A dos aguas

El PRO en la Legislatura no puede plasmar la buena relación que mantiene con sus aliados opositores en el Congreso de la Nación. Las diferencias son muchas y profundas.

Por César Montenegro

Al macrismo le resulta muy difícil reeditar la labor legislativa que en conjunto con los demás bloques opositores nucleados en el grupo A (UCR, PJ disidente, PRO y Coalición Cívica) llevan adelante en el Congreso, puntualmente en la Cámara baja.

Este acuerdo logrado en el Parlamento nacional, el PRO no lo puede trasladar a la Legislatura, donde sus ocasionales aliados se convierten en duros opositores, que no les permita navegar por aguas calmas en esta última etapa del año legislativo y tampoco se vislumbra que en un año electoral como 2011 pueda alcanzar las metas que tracen sus estrategas como objetivos a conseguir.

A pesar de haber logrado ubicarse como uno de los principales exponentes de la oposición en el Congreso, lo cual le permitió participar de la elaboración de la agenda parlamentaria, en la Legislatura no logra aunar criterios permanentes con ninguno de los bloques aliados; aunque las medidas de política económica requeridas desde el Ejecutivo lograron salir airosas del tamiz de los legisladores opositores y no así, los proyectos enviados por las áreas de Salud y Educación, los que son permanentemente cuestionados y acusados de subejecución presupuestaria. Además de los reiterados pedidos de renuncia a los titulares de esas carteras. Esto expresa la falta de elaboración de una política de alianzas que le permita tener continuidad en sus iniciativas políticas.

También se debe reconocer que sólo cuando salió a la luz el caso de las escuchas ilegales hubo un circuito más aceitado entre el bloque de legisladores oficialistas y Bolivar 1, sede del Gobierno porteño.

Antes, esa comunicación sufría prolongados cortocircuitos y sólo era efectiva con algunos de los diputados PRO, pero no exactamente con quienes debían lidiar con el arco opositor.

Esta anomalía llevó a que la bancada macrista sufriera en varias ocasiones amenazas de deserción; aunque sólo se produjeron unas pocas, aún así forzaron a los legisladores del PRO a un mayor esfuerzo para sumar voluntades a la hora del tratamiento de las medidas propuestas por el oficialismo. Aunque también es cierto que Propuesta Republicana en ningún período legislativo tuvo mayoría parlamentaria, lo que indujo al espacio que conduce Mauricio Macri a negociar permanentemente. Claro, en algunas ocasiones con viento a favor y en otras no, dejando jirones de su proyecto político.

En virtud de lo descrito y teniendo en cuenta de las agrupaciones políticas con las que converge el PRO en el Congreso nacional, Parlamentario sostuvo una entrevista con el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Fernando Sánchez, quien reivindicó la coherencia del espacio político al cual representa, tanto en la Cámara baja como en la Legislatura, mientras criticó la incoherencia en los posicionamientos del macrismo y del kirchnerismo. Sostuvo que las diferencias que separan al oficialismo porteño con la alianza que representa son “muchísimas y profundas” y que un trabajo en conjunto es inviable. Aquí los párrafos más destacados de la entrevista.

– ¿Es imposible implementar en la Legislatura el trabajo que en el Congreso nacional realiza la CC con el PRO?

– En primer lugar no es que nosotros trabajamos en conjunto a nivel nacional con el PRO, trabajamos en conjunto y en algunos temas con veinte bloques; no con el PRO. El macrismo también puede trabajar en conjunto con el socialismo o con el peronismo disidente.

– ¿La experiencia qué se lleva a cabo a través del denominado Grupo A es irrepetible en la Ciudad, entonces?

– El Grupo A son muchos bloques, el radicalismo, el Peronismo Federal, entre otros. Son unos cuantos entre los que se articulan los proyectos, no es sólo la Coalición Cívica con el PRO; nuestras diferencias con quienes gobiernan son muchísimas y profundas, pero las diferencias básicamente las tienen el kirchnerismo en la Legislatura y el macrismo en la Cámara de Diputados de la Nación. Nosotros en la Legislatura y en la Cámara de Diputados hacemos exactamente lo mismo. El macrismo hace todo lo contrario en la Legislatura de lo que hace en la Cámara baja y el kirchnerismo hace todo lo contrario de lo que hace en la Legislatura.

– Usted no desconoce que la Coalición ha actuado en conjunto con el PRO en temas de extrema sensibilidad política…

– Pero es inviable actuar en términos de proyectos políticos con el macrismo, no tenemos nada que ver…

– ¿Pero la agenda en común mediante la cuál el Grupo A lleva adelante sus propuestas?

– A nivel nacional, esto es la Cámara de Diputados se ha trabajado para ir armando una agenda en temas coincidentes, pero no en todos los temas se actúa coincidentemente. Yo evaluaría al revés: ¿en qué se trabaja con los demás bloques? En lo que se está coincidiendo y no en lo que no se coincide.

– De sus dichos se desprende alguna acusación de incoherencia.

– Para ser más claro, le voy a dar un ejemplo: en la Cámara de Diputados el PRO firmó el proyecto que derogaba los superpoderes del Ejecutivo de la Nación y en la Ciudad los sostiene.

– Pero aún así, la Coalición elabora e impulsa proyectos en conjunto con el PRO.

– Por eso le digo, si usted pregunta si nosotros sostenemos una actitud determinada con un solo sector, ello no es así. Nosotros no estamos trabajando con alguien y mucho menos con un bloque en particular; nosotros tenemos nuestra política, cuando coincidimos con alguien vamos para adelante y cuando no coincidimos no avanzamos. Una gran diferencia es que nosotros tanto en la Cámara de Diputados de la Nación como en la Legislatura, sostenemos la misma política. El PRO en el Congreso nacional dice una cosa y en la Legislatura dice otra y el kircherismo en Diputados dice una cosa y en el Parlamento de la Ciudad hace otra. La inconsistencia es de ellos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password