cobos. “Que la historia me juzgue; pido perdón si me equivoco: mi voto no es positivo”, fue la frase histórica del vicepresidente de la Nación, que estableció un histórico desempate en la votación del Senado por la 125, asestándole el más duro golpe a la administración kirchnerista. A partir de entonces se apartó del kirchnerismo, arrastrando a casi todo el radicalismo K y convirtiéndose de inmediato en el político con mejor imagen positiva del país. El radicalismo -que lo había echado- le abrió las puertas para cuando decida dejar su cargo institucional, al que él insiste en decir que no renunciará. Sobre el final del año, fue el propio ex presidente Kirchner quien comenzó a fustigarlo en los actos públicos, eligiéndolo como principal adversario. Indudablemente es presidenciable para 2011.

Agustín Rossi. El presidente del bloque oficialista finalizó el año invicto, pues ni siquiera perdió la votación por la traumática 125, que terminó naufragando posteriormente en el Senado. El legislador santafesino debió trabajar a destajo para lograr la aprobación de todos los proyectos que el Ejecutivo envió al Parlamento, cada vez con más apuro y debiendo por ello ser tratados con suma premura. Al cabo del año fue elegido Premio Parlamentario, al ser considerado el diputado más laborioso de 2008.

Edgardo Depetri. Fue una de las principales espadas del kirchnerismo para defender la postura oficial frente a los reclamos del campo. Al punto tal de haber sido el último legislador oficialista en hablar durante la maratónica e histórica sesión sobre la 125 en la Cámara de Diputados. Le franqueó a Luis D’Elía el acceso muchas veces al Congreso para realizar conferencias de prensa en defensa del Gobierno y encabezó varias movilizaciones a lo largo del año con el mismo fin.

Francisco de Narváez. Terminó el año siendo reconocido como un referente del peronismo disidente en la provincia de Buenos Aires, al punto tal de poder plantársele a Felipe Solá para discutir a un nivel casi de igualdad la representación del sector para las próximas elecciones. Incluso el omnipresente Eduardo Duhalde contribuyó a igualarlos, al sugerirles a ambos diputados ponerse de acuerdo de cara a las legislativas de 2009. En el ínterin, se distanció de Mauricio Macri. Sobre el final del año presentó un emprendimiento denominado “Mapa del Delito”, en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, que cosechó buena recepción.

Ramón Saadi. Otrora denostado por los Kirchner -sobre todo por Cristina- el senador catamarqueño se mostró desde principios de año cercano al Gobierno nacional y puso la frutilla del postre al aportar su voto a favor de las retenciones móviles. Aunque no fue suficiente, como bien se sabe.

Felipe Solá. No le dieron la presidencia de Agricultura, como hubiera preferido tras el desaire de no ser designado al frente de la Cámara de Diputados -como correspondía por tradición-, pero al menos le concedieron la de la Comisión de Ciencia y Tecnología, birlada a la UCR por cierto. En el marco de las prioridades marcadas por la Presidenta, prometía ser una comisión de las más importantes, aunque terminaría renunciando al cargo, en el marco de su alejamiento del bloque, que concretó en los últimos meses. El ex gobernador bonaerense recuperó gran protagonismo en función de su postura en el conflicto del campo y hoy se especula incluso con su eventual candidatura presidencial.

Ernesto Sanz. Una vez más el presidente de la bancada radical del Senado fue un personaje clave en el andamiaje de la oposición y lo demostró a través de sus intervenciones en el recinto. También encabezó junto a su compañero Gerardo Morales embestidas judiciales, como la relacionada con el pago de las deudas del Grupo Greco. Terminó siendo designado en un puesto clave en el Consejo de la Magistratura.

Carlos Kunkel. El diputado ultrakirchnerista fue una vez más uno de los principales arietes del kirchnerismo y el prolongado conflicto con el campo lo tuvo en la primera línea de fuego, con un tan emblemático como mediático insulto a su colega Felipe Solá en pleno recinto.

Miguel Bonasso. Si bien votó a favor del Gobierno en los temas claves remitidos al Parlamento por el Ejecutivo, el diputado y periodista se alejó del kirchnerismo. En su rol de presidente de la Comisión de Medio Ambiente, cuestionó en duros términos el veto a la Ley de Glaciares.

Fernanda Gil Lozano. En su cruzada contra la trata de personas, la diputada llegó a encabezar incluso un allanamiento en un cabaret del barrio de Flores. La diputada de la Coalición Cívica se peleó luego con otras colegas en pleno recinto por la aprobación de una ley sobre el tema que consideró insuficiente.

