Algunas enseñanzas de la historia

Por Humberto Tumini

En reportaje televisivo Néstor Kirchner explicó lo inexplicable: las razones de la designación de Martín Redrado al frente del Banco Central allá por el 2004. Esto dijo el ex presidente: “¿Iba yo a poner a Kunkel?, pasados cinco años puede ser inexplicable, pero mi opción por Redrado fue dar señales frente a los intereses concentrados que desconfiaban de mi gobierno”.

Evidentemente mantenerlo casi seis años en el puesto, no reformar en el interín la Carta Orgánica del Banco Central que había elaborado Cavallo, ni la Ley de Entidades Financieras de Martínez de Hoz, también deben haber sido “señales” a los sectores concentrados de la banca. Al igual que el fallido decreto para pagar al Club de París de contado, o la reciente reapertura del canje.

Como también todas las concesiones que le hizo al Grupo Clarín durante su gobierno, deben haber sido una “señal” a los multimedios para comprar su confianza. Extender los contratos petroleros innecesariamente por décadas, y no tocar la ley de minería de Menem, seguramente “señales” a las empresas extranjeras para que no desconfíen e inviertan. No tocar seriamente el sistema impositivo argentino para redistribuir la riqueza, una “señal” a los grandes grupos económicos liderados por Techint para que inviertan y no aumenten los precios. Ir de presidente del PJ con el falaz argumento de no regalárselo a Duhalde, “señales” también a la desprestigiada dirigencia justicialista de que ellos serían la “columna vertebral” del proyecto. No darle la personería a la CTA, una “señal” a la dirigencia sindical tradicional.

Ya sabemos hoy los resultados que tuvo su “seducción” de los poderosos, en lugar de apoyarse en el pueblo organizado y movilizado.

Lo que no puede argumentar Kirchner es que nadie le advirtió que por ese rumbo estaba abonando el camino del fracaso del proyecto nacional que prometió sustentar. Todos los que nos sentimos comprometidos con los intereses populares, que participábamos del mismo y que luego -producto de esas decisiones- nos alejamos del gobierno y del kirchnerismo, se lo señalamos de mil y una manera.

Lejos estuvo, más allá de la retórica, de escucharnos. Es mas, ya claramente con su proyecto agotado y en franco desprestigio producto de todas esas decisiones, insiste Kirchner en mantener esa estrategia de las “señales” a los poderosos. Dijo también ayer, del presente no del pasado, que: “El Fondo del Bicentenario es la consolidación definitiva del modelo, y descarto que se investigue la deuda externa porque el primer gobierno constitucional (en 1983) legitimó la deuda ilegítima”. ¿Pensará que porque hagan buena letra con la banca internacional, esta va a “confiar” del gobierno de Cristina? Parece que lo de Redrado cayó en saco roto.

Tumini es dirigente del Movimiento Libres del Sur

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password