Un dibujo que no convence mucho

Economistas privados coinciden en lanzar advertencias respecto del proyecto de Presupuesto 2011 enviado por el PEN. Lo tildan de irreal y especulan sobre las consecuencias de un rechazo “cantado”.

Varios economistas independientes han considerado que el proyecto de Presupuesto para el próximo año es “un verdadero dibujo”, que no tiene ningún tipo de base sólida en sus proyecciones.

Así lo expresaron el ex secretario de Comercio Exterior y actual consultor, Raúl Ochoa, y la economista y consultora María Castiglioni.

“Las proyecciones se basan en números totalmente distorsionados que no tienen en cuenta la realidad del país, que es otra”, enfatizó Ochoa.

“Todo el Presupuesto 2011 está dibujado. Es así de simple, un gran dibujo, un dibujo fantástico. Es decir, siempre hubo algo de dibujo, pero ahora podríamos decir que es prácticamente una obra de arte por los dibujos que tiene”, señaló el especialista.

En ese sentido, puntualizó que “ni las pautas de inflación, ni las de ingresos, ni de los gastos, no tiene nada que ver con la realidad”.

“A decir verdad, el Presupuesto está armado para dos razones. Si se lo rechaza, continuar con el Presupuesto actual, con lo cual tiene margen para seguir un rato largo durante todo el año 2011, a través de la Jefatura de Gabinete. La otra opción es que en función de que es tan grande la diferencia de lo que deberían ser los números reales, el Gobierno tiene un margen enorme para el gasto discrecional”, explicó Ochoa.

A su vez, estimó que las diferencias en las proyecciones son muy elevadas, del orden del 20 al 30 por ciento, “algo que es un barbaridad”.

Por su parte, la economista y consultora María Castiglioni Cotter fue contundente al considerar que el proyecto de Presupuesto para el próximo año subestima las proyecciones para tener más recursos que los previstos y de esa manera tener más plata para aplicarla en forma discrecional.

“Esto es como todos los años. Salvo el año pasado, que terminaron acertando con las proyecciones porque hubo recesión, el resto siempre fue un simple ejercicio y nada más. El tema es subestimar las cifras. ¿Qué significa? Bueno, calcular menores ingresos, se estima un gasto menor, luego los ingresos son más elevados que los previstos inicialmente, y allí logran más recursos para poder gastar en forma discrecional. Entonces con el mecanismo de subestimar todo por inflación, ellos tienen un enorme margen ya que durante el año cuando ponen los números de ingresos, por efectos de inflación, es mucho mayor y esa plata extra la asignan con fines políticos. Es una gran discrecionalidad”, explicó en detalle la economista.

Castiglioni subrayó que si bien esta estrategia empezó hace ya bastante tiempo, en este momento “la diferencia inflacionaria es cada vez más grande, más elocuente”.

De esta manera, los economistas privados comenzaron a advertir la falta de solidez del proyecto de Presupuesto para el próximo año. En definitiva, es lamentable que ocurran este tipo de situaciones con puntos cruciales del país como tener estimaciones de cifras serias, que puedan ser cumplibles, para justamente generar cada vez más certidumbre.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password