Banca virtual

En siete meses, Néstor Kirchner no presentó un proyecto de ley, no pronunció una palabra en el recinto, asistió únicamente a una sesión, votó solamente una ley y no integra ninguna comisión. La oposición pide que renuncie o pida licencia.

Mejor que decir, es hacer”. Esta máxima peronista es difícil de traducir al lenguaje parlamentario, ya que una de las funciones propias del legislador es justamente defender con argumentos el proyecto que se debate, tanto en las comisiones como en el recinto.

Sin embargo, no quedan dudas de que la actividad legislativa es tan ardua como las que desarrollan los miembros de los otros poderes. Al igual que un juez, el diputado también “habla” a través de sus iniciativas de ley en representación del pueblo que lo ha elegido. Pero también tiene la posibilidad de fundamentar sus proyectos en el debate en búsqueda del mayor consenso posible. Entonces, se deduce que la intervención en el recinto es muy importante, pero no menos que asistir a las reuniones de comisión y respaldar los proyectos que fueron elaborados por su propio grupo de asesores. Es decir que para ajustar una de las frases del General Perón más repetidas por los políticos en campaña a la actividad legislativa, sería correcto interpretar como parte del “hacer” parlamentario el “decir” en el recinto siempre cuando se respalden proyectos de ley que se ajusten a la realidad y se puedan ejecutar.

Contrario al concepto que tiene el imaginario colectivo sobre el nivel de trabajo de los legisladores, la actividad parlamentaria es muy ardua y desgastante, pero con la particularidad de que se hace visible en tres aspectos: asistencia, presentación de proyectos y discursos en las bancas.

Ahora bien, a la pregunta sobre por qué gran parte de la sociedad tiene una imagen negativa del Congreso nacional hay sobradas respuestas. Una de ellas está centrada en las acciones de sus propios miembros cuando figuras muy conocidas y que suelen cosechar muchos votos, a la hora de legislar brillan por su ausencia. O van poco y nada, como sucedió como Mauricio Macri en su breve paso por la Cámara baja -durante el cual confesó que lo aburrían las sesiones-, o pasan años sin hablar, como Francisco de Narváez, quien volvió a hacerlo en una sesión reciente. Néstor Kirchner reúne todos esos puntos negativos: ni va, ni presenta proyectos, ni obviamente habla en el recinto.

0-0-1

Ese podría ser el título de la película del ex presidente Kirchner como diputado nacional por Buenos Aires, ya que según el Indice de Calidad Legislativa que elabora Semanario Parlamentario, NK no presentó ningún proyecto de ley, ni de resolución ni declaración; tampoco hizo uso de la palabra desde su banca ubicada a la derecha del jefe de bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi; y sólo asistió este año a una sesión, aquella en la cual se votó la ley de Matrimonio Igualitario.

Los números de Néstor en la Cámara baja resaltan sobre otros legisladores que también tienen una magra tarea, porque el presidente del Partido Justicialista ha quedado preso de sus propias palabras. Cabe recordar que el 3 de diciembre de 2009, horas antes de jurar como diputado nacional, el ex presidente había acompañado a su esposa Presidenta a un acto público en el conurbano, donde anticipó sus planes en el Parlamento. En ese contacto con los periodistas, Néstor Kirchner habló de promover desde su banca iniciativas a favor del empleo. Además, en esa oportunidad manifestó: “Voy a llevar adelante los proyectos del Ejecutivo nacional”.

Lejos de cumplir, Kirchner -desde el día de la jura- sólo visitó dos veces la Cámara de Diputados. Una de esas visitas fue la única en que participó -por un corto tiempo- de una sesión ordinaria, en la cual no habló y sólo se limitó a votar a favor de la ley que les permite a las personas del mismo sexo contraer matrimonio. La otra visita fue una reunión de bloque realizada en el despacho de Rossi para alinear a la tropa en vísperas de ser nombrado secretario general de la Unasur.

Con respecto a la presentación de proyectos para respaldar al Gobierno nacional que había perdido la mayoría en el Parlamento, se destaca que no existe una iniciativa de autoría de Néstor Kirchner que haya ingresado por Mesa de Entrada. Sólo hay un proyecto de declaración que fue avalado por el ex presidente como cofirmante del proyecto de autoría de la diputada oficialista Diana Conti. Se trata del expediente Nº 2747-D-2010, con fecha 29 de abril, que expresa un reconocimiento a Baltasar Garzón por su actuación en materia de derechos humanos.

En el trabajo parlamentario, al igual que otros diputados con gran peso político, el secretario general de UNASUR no es miembro de ninguna comisión de la Cámara baja y no asistió a ninguna reunión, ni siquiera cuando se han debatido proyectos del Poder Ejecutivo, como la declaración de interés público a la producción de papel para diarios o el mismísimo proyecto sobre empleadas de servicio doméstico que recupera un derecho de los trabajadores, como lo había prometido el propio Kirchner el 3 de diciembre del año pasado. Tampoco participaron ni él ni su grupo de asesores en el tratamiento en la comisión sobre el proyecto de ley que modifica el régimen penal tributario, el cual ha reclamado su aprobación desde los actos políticos pero no desde el Congreso.

