Un Amado no querido

En el círculo íntimo de la pareja presidencial ven con mala cara al titular del Palacio de Hacienda por su falta de estrategia y los continuos conflictos. Aseguran que su carrera como político tiene poco futuro.

Los últimos días no fueron muy buenos para el ministro de Economía, Amado Boudou. El titular de la cartera económica volvió a estar en el ojo de la tormenta, pero en este caso en una posición sumamente incómoda.

Su desafortunada frase sobre el Holocausto provocó caras muy largas en la Casa de Gobierno.

El malestar se hizo sentir. “Boudou es una persona muy fiel al matrimonio presidencial, pero tiene muy poca habilidad política, diría que casi nula”, sentenció un funcionario que tiene mucha llegada a Néstor Kirchner.

El tema central es que este tipo de cortocircuitos generan muchas dudas con respecto al respaldo que se le pueda dar para que continúe en su campaña política.

“No es fácil para un economista con poca militancia política hacer una campaña prolija, sin entrar en este tipo de conflictos que son totalmente evitables”, agregó la misma fuente.

De esta manera, en Casa de Gobierno le ven poco futuro a Boudou como posible candidato a algo importante. Saben, por las encuestas que se han hecho, que no mide casi nada y que encima, viene de conflicto en conflicto generando un desgaste mayor.

Sin dudas que el único punto a favor que tiene el titular del Palacio de Hacienda es la evolución del nivel de actividad del Producto Bruto Interno, que sigue creciendo.

“Los números macroeconómicos es el único caudal que puede ofrecer Boudou, aunque siempre en forma limitada, porque ese argumento lo usa como prioridad la presidenta Cristina (Fernández de Kirchner)”, señaló otro funcionario gubernamental.

Y para colmo de males a Boudou no le fue muy bien tampoco en el exterior en los últimos días.

Así fue como volvió a tener poco diálogo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que en función de esto tampoco se pudo avanzar en lo que podría ser una propuesta concreta para que se cancele la deuda con el denominado Club de París.

Es más, ese es uno de los puntos que empieza a generar preocupación entre los asesores de Casa de Gobierno y del Ministerio de Economía, es que suena con insistencia la posibilidad que la Argentina quede fuera del G-20 por oponerse a la revisión de su programa económico como lo establece el artículo IV del estatuto del FMI.

Ese fue uno de los temas destacados de la última semana, pero en Economía, algunos asesores comentan por lo bajo que “es un absurdo seguir con tanta intransigencia”.

“El punto es que si uno no flexibiliza en algún punto, tampoco podes obtener lo que querés y allí vamos mal, estamos cada vez más empantanados”, comentó un funcionario del Palacio de Hacienda.

Así, puede observarse que el panorama para el titular de la cartera económica es sinuoso, que tiene complicaciones, quizás por falta de manejo político y de estrategia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password