Ministro de Educación también cuestionó el Servicio Cívico Voluntario

“No necesitamos sistemas educativos paralelos”, sostuvo el titular de la cartera, Alberto Sileoni, al sumarse a la lista de funcionarios que salieron a criticar la iniciativa aprobada por el Senado.

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, señaló que “todo el proyecto del Servicio Cívico Voluntario es disparatado, pseudo-pedagógico, que tiende a estigmatizar, esconder a los jóvenes que no trabajan ni estudian, a quienes define de peligrosos. Y la verdad, no son peligrosos, son chicos que necesitan que la sociedad les de un lugar, les de un espacio, necesitamos seguir trabajando por ellos”.

Sileoni se refirió desde Alemania a la iniciativa que obtuvo aprobación en el Senado la semana pasada, a donde viajó para acompañar a la presidenta, Cristina Fernández de Kichner, en la inauguración de la Feria del Libro de Frankfurt, que este año estará dedicada a la Argentina.

Para explicar su rechazo al Servicio Cívico Voluntario, Sileoni destacó: “Si fuera un proyecto educativo debiera haberse iniciado en la Comisión de Educación, pero no solo comenzó sino que se discutió en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales. Ese trayecto legislativo devela el espíritu del proyecto que de educativo no tiene nada”.

A su vez, en coincidencia con las declaraciones de la ministra de Defensa, Nilda Garré, el titular de la cartera educativa nacional cuestionó la parte del proyecto que se refiere a “la capacidad ociosa de las Fuerzas Armadas, como si las Fuerzas Armadas tuvieran la mitad de sus instalaciones desocupadas y su gente inactiva”. Y contó: “Por el contrario, las Fuerzas Armadas son cada vez más incorporadas en la democracia a la sociedad. Nosotros trabajamos extraordinariamente bien con las Fuerzas Armadas, distribuyen todos los libros a nivel nacional y buena parte de las computadoras. O sea que, allí no veo que haya capacidad ociosa”.

Por otra parte, Sileoni destacó que “se necesitan más aulas, no hacen falta más cuartes para los jóvenes que están fuera de la escuela. Tenemos que hacer un esfuerzo mayor todavía como sociedad para incorporarlos a la escuela, y que sean tan alumnos como cualquiera de los que ya asisten a los establecimientos educativos, no necesitamos regímenes especiales, ni establecer sistemas educativos paralelos”.

En ese sentido, el ministro recordó: “Ese camino lo iniciamos en el 2003 y la presidente va a terminar su gestión con más de 1.600 escuelas terminadas o en proceso de terminación, con 30 millones de libros distribuidos, y con la Asignación Universal por Hijo, que hace que gran cantidad de chicos vuelvan a las aulas. Tenemos un sistema educativo potente que está invirtiendo cada vez más en educación, estamos llegando al 6% del PBI”.

“Insisto que el camino es la escuela, no son los cuarteles. Y hay que hacer un esfuerzo para que esos chicos vayan a la escuela, asistan a los centros de formación profesional, a los institutos terciarios, a las escuelas de adultos. Allí hay una capacidad instalada que no está ociosa que es la del sistema educativo que tiene 45 mil escuelas abiertas de 7 a 23 horas todos los días”, agregó Sileoni.

El ministro comentó también que “los españoles tienen un problema con la generación ‘nini’, que no estudian ni trabajan. En Europa la población en problema son los inmigrantes. En la Argentina son los que menos recursos tienen, los pobres. Pero en ningún lugar del mundo se piensa en una solución como la que plantea el Servicio Cívico Voluntario, a diferencia de lo que plantea ese proyecto en todos lados se piensa que de ese laberinto se sale con más educación”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password