“Estoy convencido de que el camino es el consenso”

El reelecto presidente de la Cámara de Diputados, Horacio González, se convirtió en uno de los hombres que más creció políticamente en la provincia de Buenos Aires y la totalidad de sus pares, por unanimidad, decidió que continúe al frente del Cuerpo. Los desafíos por venir ante el nuevo escenario político.

Horacio González fue elegido como presidente de la Cámara de Diputados en diciembre de 2007, y tras dos años de gestión al frente del Cuerpo, se convirtió en uno de los hombres que más creció políticamente en la provincia de Buenos Aires. La proyección del dirigente de Ituzaingó se traduce en el respeto y el reconocimiento logrado de parte del peronismo y de los sectores que conforman el arco opositor. Un dato ilustra el momento: en la ceremonia de jura de los nuevos legisladores, fue confirmado al frente de la Cámara baja por una contundente decisión de sus pares. “La forma de trabajar y de cumplir con los objetivos que nos habíamos planteado nos permitió renovar esta gestión de una forma que creo no se pueda dar en muchos ámbitos. Creo que hemos hecho los esfuerzos necesarios como para contemplar todas las situaciones expresadas en este espacio de debate por naturaleza”, analiza tras la ratificación de oficialistas y opositores, en todos los casos con múltiples elogios.

En una entrevista con Semanario Parlamentario, además, Horacio González se define como “un hombre de consensos”, explica su postura para que la Provincia recupere los puntos de Coparticipación perdidos, resalta el Programa de Fortalecimiento Institucional y la cercanía con los ciudadanos y reivindica la articulación alcanzada entre Poder Ejecutivo y la Legislatura.

– ¿Qué significa para usted haber sido elegido por la totalidad de sus pares?

– Una emoción muy grande. La unanimidad del voto de los legisladores compromete aún más a esta presidencia a seguir trabajando. Esta unanimidad se dio, no por tener una amplia mayoría en nuestro bloque, dado que somos primera minoría, sino sobre la base del consenso que hemos logrado en estos años. La forma de trabajar, de cumplir con los objetivos que nos habíamos planteado nos permitió renovar esta gestión de una forma que creo no se pueda dar en muchos ámbitos.

– ¿Cómo interpreta los elogios vertidos por representantes de la oposición política hacia su persona?

– La verdad es que siento que estoy trabajando bien, y que tenemos que seguir en este camino. Siento también que la provincia de Buenos Aires no es el trabajo de una persona o de un gobernador, sino el compromiso de todos los que estamos trabajando en este sentido. Por eso creo que el desafío de esta Legislatura es poder seguir trabajando con consensos, más allá de la diversidad de opiniones. Lo importante es escuchar, sentarse a charlar y buscar las formas de hacerlo. Esta tarea se tiene que hacer con la gente, y esto es lo que se ha evaluado para darle continuidad a mi presidencia.

– En su discurso, tras jurar nuevamente como presidente, hizo un fuerte llamado a que la Provincia sea reconocida con fondos de Coparticipación que alguna vez tuvo.

– Yo lo que he dicho es que nuestra Provincia siempre ha estado a disposición de la Nación y de las otras provincias. Es importante que toda la Argentina reconozca que Buenos Aires necesita ese apoyo y esos recursos que alguna vez hemos volcado a la Nación, porque así lo requería el momento, pero que hoy es indispensable que el país entero comprenda que este reclamo tiene que ver con la calidad de vida que hombres y mujeres de nuestro territorio añoran.

– ¿Qué balance puede realizar de lo actuado durante estos dos años de gestión al frente de la Cámara?

– Creo que ha sido muy productiva la labor desempeñada por la Legislatura, con muchos temas en los que nos tocó intervenir. Y lo hicimos siempre con un intento de consensuar posiciones, sin imponer las mayorías que tuvimos en el oficialismo, porque creemos que los 92 diputados representan a una región y siempre sus argumentos deben ser atendidos, gusten o no. Realmente es una enorme responsabilidad el reconocimiento de mis pares, valoro que hayan visto en mí una prenda de concordia y creo que hemos hecho los esfuerzos necesarios como para contemplar todas las situaciones expresadas. En lo personal me tocó compartir actividades como las comisiones itinerantes -con las que recorrimos la Provincia con hombres y mujeres del oficialismo y de la oposición-, y lo hemos podido hacer con la grandeza que el momento del país y de la Provincia ameritan.

