Ni con fórceps

La regulación de los abortos no punibles depende de la Comisión de Justicia. Según la oposición no hay voluntad política de que se expida, por lo cual no llegaría al recinto este año. La autora del proyecto Diana Maffía fundamenta la urgencia de su sanción, mientras que su colega del PRO Carmen Polledo considera que la iniciativa incurre en una serie de imprecisiones.

Por César Montenegro

La Comisión de Salud y de la Mujer, el Niño y Adolescentes emitieron sendos dictámenes respecto a la regulación de los abortos no punibles en la Ciudad. En el primer caso obtuvo despacho de mayoría y en el segundo de minoría. Ahora, la iniciativa se encuentra en la Comisión de Justicia y hay dudas sobre el destino que tendrá el proyecto de aquí en más.

Si la iniciativa es finalmente aprobada, la mujer podrá interrumpir el embarazo en el caso de haber sido violada sin que pese sobre ella ningún castigo legal. Igual que para el Ministerio de Salud nacional, no se pide más que la firma de la mujer en una declaración en la que asegura haber sido víctima de una violación y no hay necesidad de una denuncia. Además, los hospitales porteños deberán brindar la posibilidad de hacer estudios y las intervenciones “necesarias para la interrupción segura del embarazo”.

Para conocer más en detalle el trámite legislativo que recorrió la iniciativa presentada ya en 2008, por la legisladora de la Coalición Cívica Diana Maffía, pero que naufragó en 2009 a raíz “de la poca voluntad política del presidente de la Comisión de Justicia, Martín Borrelli para llevarla al recinto” –según afirmó la diputada-, Parlamentario entrevistó a la legisladora de la CC. Estos son los principales párrafos del diálogo.

– ¿Cuál es el trámite que recorrió su iniciativa desde que lo presentó a comienzos de este año?

– El proyecto ya fue despachado por las comisiones de Salud y de la Mujer, está en Justicia, que es la tercera a la que se decidió enviarla, y ésta aún no dio traslado. El presidente de la comisión prometió que iba a ponerla a consideración de asesores el día 19, pero la pasada semana debía haberse realizado la reunión de diputados y no hubo quórum, así que no se cómo afectará ello la planificación de las próximas reuniones.

– ¿Cómo prevé el ritmo del debate en la Comisión de Justicia?

– El diputado (Gerardo) Ingaramo tenía la intención de convocar a algunos expertos -cosa que ya se hizo hasta el agotamiento en las comisiones que emitieron dictamen-, además el proyecto está presentado desde 2008 y durante 2009. La propuesta fue cajoneada en la Comisión de Justicia que presidía en ese entonces Martín Borrelli; en esa ocasión nuestra intención era que la iniciativa tuviera una buena praxis parlamentaria, pero no tuvimos éxito. Le pedí eso mismo al legislador Ingaramo, pero aparentemente es difícil que ello ocurra, porque girarlo a la Comisión Justicia que está manejada por el PRO, es factible que puedan hacer perder estado parlamentario o retenerlo indefinidamente, es decir lo mismo que hicieron el año pasado.

– En la Comisión de la Mujer que usted preside, se emitió un dictamen de mayoría que proponía su archivo…

– En la Comisión de la Mujer tuvo un dictamen de minoría suscripto por quienes impulsamos la iniciativa pero, quiero explicar lo siguiente: la comisión en su momento fue ampliada y se agregó al diputado Ingaramo que nunca concurrió a las reuniones, salvo el día que hubo que firmar el proyecto de aborto no punible en que bajó 45 minutos más tarde y la vicepresidenta de la comisión, Carmen Polledo esperó que él bajara para tener las cinco firmas y así despachar el dictamen de mayoría. Lo hicieron con un diputado que integra la comisión, pero que no vino desde el inicio del año legislativo a ninguna reunión de la misma. En esa oportunidad firmó el despacho y tampoco volvió jamás a la comisión. Es evidente que la presencia de Ingaramo obedecía a la intención de dejar en minoría el despacho de aborto no punible. Si este mismo legislador es el presidente de la Comisión de Justicia es obvio el destino que tendrá el proyecto.