Luis Patti. Una vez más, sin ser diputado, el ex subcomisario logró un lugar entre las figuras legislativas más destacadas del año. Esta vez por el fallo de la Corte Suprema a favor del ex general Antonio Bussi, dándole la razón en el planteo formulado al no dejársele acceder a su banca. Fue un antecedente para habilitar eventualmente a Patti para asumir, despertando las reacciones críticas sobre todo desde el oficialismo.

Elena Corregido. Parlamentario se encargó de anticipar que en el seno del bloque oficialista había otra voz discordante en el Senado. La senadora chaqueña Elena Corregido votó en contra de la renegociación de un contrato con una empresa de gas y su actitud fue más sonora con el tema de las retenciones. Actitud que reiteró sucesivamente en los artículos más controvertidos de los proyectos oficiales.

Federico Pinedo. El jefe del bloque PRO de Diputados fue reconocido por legisladores de todos los bloques, e incluso por la propia Elisa Carrió, por su capacidad de trabajo y diálogo. Preconceptos al margen, encabezó operaciones políticas conjuntas con sus pares de la Coalición Cívica y el radicalismo en la Cámara baja.

Carlos Menem. El senador tuvo su pico legislativo en el marco del histórico debate sobre las retenciones, donde mucho se especuló sobre su presencia o no a la hora de votar. Se dijo que se ausentaría en ese momento, en el marco de un acuerdo con el Gobierno para aliviarlo en las causas judiciales que se le siguen en su contra, pero terminó hablando y votando -en contra- en esa sesión, pese a estar sufriendo una neumonía que lo mantuvo alejado del banquillo durante el juicio que se le inició por el contrabando de armas a Croacia y Ecuador. También quedó imputado en la causa por el supuesto encubrimiento en la causa AMIA, y en la mira por la causa Thales, entre otras.

María América González. La mediática Rinconcito de los Jubilados protagonizó una fuerte tenida con su colega Patricia Bullrich, con quien intercambió graves acusaciones. Siempre apasionada en los debates, también tuvo una exaltada exposición en el recinto sobre la sanción de la ley de Corresponsabilidad Gremial. Sobre ese tema, dijo a Parlamentario en esa ocasión que “a mí me importa un cuerno lo que diga Albertito (Fernández) o quien llame del Gobierno nacional”.

Carlos Reutemann. Como sucediera con el diputado Felipe Solá, el senador reposicionó su figura a partir de su postura en el conflicto con el campo, en cuyo marco presentó un proyecto alternativo propio que fue bien recibido por el agro. Logró torcerle el brazo al propio Néstor Kirchner con la reorganización del peronismo santafesino. El propio ex presidente lo buscó para acercar posiciones, pues lo necesita para las elecciones del año que viene. El ex corredor de Fórmula 1 terminó el año anticipando su predisposición a ser candidato presidencial en 2011.

Alberto Cantero Gutiérrez. El presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Cámara baja tuvo un rol protagónico en la polémica por el proyecto sobre las retenciones móviles, al tener que manejar la discusión en Diputados. En ese marco, debió resignar sus aspiraciones a ir por la intendencia de Río Cuarto. Por el contrario, sufrió escraches como tantos otros legisladores que acompañaron desde el oficialismo la polémica 125.

Roberto Urquía. El senador cordobés había sido elegido por la propia Presidenta para encabezar la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta, pero el hombre quedó en el ojo del huracán durante la tormenta del campo. Optó por renunciar a la presidencia de esa comisión y terminó votando en contra de la 125.

Walter Agosto. Reemplazó a Carlos Snopek al frente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, que se transformó en un ámbito clave ante el envío de proyectos vitales para la administración kirchnerista. El legislador santafesino defendió el proyecto sobre retenciones móviles, pero fue su último aporte para la causa K, ya que a la hora de la discusión del Presupuesto 2009, renunció a la presidencia de esa comisión y se sumó a los díscolos de su provincia, sin sacar los pies del plato oficialista, claro está.

Silvia Giusti. La senadora chubutense acompañó al Gobierno nacional en la defensa de la 125, que la tuvo en el escenario como presidenta de la Comisión de Agricultura, aunque en la Cámara alta la discusión fue manejada por el titular de la Comisión de Presupuesto. Luego, siempre acompañando la estrategia de su gobernador, Mario Das Neves, mantuvo posturas encontradas en varios temas respecto del Gobierno nacional.

Emilio Rached. Desconocido para el gran público, el senador santiagueño tuvo su cuarto de hora de fama al convertirse en el voto determinante para empatar la votación sobre las retenciones móviles, posibilitando el posterior desempate del presidente del Cuerpo. En su pueblo natal fue recibido luego como un héroe.

