El desafío de Moscariello

A pocas horas de asumir en su nuevo cargo ya ejerció la Jefatura de Gobierno de la Ciudad. El flamante vicepresidente primero apuesta al diálogo y al consenso para llevar adelante su gestión.

Más temprano que tarde nos pondremos de acuerdo”, dice convencido Oscar Moscariello, vicepresidente primero de la Legislatura porteña desde el 16 de diciembre, en la entrevista que concedió a Parlamentario.

A las pocas horas de asumir ese cargo debió reemplazar al jefe de Gobierno, Mauricio Macri -está primero en la línea sucesoria según prescribe la Constitución de la Ciudad-, y cuenta que la emoción lo embargó. Cree decididamente que a través del diálogo y el consenso la Legislatura funcionará normalmente. Su convicción lo conduce a afirmar que es posible la convivencia armónica con sectores que provienen de orígenes muy disímiles.

Al hacer un balance legislativo de 2009, Moscariello considera que fue positivo y que tiene la certidumbre de dejar la titularidad de su bloque con la sensación del deber cumplido. El nuevo titular del Cuerpo sostiene que es necesaria una reforma tributaria para tener una Ciudad más equilibrada, más justa y más armónica y, convincente, afirma que es posible la sanción de iniciativas –por mas opositoras que ellas sean y aunque provengan de bloques minoritarios- siempre que las mismas estén dirigidas a favorecer al porteño y a la Ciudad.

– Rápidamente estrenó el cargo de jefe de Gobierno…

– Sí, el jefe de Gobierno Mauricio Macri tuvo que viajar a la cumbre sobre cambio climático, razón por la cual asumí la responsabilidad de estar a cargo de la jefatura de Gobierno.

– ¿Qué sensación tuvo?

– Cuando me convocó el escribano Eduardo Rueda para firmar el acta de traspaso, sentí una sensación de emoción porque en definitiva quienes, como yo, hace mucho tiempo que estamos militando en política, alcanzar cierto nivel genera una sensación placentera, porque en realidad uno está siempre en la búsqueda de crecer, de asumir mayores responsabilidades en las estructuras de poder de la Ciudad. La verdad que uno siente que se puede contribuir en muchísimas cosas en las que creyó, y más aún cuando uno se dedica a prestar un servicio público. Esta es una manera –si bien efímera- de concretar algunos sueños.

– ¿Cuál es el balance como presidente del bloque PRO?

– Más que positivo. Se trabajó en muchísimas de las cosas que el Poder Ejecutivo reclamó, ya sea en leyes que tengan que ver con la organización institucional, como la reforma administrativa, con las reformas vinculadas al régimen tributario de la Ciudad, las relacionadas al espacio público, otras con el subterráneo, otras dirigidas a poner en valor barrios de la Ciudad como la recuperación de la traza de la Ex AU3. También debo nombrar la recuperación de los predios denominados Catalinas Norte y que están destinados a acercar fondos a la Educación, de la misma manera que los entes autárquicos, el Teatro Colón, el ente de Turismo, la Agencia de Informática y tantas otras cosas que esta Legislatura produjo en estos últimos dos años, uno llega a la conclusión que el paso -liderando el bloque oficialista- ha sido más que positivo.

– Tiene la satisfacción del deber cumplido. . .

– Por supuesto que no es un logro personal, es un logro colectivo de quienes integramos la bancada del PRO. Debo reconocer la tarea de quienes trabajaron conmigo en la mesa de conducción del bloque, los legisladores Cristian Ritondo, Martín Borrelli, el diputado Enzo Pagani y también la vicepresidencia primera conducida por Diego Santilli, conformamos un conjunto que trabajaba desde la mesa del bloque y trabajamos muy bien, por ello muchísimas de las propuestas que el Ejecutivo envío y la búsqueda de la construcción de consensos a través del diálogo permanente hizo que muchísimas de estas normas que requieren de una mayoría calificada como estipula la Constitución, pudieran ser sancionadas durante estos dos últimos dos años.

