Por ahora no salen

Cuando restan apenas seis sesiones en ambos recintos, sin contar la del Presupuesto, varios proyectos de importancia no serán convertidos en ley en este período ordinario. De acuerdo con un sondeo realizado por Parlamentario las iniciativas que se quedarán en el camino son: declarar de interés público la producción de papel para diarios, la nueva regulación de las entidades financieras, las vinculadas con el campo, la nueva ley de Educación Superior y la legalización del aborto, entre otras.

De acuerdo con el informe cotidiano de los sitios web del Senado y de Diputados, centenares de proyectos de ley ingresaron por Mesa de Entrada en lo que va del actual período ordinario, para su aprobación definitiva. Obviamente no todas las iniciativas concitan la atención, salvo una decena de ellas.

Como es de público conocimiento la lucha central en las dos cámaras se está dando por la despiadada puja por el quórum entre la bancada del bloque del Frente para la Victoria y el arco duro de la oposición. Tanto Agustín Rossi, como los principales jefes que están en la vereda de enfrente, Oscar Aguad, Elisa Carrió, Federico Pinedo, Marcelo López Arias, Felipe Solá y Margarita Stolbizer en la Cámara baja miden sus fuerzas todos los miércoles; mientras que en el Senado Miguel Angel Pichetto y su tropa torea sobre el control del tablero electrónico a Gerardo Morales, Ernesto Sanz, Juan Carlos Romero, Adolfo Rodríguez Saá, Hilda González de Duhalde, Rubén Giustiniani, entre otros.

En ese contexto y en función de que restan no más de seis sesiones en ambos recintos, viento a favor, Parlamentario realizó un sondeo de opinión a senadores y diputados de todos los bloques sobre las posibilidades de sancionar una ley impulsada por el oficialismo y la oposición, en particular estos últimos con una serie de iniciativas tendientes a esmerilar el proyecto nacional y popular que fogonean en su estilo la pareja presidencial.

La impresión que dejan en sus respuestas es que reina el pesimismo, más que el optimismo a la hora de arriesgar qué proyectos van a sancionar. Claro que los autores de las iniciativas aseguran que van bregar hasta el último momento para que sean abordadas en los recintos y tengan el visto bueno de los plenos de los cuerpos.

El andar legislativo del actual período del 128 período ordinario se ha distinguido desde marzo por las permanentes batallas entre el oficialismo y la oposición que arrancó con la repartija de las comisiones en ambas cámaras, dejando al FpV sin el control de las denominadas estratégicas. Un arrebato en nombre del mensaje de las urnas, como se argumentó cuando se concretó la designación de las autoridades de las comisiones y fundamentalmente la integración de las mismas, que consistió en paridades tanto de un lado como para el otro, con el fin de obstruir o de asegurarse los dictámenes favorables a los proyectos de ley.

Como se registró en las páginas de Parlamentario más de un dictamen de comisión estuvo rodeado de escándalos y de promesas de acudir a la Justicia. Movidas que tiene como telón de fondo la guerra entre Cristina Fernández de Kirchner y Néstor Kirchner contra el grupo empresarial Clarín y La Nación, la Mesa de Enlace, las entidades financieras y las centrales fabriles. Esta disputa motivó, incluso, que varios legisladores del oficialismo presentarán proyectos que directamente apuntaban contra los intereses de estos sectores. Leer los fundamentos de los proyectos asoma las definiciones ideológicas de sus autores lo cual conduce a un debate interminable entre los legisladores en el sentido de apoyarlos o de defenestrarlos.

Este es el panorama hoy en las dos cámaras, donde el arco opositor aún no pudo hacer prevalecer su mayoría, aunque relativa por cierto, para aprobar los proyectos que con bombos y platillos anunciaron en la campaña electoral. Sin duda alguna esta realidad condicionó todo el andar legislativo, y seguramente se agudizará el año que viene por las elecciones.

Con relación a lo que puede suceder ahora, o mejor dicho de lo que resta del período ordinario de sesiones, de acuerdo con los datos obtenidos por Parlamentario varias propuestas no serán convertidas en ley.