– ¿Con tantos contratiempos qué evaluación hace sobre el destino de la propuesta?

– Yo lo que pretendo es que el despacho salga de la Comisión de Justicia con el dictamen que fuere y llegue al recinto; y entonces podamos ver si ese despacho tiene apoyo o no. También ver que es lo que va a hacer el Ejecutivo con un despacho de esa naturaleza, si es que resulta votado; yo se que son temas difíciles y están rodeados de muchísimas cosas y por eso hicimos una fundamentación muy prolija y en todos los casos, les ofrecimos a los diputados toda la información jurídica que hay y los antecedentes jurídicos, tanto en derecho internacional como en nuestro país que avalan la posición que estamos sosteniendo en este proyecto.

– ¿Cuáles son los sectores más impermeables a tratar el aborto no punible?

– Son temas que parten transversalmente a los bloques, no son cuestiones de identidad de bloque. Puede haber diferentes posiciones dentro de cada bancada. Yo creo que muchas veces la discución para reglamentar algo que ya es legal, como lo es el aborto no punible está contaminada con la idea de despenalizar que es algo que en todo caso se discute a nivel nacional o de promoverlo, lo cual es algo mas disparatado. En realidad lo que estamos haciendo sistemáticamente son políticas de prevención del embarazo no deseado, y qué es el embarazo que puede culminar en una interrupción; sin embargo ya sabemos que no se cumple ni con la educación sexual ni con la anticoncepción. La educación sexual ha tenido un retroceso brutal, ni siquiera se ha cumplido lo legalmente básico según lo presupuestado -tres millones de pesos- y solamente se ha ejecutado la mitad y ya no hay anticonceptivos en los hospitales.

– Se extrae de sus expresiones que la normativa no es aplicada. . .

– Si no tenemos educación sexual y acceso a la anticoncepción y no hay conserjerías hospitalarias, la verdad que entorpecer un proyecto de reglamentación del aborto no punible es empezar por el último eslabón; es trabajar por la prohibición y no por la promoción de una sexualidad responsable. El problema con el aborto no punible, es que siendo no punible, se lo clandestiniza, se lo hace inseguro y que termina en muerte materna, sobre todo muerte de adolescentes.

– ¿A qué le adjudicaría las objeciones al proyecto?

– Es un tema complejo, creo que en esto hay que actuar y tener una actitud pedagógica, es un tema enredado, está rodeado de muchísimos prejuicios y en donde no está claro qué es lo que estamos legislando y algunos diputados simplemente obedecen órdenes y no tienen ganas de profundizar en el tema. Estamos a la puerta de un año electoral y éste es un tema difícil que no le da prestigio a las personas que lo tratan, sin embargo me parece que tenemos una obligación fundamental con procurar la máxima responsabilidad para abordar el tema.

– ¿Tiene esperanzas de qué este año su propuesta que está siendo analizada también a nivel nacional pueda sancionarse?

– Siempre tengo la confianza de que las personas puedan actuar bien, por supuesto esa confianza puede ser defraudada; la verdad que la conducta de Martín Borrelli el año pasado fue una sorpresa, no era algo previsible para mí. En reiteradas oportunidades le recordé que finalizaba el debate en las comisiones y sin embargo el proyecto no tuvo dictamen para llevarlo al recinto; y que él tuviera esa mala praxis política, para mí fue una sorpresa; uno aprende esas sorpresas; en esta oportunidad hablé con el diputado Ingaramo respecto a su actitud y me encuentro con actitud ambigua, falta de fundamentos, bueno tengo la esperanza de que eso no ocurra y que realmente ponga en tratamiento el proyecto; por supuesto me puedo equivocar pero trato de empezar concediendo la mejor posición.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password