Munición gruesa del Gobierno contra el Servicio Cívico Voluntario

Tres ministros del Poder Ejecutivo salieron a cuestionar en duros términos el proyecto aprobado por el Senado el último miércoles. La iniciativa es adjudicada en Olivos y la Casa Rosada al vicepresidente Cobos, razón que justifica este fuerte embate.

Dos días seguidos la ministra de Defensa, Nilda Garré, salió a rechazar enfáticamente el proyecto de Servicio Cívico Voluntario que acaba de aprobar el Senado y que deberá ser analizado ahora en la Cámara baja. Garré tuvo un verdadero raid mediático para descalificar el proyecto.

Semejante actitud es adjudicada a la decisión de los Kirchner de rechazarlo enfáticamente, habida cuenta del apoyo que recibe de parte del vicepresidente Julio Cobos, quien en su momento lo impulsó en Mendoza, durante su gobernación. Y parece que desde el Gobierno bajaron la orden de que todos los ministros posibles salgan a bombardear esta iniciativa.

Por segundo día consecutivo, la ministra de Defensa, Nilda Garré, cuestionó severamente el proyecto de ley de Servicio Cívico Militar que aprobó el miércoles el Senado, por considerar que el mismo tiene “cierto tono represivo”.

Muy dura, la ministra de Defensa sostuvo que el texto es “disparatado en su concepción. Es absurdo que el Ejército pueda contener a jóvenes con problemas”.

En diálogo con Radio Continental, aseguró Garré que “en ningún lugar del mundo el Ejército tiene que ocuparse de la contención de los jóvenes con problemas. Espero que Diputados no apruebe esto, pero, si no, sería un servicio imposible de ejecutar”.

La ministra no se atrevió a aventurar un veto presidencial, pero sostuvo que “la media sanción no aclara cuáles son los jóvenes en situación de riesgo. Uno supone que son jóvenes que han cometido delitos o son adictos al paco o algo similar. Nada más lejano para tratar estas situaciones que las Fuerzas Armadas”.

A su vez, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, dijo que la aprobación del proyecto que prevé el Servicio Cívico Voluntario le generó “una gran preocupación”. “Pretende cortar la cadena por el eslabón más débil”, al tiempo que calificó la iniciativa de “hipócrita”

Alicia Kirchner sostuvo que “esta media sanción, que además va en contra de todos los Tratados de Derechos Humanos ratificados por nuestro país; en particular la Convención sobre los derechos del niño y su Protocolo Facultativo de Niños en Conflictos Armados; pretende cortar la cadena por el eslabón más débil”.

Según el Protocolo, “los niños por debajo de los 18 años no pueden ser reclutados por ningún tipo de fuerza armada”, destacó la ministra, apuntando que “por encima de esa edad podrán reclutarse en forma voluntaria, pero los Estados partes deben presentar al Comité de los derechos del Niño con asiento en Ginebra, las garantías y los recaudos que ha tomado para asegurar que no hay coacción”.

Otro ministro que salió a criticar la medida es el de Interior, Florencio Randazzo, quien sostuvo que “las Fuerzas Armadas no están para generar un sistema paralelo de educación”.

“Nosotros creemos que las Fuerzas Armadas están para cumplir con otro rol, no para generar un sistema educativo paralelo para aquellos jóvenes que están en situación de vulnerabilidad social”, apuntó el funcionario, agregando que “no estamos de acuerdo para nada con lo que plantea ese proyecto. Creemos que los chicos que están en situación de vulnerabilidad social tienen que tener otro tipo de contención”.

Frente a una pregunta referida al Servicio Cívico que surgió de los propios alumnos, Randazzo planteó que “de ninguna manera queremos que se termine generando un mecanismo de educación para los sectores más vulnerables que sea diferente del sistema formal”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password