Otra vez será

El inventario de iniciativas que este año no saldrán publicadas en el Boletín Oficial conducen a normas de fuerte impacto económico. Una de ellas es la que busca implementar una nueva regulación de las entidades financieras. Sobre el tema existen tres proyectos: uno de ellos es de Carlos Heller, otro pertenece al jefe de la bancada del PRO, Federico Pinedo y el tercero al diputado del GEN, Gerardo Milman. Obviamente la propuesta de Heller tiene una visión diferente al texto elevado por los otros dos diputados.

La definición pasa principalmente por la comisión cabecera que es la de Finanzas que preside el hombre de la Coalición Cívica Alfonso Prat Gay que insiste en sacar un dictamen por consenso, como es su línea de conducta, pero en este caso suena a utopía, si tiene en cuenta las opiniones vertidas por los hombres de negocios que desfilaron por la misma. Todos ellas dejaron constancia de un no rotundo, aunque expresaron su reparo a la vigencia de la actual norma que nació en la última dictadura militar.

Más allá de las múltiples reuniones que está llevando a cabo la comisión con los diferentes actores, el proyecto no será convertido en ley en este período ordinario.

Otra propuesta que ingresó con la entrada de la primavera, y que pertenece al diputado y asesor de la CGT, Héctor Recalde, apunta a limar al sector empresarial. Bajo el nombre de “Régimen de Participación Laboral en las Ganancias de las Empresas”. La iniciativa no será tratada este año en el recinto, aunque informó a los integrantes de la Comisión de Legislación del Trabajo que convocará a los sectores involucrados a audiencias públicas para que fijen posiciones, y a partir de allí buscar el consenso para emitir un dictamen. El abogado laboralista también presentó otra propuesta para modificar la carta Orgánica del Banco Central.

En cuanto a declarar de interés público la Fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios, según informó la presidenta de la Comisión de Comercio la diputada Juliana Di Tullio se aproxima la convocatoria a un plenario de las cinco comisiones a la que fue derivada para buscar dictamen, lo que se presenta como un escenario complejo y no es descartable que termine en un escándalo a la hora de contar las rúbricas. Más allá de estas especulaciones, lo cierto es que la propuesta no avanzará -por lo menos en este período- más allá de las comisiones. Por lo tanto, no saldrá publicado en el Boletín Oficial.

Tres normas en poder de decisión de los diputados y que concitan la atención de todos, no solo en el Congreso, por los efectos de su implementación.

En cambio en el Senado uno de los temas más urticantes es sin lugar a dudas la modificación al Consejo de la Magistratura, cuyo primer paso está en la Comisión de Asuntos Constitucionales que preside el santacruceño Nicolás Fernández. Además de la oposición a su sanción por parte del FpV, se suma las dudas de los jefes de los bloques anti K, en el sentido de que el tablero electrónico cante 37 sentados en sus bancas para su abordaje en el recinto, siempre y cuando obtenga dictamen favorable en la comisión.
Claro que no dejan de pensar desde el optimismo teniendo en cuenta el visto bueno logrado para el 82 por ciento móvil para los jubilados, entre otras normas paridas para jaquear al kirchnerismo.

Todo sigue igual

Reemplazar la Ley de Educación Superior alumbrada en la inolvidable década menemista, más precisamente en 1995, todos admiten que en el 2010 no hay margen para su sanción, mas bien todo lo contrario, según admiten los senadores y diputados que integran la Comisión de Educación de ambas cámaras.

Tanto en Diputados como en el Senado existen varias propuestas y todas ellas están sujetas al texto que debe enviar el Ministerio de Educación de la Nación, que hasta ahora no cumplimentó,

Claro que más de uno no deja de recordar que cuando asumió Alberto Sileoni, desechó las audiencias públicas y consultas a especialistas realizado por las comisiones de Educación.

Fue un balde de agua fría que les costó reponerse para asumir esta larga espera que no fructificó con un proyecto del Ejecutivo.

Entonces, para lo que resta del trabajo en comisiones sus integrantes conjeturan que lo ven complejo sancionar este año una nueva ley de Educación Superior, aunque algunas voces reconocen que no está entre las prioridades del Ejecutivo. “No hay voluntad política de buscar una definición”, dijo uno de ellos a Parlamentario, al tiempo que señalaba que todo pasa por lo económico o lo político.

