Compañero, compañero

Acorralado por las circunstancias políticas-económicas, el titular del Palacio de Hacienda busca mayor acercamiento con Julio De Vido para sobrevivir a la embestida que se le viene.

Los tiempos son muy vertiginosos en el país. Tras el fallecimiento del ex mandatario Néstor Kirchner, son varios los movimientos internos que se están empezando a observar en el gabinete de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Uno de los primeros escarceos se está dando por el lado del Ministerio de Economía. Son varios los asesores del ministro Amado Boudou que aseguran ver movimientos concretos en los últimos días.

Entre esos movimientos concretos se mencionó el cambio de estrategia del actual titular de la cartera económica.

Si bien Boudou cuenta con el respaldo de la presidenta, alguno de sus asesores admiten que el funcionario está comenzando a trazar un perfil más pegado al ministro de Planificación, Julio de Vido.

“Esto es algo que podía ocurrir. Boudou hace tiempo que estaba buscando un mayor acercamiento con De Vido, y ahora parecería que van actuar en forma más conjunta y coordinada”, señaló un allegado al ministro de Economía.

El tema no es menor. El año que viene es electoral, la ejecución del manejo de los fondos va a implicar una dura batalla dentro del Gobierno, con los mandatarios provinciales, con los sindicatos y otras organizaciones.

De allí es que consideran que Boudou y De Vido, si forman un tándem fuerte, podrían hacer frente a los embates que se vienen.

Igualmente se considera que los embates se van a dar tanto en el frente interno como externo del Gobierno.

En lo interno, se estima que algunos funcionarios del Gobierno van a objetar con dureza al posible tándem De Vido-Boudou.

Un funcionario de Casa de Gobierno lo describió con absoluta claridad. “Al morir Néstor Kirchner, quedó vacío un enorme espacio de poder y de negociación que tenía el mismo. Por eso, todo indica que de a poco los ánimos en el gabinete se van a caldear”, puntualizó nuestro interlocutor.

En lo interno, el tándem de conducción político-económica de los ministros De Vido-Boudou tendría una fuerte resistencia por parte del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández y en menor medida, se presume, del ministro del Interior, Florencio Randazzo.

“Pero además hay problemas internos más sutiles, como las diferencias que se perciben entre Boudou y Mercedes Marcó del Pont (titular del BCRA) y con Guillermo Moreno (secretario de Comercio)”, señaló otro de los asesores de la Casa Rosada.

Marcó del Pont cuenta con un fuerte respaldo de CFK, por lo que la incógnita está puesta en el futuro de mediano plazo de Moreno.

Como se puede apreciar, tal como está el panorama, el Gobierno va a tener que trajinar mucho “para poder encauzar la tropa propia”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password