Por lo tanto, desde el inicio del período ordinario legislativo de este año -1 de marzo- hasta los primeros días de octubre, o sea siete meses, Néstor Kirchner no presentó ni siquiera un proyecto de declaración; no pronunció una palabra; asistió únicamente a una sesión; votó solamente una ley; y no fue nunca a una reunión de comisión.

Problemas con el reglamento

La impotencia de la oposición al no poder conformar el quórum se centró en la banca vacía del presidente del PJ. Entonces, a la baja actividad legislativa por parte de Kirchner se le ha sumado dos problemas. El primero se trata de una incompatibilidad con el reglamento por su nombramiento al frente de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y el otro conflicto se desata con el reglamento interno de la Cámara de Diputados ante las reiteradas ausencias sin la debida autorización por licencia.

Según el artículo 10 del reglamento de UNASUR, “durante el ejercicio de sus funciones, el secretario general y los funcionarios de la secretaría tendrán dedicación exclusiva, no solicitarán ni recibirán instrucciones de ningún Gobierno, ni entidad ajena a UNASUR, y se abstendrán de actuar en forma incompatible con su condición de funcionarios internacionales responsables únicamente ante esta organización internacional”. Al ser designado Kirchner secretario general del organismo, se desató una polémica entre los diputados de la oposición que remarcaban una la incompatibilidad de funciones. La realidad indica que el actual secretario ha respondido con rapidez en los momentos más tensos de la región que fueron el enfrentamiento entre Colombia y Venezuela y el intento de golpe de Estado a Ecuador. Sin embargo, no ha tenido la misma deferencia por la actividad parlamentaria.

Ante los reiterados ataques a los diputados y senadores de la oposición, por parte de Néstor Kirchner desde los atriles de los escenarios políticos, varios legisladores han observado el reglamento de la Cámara baja y señalado algunos artículos que comprometen al presidente del PJ como legislador. En esta línea, en la última sesión fracasada por falta de quórum, la diputada de la Coalición Cívica Griselda Baldata expresó que “el diputado Néstor Kirchner ha violado clara y sistemáticamente los artículos 16, 17 y 18 (segundo párrafo) del reglamento interno de la Cámara, que versan sobre la obligación de asistir a las sesiones o pedir licencia; cosas que Kirchner no hizo”. Al respecto Baldata disparó: “Kirchner no puede cobrar un sueldo de diputado sin trabajar; esto es un insulto para quienes lo votaron y para los que no también, ya que todos los argentinos le estamos pagando religiosamente su sueldo aún sin que trabaje”.

En las oficinas de los diputados líderes del Grupo A, crece la idea de presionar al presidente de la Cámara baja, Eduardo Fellner, para que aplique el reglamento ante las reiteradas ausencias del líder del PJ. Ante cada fracaso por falta de quórum, la bronca contra el oficialismo aumenta y la oposición quiere obligar a Néstor a renunciar o pedir licencia. Aunque claro está, una renuncia de NK a su banca no aseguraría la presencia de su reemplazante para dar quórum. En la lista de espera está Lucrecia Monteagudo, del Partido Intransigente y aliada del kirchnerismo, quien retornaría al Congreso en el caso hipotético de que Kirchner renunciara a su banca.

En definitiva, la única verdad es la realidad -máxima peronista- y esta indica que en siete meses Néstor Kirchner no paró de criticar y descalificar a los diputados de la oposición en actos partidarios, pero no presentó un proyecto de ley, ni habló en el recinto y sólo asistió a una sesión de las 13 en total. Por eso, hay una banca vacía a la derecha de Rossi.

Frases contra los diputados

En Santa Cruz: “Vengo como un argentino más, como un santacruceño, para que con amor, con paz, digamos al país que nunca más tengamos que ver el atropello del derecho público provincial y la actitud incomprensible de algunos parlamentarios de querer tomar decisiones absolutamente imposibles de tomar que creemos que han sido en un momento de absoluto error o equivocación de querer atropellar el derecho federal”.

En Lanús: “La máquina de impedir es la misma que llevó al país a la hiperinflación en los 80 y generaron las corridas del Banco Central. Tratan de impedir las transformaciones en lugar de ayudar a Cristina”.

Presentación de FORJA: “El Congreso no ha demostrado su voluntad de ayudar para hacer un gobierno mejor”, a la vez que indicó que algunos sectores antagónicos se juntaron para constituir “una máquina de impedir”. “Bunge ha evadido 1.200 millones de pesos a los argentinos y, la oposición, no trata el proyecto oficial enviado en su momento al Congreso”.

Oposición y Clarín: “El Grupo A tiene demasiada relación, evidentemente, con las corporaciones. Los que evaden deben ir presos. Le haría mucho bien a la democracia que aquellos que no cumplen con sus obligaciones tributarias vayan presos, como ocurre en Estados Unidos. De lo contrario, da lo mismo pagar o no pagar”. “Los votos de la oposición son de Magnetto, porque los capitalizó él”. “La oposición vive pidiéndole instrucciones al dueño de Clarín, son las mismas caras que fundieron a la Argentina en 2001”.

Sobre Papel Prensa: “A los diputados les tiemblan las rodillas y otras cosas porque tienen miedo de declarar a Papel Prensa una empresa de utilidad pública para garantizar la democracia. No se les pide tanto. No tienen principios y sólo son empleados”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password