Todos contra todos

Se profundizan las internas en el gabinete de Cristina Fernández. Esta situación genera incertidumbre -para el año que viene- en el sector económico.

Los hechos en la Argentina se suceden con una velocidad vertiginosa. Tal como se había pronosticado -en las primeras horas tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner- ya se empieza a observar una creciente disputa dentro del Gabinete nacional, y todo indica que se acentuará con más fuerza en los próximos días.

Las diferencias ya se venían observando cuando vivía el ex presidente, pero ahora cada uno empieza a atender su propio juego.

“Esto es algo que indudablemente iba a pasar. Lo que ocurre es que al no estar Kirchner, el problema ahora es que, hay muchos caciques y cada uno disputa su porción de poder”, destacó un funcionario que hace años trabaja en la Casa Rosada.

La inflación fue la disputa de fondo entre los integrantes del gabinete de la presidenta Cristina Fernández, pero son varios los asesores que dicen que los cruces van a ser cada vez más furibundos.

Primero fue el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, con el ministro de Economía, Amado Boudou.

Luego fue el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, con la ministra de Industria, Débora Giorgi, por el tema de la apertura o no de la importación de alimentos para contrarrestar la suba de precios en el medio local.

A todo esto, se sabe que el ministro de Interior, Florencio Randazzo, no está teniendo buenas “migas” con Aníbal Fernández, en tanto que el poderoso ministro de Planificación, Julio de Vido, tiene una relación muy complicada con casi todo el gabinete.

“La verdad que esta situación de internas cada vez más complicadas generan mucha incertidumbre para el próximo año”, aseguró el mismo funcionario de la Casa Rosada.
Y el problema es que la falta de coherencia política y disciplina de los funcionarios podrían afectar al Gobierno, más allá del viento de cola que tiene la Argentina gracias a la economía internacional.

“Hay que ser honestos. Si no tuviéramos condiciones tan favorables en la economía internacional, estos cruces internos golpearían de lleno en la actividad económica. Esto no ocurre tanto, porque hay perspectivas favorables en el exterior”, señaló otro funcionario gubernamental.

De todas maneras, un hecho que no se puede dejar pasar por alto es que los principales operadores económicos que están en la Argentina y en el exterior temen por el panorama político que muestra el país. Ya no se trata tanto de los cuestionamientos de la inflación, del Indec, de las dudas sobre los números fiscales y las cifras de la pobreza.

Se trata del cruzamiento cada vez más fuerte en la interna del Gobierno, con un panorama sombrío, donde se percibe la falta de una conducción fuerte para frenar los embates de distintos lados. ¿CFK tendrá la fuerza suficiente para disciplinar a sus díscolos funcionarios? Una tarea difícil y complicada que puede, incluso, erosionar su poder.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password