– ¿Usted se define, entonces, cómo un hombre de consensos?

– Yo estoy convencido de que el cargo institucional que desempeño es muy importante y, por lo tanto, yo debo estar por encima de intereses particulares y priorizar la calidad de la Legislatura. Sólo así, dejando de lado las mezquindades, se fortalece la democracia. Lógicamente que tengo mis ideas políticas y que soy un hombre que acompaña al Gobierno, pero eso no puede hacer que mis responsabilidades al frente del Cuerpo se distorsionen. Incluso muchos preveían fuertes complicaciones al transitar un año electoral, pero gracias a la predisposición de todos los bloques políticos nuestra labor jamás se interrumpió. Fíjese lo que pasó con la ley de Nocturnidad, que si bien fue enviada por el Ejecutivo, el gran trabajo hecho en las comisiones del Cuerpo ha permitido sancionar por unanimidad una normativa amplia y con el aporte de todas las bancadas. Acá no vienen proyectos para ser votados a libro cerrado, sino que se trabaja con papeles y se intenta por todos los caminos arribar a los acuerdos que contemplen las ideas, tanto del oficialismo como de la oposición. Estoy convencido de que el camino es el consenso.

Logros y desafíos por delante

Desde que Horacio González asumió la presidencia de la Cámara baja, se propuso cambiar el hermetismo que representa el concepto de la palabra cámara por una idea de mayor amplitud, en donde los habitantes de la Provincia puedan depositar sus inquietudes en contacto permanente con los legisladores. Ha logrado implementar un programa de Fortalecimiento Institucional que, con diferentes acciones, consiguió resultados considerados como “muy valiosos”, tales como convertir al recinto de sesiones en el más moderno de América Latina por la instrumentación de tecnología de última generación o la puesta en funcionamiento del Observatorio Social Legislativo, una herramienta que se propone reunir información social de alta validez, en activa cooperación con los restantes poderes públicos de la Provincia, el ámbito académico, la sociedad civil, las iglesias, los movimientos sociales y otras entidades de bien público, y permitir así que los Diputados legislen con mayor calidad. Además, y gracias a la novedosa planificación de recorrer la Provincia con comisiones itinerantes, los diputados lograron establecer contactos cara a cara con vecinos de diferentes regiones y atender sus reclamos, sugerencias e inquietudes.

– ¿Cuáles son los logros que considera centrales en su gestión?

– Bueno, me parece que el desarrollo del Programa de Fortalecimiento Institucional en todas sus vertientes, siempre con la idea de acercar aún más la Cámara a la gente. Por ejemplo, éste año comenzó a funcionar el Recinto Digital, que nos permitió organizar mejor la labor de los diputados en el recinto de sesiones con tecnología de última generación, que dota de absoluta transparencia al proceso de votación de las normativas. Tanto el software como el hardware instrumentado por la Cámara convierten al recinto de sesiones en el más moderno de América Latina. Otro hecho muy valioso fue instrumentado a mediados de marzo, y se trata del Observatorio Social Legislativo. Es una herramienta para reunir información social de alta validez, en activa cooperación con los restantes poderes públicos de la provincia, el ámbito académico, la sociedad civil, las iglesias, los movimientos sociales y otras entidades de bien público, y permitir así que los Diputados podamos legislar con mayor calidad.

– ¿Cuáles son los objetivos para estos próximos dos años?