Ariel Basteiro. Por su vinculación a los gremios aeronáuticos y haber sido director de Aerolíneas Argentinas, tuvo mucho espacio en los medios por la reestatización de la línea de bandera. También se enfrentó duramente con la conducción nacional del Partido Socialista por la intervención del distrito bonaerense.

Marta Velarde. La diputada santiagueña fue la primera en dejar el bloque oficialista tras la polémica de las retenciones. Creó el unipersonal Justicialismo Republicano, que terminó alineándose con la Coalición Cívica.

Pablo Verani. Radical K y enfrentado como tal a la UCR, el senador reacomodó su postura frente al Gobierno nacional con el conflicto con el campo, presentando incluso un proyecto alternativo. Respaldó la postura del vicepresidente Cobos y recompuso la situación con su partido, cuya conducción levantó la intervención del distrito rionegrino.

Gerardo Morales. El presidente de la UCR fue uno de los más críticos del kirchnerismo y desde el Senado tuvo campo de acción para protagonizar sus enfrentamientos con las políticas oficiales. Por su ubicación al frente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, condujo en parte los plenarios de comisiones que analizaron leyes como la que eliminó la jubilación privada y la de movilidad previsional.

Juan Carlos Díaz Roig. El presidente de la Comisión de Previsión Social tuvo a su cargo la conducción de las discusiones en comisión de proyectos clave como el de actualización salarial de los jubilados y pensionados, y el que eliminó a las AFJP.

Daniel Katz. Arrancó su primer año como diputado nacional alineado al Gobierno nacional y lo terminó junto a Cobos, en la vereda de enfrente. Como otros tantos, en el marco de la discusión con el campo y sus consecuencias, se convirtió en el principal referente de los ex radicales K en la Cámara baja, siendo allí referente del vicepresidente de la Nación.

Fabián Ríos. El senador correntino arrancó el año con perfil bajo, y lo terminó siendo declarado el senador más laborioso -Premio Parlamentario 2008 mediante-, y precandidato a gobernador de su provincia. Todo a partir de reemplazar a Carlos Urquía en la presidencia de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, desde donde condujo todas las leyes claves que mandó el Gobierno: retenciones, Presupuesto, paquete anticrisis (polémico blanqueo incluido), Aerolíneas, AFJP, etcétera. Trabajo a destajo, por cierto.

Sonia Escudero. Opuesta a la despenalización de la tenencia de droga, la senadora protagonizó un fuerte contrapunto con el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, a quien denunció por enviar una carta a los diputados nacionales para que no trataran un proyecto sobre precursores químicos de la senadora salteña que tiene media sanción del Senado. Escudero consideró vital la sanción de la ley porque en la Argentina existe un vacío legal que permite el libre accionar de los laboratorios que se dedican ala fabricación de químicos utilizados para el desarrollo de drogas peligrosas. La senadora también votó en contra de numerosas iniciativas oficiales, desde las retenciones al blanqueo de capitales.

Patricia Bullrich. La diputada no sólo protagonizó un durísimo enfrentamiento en pleno recinto contra María América González; también se bancó siempre los gritos desde los palcos durante las sesiones. Por el juicio por la valija venezolana, viajó a Miami para informarse sobre las connotaciones de la investigación.

Patricia Fadel. Como secretaria parlamentaria del bloque del FpV, la mendocina fue una pieza vital en la tarea de Agustín Rossi destinada a sumar los votos necesarios para aprobar cada una de las leyes claves que el Ejecutivo envió al Parlamento.

Gustavo Marconato. Al dejar el puesto su comprovinciano Walter Agosto, quedó al frente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, haciéndose cargo de inmediato de la defensa del proyecto de Presupuesto nacional 2009. Trascartón, debió defender otras iniciativas vitales para el Ejecutivo como el paquete anticrisis, aprobando el examen.

Adrián Pérez. El jefe del bloque de la Coalición Cívica tuvo mucha actividad en su trabajo en conjunto con titulares de otros bloques de la oposición, y también encabezó presentaciones judiciales promovidas por dirigentes de ese sector.

Teresita Quintela. Otro de los votos clave que perdió el oficialismo en el Senado. Que vota a favor, que lo hace en contra, al final lo hizo negativamente, desoyendo el pedido personal de la Presidenta, constituyéndose en una de las sorpresas para propios y extraños.

Mariano West. Como presidente de la Comisión Bicameral de Reforma del Estado y Seguimiento de las Privatizaciones, le tocó lidiar con la última parte del desembarco del tema Aerolíneas Argentinas nuevamente en el ámbito estatal. Fue el encargado de elaborar contrarreloj, junto al presidente del bloque de Diputados, el proyecto de expropiación de la línea de bandera.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password