Monitoreo encubierto

El “acuerdo” con el Fondo Monetario Internacional relacionado con los números del INDEC genera polémica dentro del propio Gobierno nacional.

Fue una sorpresa. La decisión de permitir que técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) trabajen conjuntamente nada menos que con el INDEC, un organismo que responde al todopoderoso Guillermo Moreno, secretario de Comercio, ha generado una gran polémica y muchos trascendidos dentro del propio Gobierno.

Por lo pronto, en el Ministerio de Economía algunos allegados al equipo que comanda el ministro Amado Boudou aseguran que este es el primer paso para que se avance un “eventual monitoreo” del FMI sobre la economía argentina.

“Es indudable que vamos en camino de esa dirección, algunos estamos en contra y otros están a favor. Esto va a generar problemas, estoy seguro”, comentó en forma lapidaria un importante integrante del gabinete económico.

El punto central es que se observa a esta iniciativa como un cambio drástico del Gobierno en su estrategia.

“Es indudable que esto en vida de Néstor Kirchner no hubiera ocurrido. No había manera de que se pudiera lograr una cosa así. Creo que van a haber muchos cambios en los próximos tiempos”, resaltó un funcionario de Casa de Gobierno.

La queja del funcionario se orienta a marcar la contradicción de hacer anuncios que contradicen la postura del kirchnerismo y particularmente lo que se viene pregonando desde Casa de Gobierno.

“El problema es pensar que la gente no se da cuenta. Es un grueso error”, señaló la misma fuente.

En función de esto, se sabe que la decisión de elaborar un índice de precios al consumidor a nivel nacional con la gente del FMI es el puntapié inicial de lo que se ha denominado “un monitoreo encubierto” del organismo para ir supervisando la economía argentina y de esa manera cumplir con los requisitos que impuso el Club de París para llegar a un acuerdo por la deuda de casi 7.000 millones de dólares.

No es ninguna casualidad que se haya hecho el anuncio del FMI justo una semana después de que la Presidenta lanzara el reinicio de las conversaciones para llegar a un acuerdo con el Club de París.

Es más, tampoco fue una casualidad que el ministro Boudou viajara en la semana por un día a Washington para entrevistarse con John Lispky, número dos del Fondo Monetario.

“Esto habla a las claras de que el FMI vuelve en forma secreta a monitorear la economía argentina. De eso no cabe ninguna duda”, resaltó otro funcionario del Palacio de Hacienda.

De esta manera, se comprueba una vez más la estrategia del actual gobierno que hace anuncios sobre determinados temas que resultan luego muy diferentes a la realidad. En este caso habrá que ver si no tiene un costo político elevado haber estrechado lazos nuevamente con el FMI.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password