– Aquí no hay que esquivarle a ningún tema que a la gente le preocupe. Hay cuestiones que son fundamentales como la seguridad, el empleo, la educación. Son temas en los que vamos a tener que seguir trabajando. Lógicamente, un bloque como el nuestro, oficialista, tratando de reforzar y de profundizar las muchas medidas que se han tomado desde el Gobierno nacional y desde el provincial, y proponiendo otras medidas que aún faltan adoptar para resolverlos. Y la oposición, por otro lado, también con su punto de vista, aportando en este sentido. Creo que es necesario que la gente sienta que los legisladores estamos tratando temas que les preocupan, y no que tenemos una agenda que es solamente para la clase política. Siempre sostengo que la Cámara de Diputados debe ser una caja de resonancia de todo lo que le sucede al habitante de la Provincia. No podemos estar al margen de los conflictos, de las problemáticas, de las inquietudes por las que nuestra gente atraviesa.

– ¿Y entonces?

– Por eso firmamos un convenio con la Universidad Nacional de La Plata, por el cual aportamos una suma de dinero para la construcción de cuatro laboratorios con capacidad para producir 4,5 millones de vacunas. El convenio contempla no sólo la producción de la vacuna doble adultos y la reactivación de la producción de la BCG, sino también el diseño de nuevas formulaciones más efectivas para preservar la salud de los niños de la provincia de Buenos Aires. Es una forma de colaborar directamente con las problemáticas sanitarias. Pero también firmamos un convenio de colaboración mutua con la Liga de Amas de Casa, con el objetivo de apoyar a la institución e intensificar los servicios de traslado gratuito al Mercado Central de Buenos Aires para compra de productos por parte de las familias a precio más bajos y para continuar el dictado de cursos de capacitación gratuitos, tareas de educación de las amas de casa y de los consumidores y usuarios mediante jornadas, charlas y conferencias. Toda familia debe contar con sus necesidades básicas cubiertas, para poder brindar un ambiente saludable a quienes forman parte de ella, especialmente, los bebés y los niños. El nuestro creo ha sido un aporte valioso para lograrlo.

– ¿Cómo ha sido la relación de Diputados con el Ejecutivo?

– Muy buena. Es muy buena con Daniel Scioli y con cada uno de sus ministros. Lo que sucede es que nuestra Cámara siempre fue más de debate. Algunas veces fue más contestataria. Los grandes debates se dan en Diputados. Por eso cuesta conseguir los consensos. Cuesta conseguir los consensos dentro de nuestro propio bloque. La relación es muy buena. También hay una predisposición del Gobierno a que esto ocurra, ya que el gobernador comparte sus actos de gobierno. Eso hace que los legisladores sientan un compromiso con su gestión. Sin ir más lejos, en la previa a la votación del Presupuesto 2010, la mayoría de los ministros pasaron por nuestra Cámara a compartir plenarios con diputados y senadores, y así interactuar y aceptar críticas y sugerencias para mejorar el proyecto.

– ¿Cree que se puede ir cambiando la percepción de la ciudadanía sobre los legisladores?

– La representatividad, que está tan cuestionada, tiene que ver con la lejanía de la gente. Nuestro trabajo es hacer leyes. Y la gente a veces siente que éste es un trabajo muy etéreo, no tan contundente como tapar un bache o cambiar una luminaria. Pero si nuestra actividad no tiene que ver con las necesidades de la gente, tampoco tiene sentido. Por eso, con estas iniciativas de estar cara a cara, hemos tenido muy buena respuesta. En nuestros viajes nos hemos sentido muy cómodos, más allá de que la gente debata o discuta algún tema que los preocupa o aqueja, no hemos tenido ningún inconveniente. Porque nos lo pueden plantear a la cara.

– ¿Y cuál es el reclamo?

– La gente reclama control y transparencia de las cosas que nosotros hacemos; en definitiva, lo que debe ocurrir es que el ciudadano vea a éste ámbito abierto, con luz, no oscuro como se interpretó durante mucho tiempo. Desde ahí partimos con nuestro Programa de Fortalecimiento, que no es ni más ni menos que acercar esta cámara, este recinto, estos diputados, a la gente, a la sociedad de la provincia de Buenos Aires que lo estaba reclamando, que lo estaba pidiendo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password