Un buscador de consensos

El jefe del bloque del PRO Cristian Ritondo fue el ganador del Premio Parlamentario 2010 en la Legislatura. Su incansable tarea lo catapultó para la lograr la máxima distinción. Sus pares lo elogian por su búsqueda de coincidencias. Es la segunda vez que obtiene el galardón.

En reiteradas oportunidades el recinto de sesiones fue escenario de un infatigable ir y venir del titular de la bancada macrista, Cristian Ritondo, en busca de coincidencias para lograr consensos con otros espacios legislativos que dirijan a buen puerto las propuestas del oficialismo.

Muchas veces hasta parecía un caminante errante sin destino. Sin embargo, esa actitud perseverante y consecuente tuvo sus frutos, en primer lugar porque muchos de los proyectos pretendidos vieron la luz y además, porque la labor de este incansable trabajador legislativo, tuvo su correlato al ser elegido como el diputado más laborioso del Parlamento porteño durante el presente período legislativo que, en apenas un par de semanas finaliza sus sesiones ordinarias.

Ritondo demostró una vez más -porque es la segunda oportunidad en que es ungido como el diputado más laborioso del año, la anterior fue en 2008- su personalidad y la forma de concebir y ejecutar la acción política: su estilo político, combinado con una capacidad de seducción personal, habilidad en la política táctica, plasticidad ideológica y el “respeto por la palabra empeñada y en los códigos legislativos”, según admitieron ante Parlamentario integrantes del arco opositor, son argumentos que largamente justifican su distinción.

El jefe de la bancada macrista es considerado por sus pares como un dirigente que busca construir acuerdos a través de infinitas mediaciones interpersonales. Dicen que prefiere cooptar antes que destruir a sus adversarios y en consecuencia construir los consensos necesarios que requiere la gobernabilidad y la institucionalidad.

Todos estos atributos son los que distinguieron a Cristian Ritondo e hicieron posible que fuera elegido como el diputado más trabajador de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, haciéndose acreedor al Premio Parlamentario 2010.

A horas de conocerse el resultado de la encuesta, Semanario Parlamentario mantuvo una entrevista con el presidente del bloque PRO. A continuación los aspectos más relevantes del reportaje.

– Haber sido elegido por segundo vez el legislador más laborioso debe ser más que una satisfacción…

– Es un reconocimiento que personalmente me gratifica y que quiero compartir con todos los legisladores de mi bloque, porque siendo primera minoría pudimos articular un esquema de trabajo que nos permite estar con una agenda que impone protagonismo, pero sobre todo, trabajo; preocupaciones diarias que plasmamos en proyectos para que la Ciudad tenga las leyes que merece. Que merecen todos los ciudadanos que habitan Buenos Aires.

– Es un trabajador empedernido de los consensos, sin embargo este año ha sido difícil lograr coincidencias, ¿a qué le adjudica la falta de acuerdos?

– A medida que el PRO se va consolidando como partido de Gobierno, en la Ciudad se contraponen sectores de una oposición, muchas veces con reacciones descontroladas y que están en una dinámica suicida que es la de la oposición por la oposición misma.
En ese registro, los que pierden son los ciudadanos que ellos dicen representar, pues la oposición sin proposición, no deja chances de negociar. Son los mismos sectores que, en general encabezados por Aníbal Ibarra, aplican desde la oposición la misma política de exclusión, rencor y venganza, que le hizo perder el gobierno al progresismo porteño. Como no pueden competir con los aciertos de gestión de Mauricio Macri, se instalan en el deporte político de denigrar al que gobierna. Pretenden deslegitimarlo con falsas denuncias. Muchos actúan como satélites del Gobierno nacional que aparece enfrentado a Macri, por el sólo hecho de manifestar aspiraciones presidenciales, y se anotan en cuanta proposición inverosímil y descabellada aparece, simplemente para intentar deslegitimar la gestión.