– ¿Luego de haber logrado la sanción de leyes tan importantes, comenzará a intensificarse la gestión?

– Convengamos que en cuanto a herramientas legislativas nosotros hicimos todo el esfuerzo que estaba a nuestro alcance para proveerlas al Gobierno. También es cierto que arrancamos y pusimos un Gobierno y una gestión en movimiento, este último año la crisis internacional golpeó fuertemente al país y por supuesto, la Ciudad no podía salir indemne, eso hizo que muchos de los proyectos que teníamos puestos en marcha algunos se tuvieron que demorar, pero tenemos una expectativa muy fuerte para que el próximo año retomemos la energía y podamos llevar a buen puerto nuestra gestión.

– Habiendo asumido la vicepresidencia primera de la Legislatura, ¿el sistema de trabajo tendrá alguna modificación?

– Creo que la renovación que experimenta la Legislatura, con actores nuevos, de los cuales 25 de los 30 por primera vez son legisladores, es decir sólo cinco renovaron sus bancas. Significa una innovación bastante importante, algunos con experiencia en el Congreso de la Nación, otros con un paso por esta Legislatura y para el resto todas serán experiencias nuevas en materia legislativa. Por ello, sin duda, el primer semestre implicará un período de estudio, de conocimiento, análisis y de aprendizaje si se puede llamar así, y también eliminar algunos prejuicios que uno arrastra cuando ingresa al Poder Legislativo, y lo digo por experiencia personal ya que cuando fui electo por primera vez –en el año 2000- entré a esta casa con mucho recelo, mucha reserva y tal vez algunos prejuicios. Con el tiempo, el trato, el trabajo cotidiano con los compañeros de distintas bancadas, uno va generando una relación en la que a veces hasta se diluye su propia procedencia, porque lo que importa en la tarea legislativa es agregarle valor a la calidad de vida de los porteños y a la Ciudad, y en función de ello uno analiza sin detenerse a pensar quien es el autor del proyecto, y lo que considera en realidad es la materia en la cual se enfrasca y discute y en todo caso trata de incorporar lo que a su leal saber y entender es eficaz para la mayor virtud de la norma en discusión; ello, sin negar a priori, la procedencia de quien ha generado la iniciativa.

– ¿No prevé una relación áspera con la oposición?

– Los primeros seis meses seguramente habrá mucha discusión de tipo o signo ideológico. Hasta que en algún momento esas posturas que –a priori- aparecen como antagónicas serán superadas por lo institucional, dejando de lado las rispideces. Tal vez el debate será más duro pero tengo la esperanza que a través del diálogo y la búsqueda de consensos podamos arribar a lo que la Ciudad necesita y a lo que el porteño reclama. Creo que son muchas las demandas que tiene la ciudad de Buenos Aires, son muchísimas cosas las que hay que definir y creo que hay algunos temas que tienen que ver con políticas de Estado en las que seguramente, mas temprano que tarde, nos pondremos de acuerdo.

– ¿Qué temas quedarían pendientes en el orden legislativo para que el Gobierno cuente con las herramientas necesarias para agilizar la gestión?

– Creo que deberíamos profundizar el análisis de llevar a cabo una reforma profunda del régimen tributario, para tener una Ciudad más equilibrada, mas justa y más armónica y que al mismo tiempo lo provea de mayores recursos al Estado. Es una de las asignaturas pendientes conjuntamente con la Reforma Política que, con la composición anterior despachó el Código Electoral y la Ley de Partidos Políticos, lamentablemente no hubo tiempo para sancionar esas normas. Tenemos la expectativa de que –a pesar de que las mismas requieren de 40 votos para su sanción- podamos alcanzar algún acuerdo y sean aprobadas con la nueva Legislatura. Creo que son los dos temas que, en materia legislativa, este Parlamento adeuda, porque las demás cuestiones en materia constitucional, es decir Comunas y la fecha de realización de elecciones de las mismas y el Consejo Económico Social que tiene su origen en el artículo 45 de la Constitución de la Ciudad, la Legislatura les dio sanción durante el período que finalizó el 15 de diciembre.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password