En mismo pensamiento rodea para la sanción de una ley para despenalizar el aborto. Como se informara en la edición anterior, la movilización frente al Congreso y la presentación de más de un millar de Hábeas Corpus en la mayoría de los tribunales del país al celebrarse el Día de Lucha por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe fue más que todo un gesto testimonial, dado que todo pinta, al igual que la nueva ley de Educación Superior que quede postergada para el 2011.

Los proyectos presentados para despenalizar y legalizar la interrupción voluntaria de un embarazo dentro de las primeras doce semanas de gestación. Hasta ahora, los diputados lograron la firma de más de cincuenta legisladores. Una cifra que puede alentar para su tratamiento, aunque el presidente de la Comisión de Legislación Penal, el cordobés y miembro de la Coalición Cívica Juan Carlos Vega precisó que recién en la última semana de este mes o en la primera de noviembre puede estar en la agenda, lo que significa que no será tratado este año.

También en el Senado no hay clima favorable, como se reflejó en el reciente seminario sobre el derecho al aborto, pero de acuerdo con fuentes de los principales bloques de este Cuerpo, respondieron que es factible que se inicie el debate primero en este ámbito y no en la Cámara baja, por una razón más que poderosa: los proyectos presentados no van más allá de la reglamentación de los abortos no punibles.

La idea es organizar nuevas audiencias con la presencia de especialistas y académicos antes de emitir un dictamen favorable lo que no será fácil, en principio, aunque en política, y mucho menos en la parlamentaria se puede dar por cerrado un tema como se acaba de comprobar con la sanción de Ley de Glaciares que dejó con la boca abierta a más de uno, por el resultado final.

Campo arado

Un espejo del enfrentamiento que se vive en el Congreso de oficialistas y opositores, se da en las comisiones de Agricultura y Ganadería de ambas cámaras, aunque no se puede prescindir de un dato insoslayable: en ambas la oposición tiene el control de las comisiones, pero los legisladores responden a sus orgánicas a extramuros, o sea de un lado los que representan a la Federación Agraria Argentina y del otro, y bien lejos los de la Sociedad Rural Argentina, CRA o CARBAP, como se vio hasta el momento, entre otras normas con la segmentación a las retenciones.

Nadie afloja un tranco de pollo a la hora de sancionar una de los proyectos consensuados, lo que no impide negociaciones al más alto nivel para acercar posiciones. Este tema desnudó al bloque de la UCR ya que Ulises Forte fogonea el que tiene el visto bueno de la FAA, mientras que el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería su correligionario Ricardo Buryaile, avala el de las otras agrupaciones. Toda una obviedad ya que se desempeña como vicepresidente de la Confederación Rurales Argentinas.

Del listado de proyectos que tienen que ver con el sector, no tendrán vía libre en los recintos: una nueva ley de Arrendamientos y la prohibición de ventas de tierras a empresas extranjeras, las que están en la lista de espera en las comisiones a las que fueron derivadas y según respondieron integrantes de las mismas, las discusiones entre los asesores prometen más de una reunión.

Claro que hay un cierto aire de optimismo, pero teniendo en cuenta que restan apenas seis reuniones, su aprobación suena difícil. Aunque no se puede descartar un consenso de último momento, pero para que se convierta en ley falta un largo trecho. Lo mismo sucede con otras iniciativas destinadas a cambiar la política agraria. Hoy la política parlamentaria pasa por otro lado.

Restan entonces cinco o seis sesiones en ambos recintos para concluir el 128 periodo ordinario de sesiones y por ahora estas normas citadas no tienen perspectivas de ser publicadas en el Boletín Oficial.

Lista de espera

* Nueva ley de regulación de entidades financieras
* Régimen de Participación en las Ganancias de las Empresas
* Declarar de interés público la producción de papel
* Consejo de la Magistratura
* Modificación de la Carta Orgánica del Banco Central
* Nueva Ley de Educación Superior
* Despenalización del Aborto
* Nueva Ley de Arrendamientos
* Prohibición de venta de tierras a extranjeros

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password