Estamos prácticamente finalizando el año, el 2011 es un año electoral y todos estamos en campaña. Es difícil encontrar caminos de coincidencia con todos, si bien nosotros siempre los esperamos y cuando se da, los proponemos. Pero con coherencia y respeto, algo que insisto desde algunos sectores desde la oposición no se nos propicia. El tema es que algunos creen en el “no te voto nada”, porque no se piensa en el vecino, sino en el daño que le hacemos a Macri, votando o no tal cosa.

– ¿El nuevo arco opositor se ha convertido en una nueva máquina de impedir?
– De hecho, aunque en la Ciudad hay una gran estabilidad política que no está sustentada en una mayoría parlamentaria cómoda, gobernamos con y para la sociedad. Todas las decisiones económicas, sociales, empresariales y culturales han estado precedidas de acuerdos con los vecinos, sindicatos y muy pocos diputados de la oposición. El Gobierno de la Ciudad ha dado un gran impulso a todas las asociaciones de vecinos, ONG’s, clubes de barrios y tal vez por eso suscite la animadversión de estos sectores de la oposición. Fíjese que un tema prioritario como lo es la seguridad de la gente, nosotros llevamos meses queriendo sesionar sobre el proyecto de trapitos, cuidacoches o limpiavidrios, y no nos dan quórum. Cuando logramos que se sienten para debatir el tema sobre motochorros, parecían más preocupados por los que delinquen en motocicletas que por los vecinos. Todo por no darles herramientas legales a la Policía, o a los fiscales, porque eso es “criminalizar la pobreza”.

Aquí lo medular es que para ellos, Macri es la derecha, y creen que viene a reprimir al que te roba, usurpa el espacio público, o al que te mata en una salidera. Ideologizan la seguridad y con ello desprotegen a la gente. Impiden la sanción de leyes que pueden salvar vidas.

– ¿Cómo evalúa este año legislativo?

– Como le vengo diciendo. Fue el año más disímil, porque somos primera minoría, 24 diputados contra 36.Cuando se votó la Comisión Investigadora perdíamos votaciones con este mismo resultado. Nosotros seguiremos adelante, a pesar del rencor que pretende paralizarnos ante cada iniciativa. Y ni qué hablar de algunos jueces de la Ciudad, que fueron elegidos para administrar justicia, y confunden su sillón con el de Bolívar 1. Pero no nos detenemos, no es nuestro lema el de amedrentarnos. Nosotros trabajamos prepositivamente. Solucionamos los problemas de la gente y en la Legislatura avanzamos aunando fuerzas, criterios y extremando nuestras capacidades para estar a la altura de las circunstancias. La gente es sabia y termina dándose cuenta quién trabaja y quien se pasea por la Legislatura, armando internas y falsas causas mediáticas que la Justicia no ha podido comprobar.

– ¿Es posible lograr acuerdos con la oposición para reencauzar la Legislatura?

– Con una clase dirigente responsable le diría que si, pero esto hoy no es así. Cuando las pasiones de algunos, por derrocar a Macri, se hayan apagado quizás, si estemos todos a la altura de las circunstancias.

– Desde su experiencia política, ¿es posible alguna autocrítica en cuanto a las acciones de gobierno del PRO?

– Tal vez deberíamos haber dado más explicaciones, haber hecho pedagogía, tanto más necesaria cuanto más complejas son las medidas que adoptamos. Y mucho más si éstas suponen cambios con relación a las políticas de postergación y falsas propagandas políticas, mantenidas durante diez años. El PRO es una fuerza nueva, comprometida con la realidad y eso hace que también a veces podamos equivocarnos. Pero tenga por seguro que sabemos rectificar nuestras decisiones. El PRO le ha dado a la política en la Ciudad un espíritu independiente, pragmático, con perspectiva de largo alcance. Con ese objetivo, el equipo que gobierna la Ciudad con sus aciertos y errores, ofreció una estrategia integral para reparar y renovar la forma de gobernar, sin el más mínimo aporte del Gobierno nacional, sino todo lo contrario.

– ¿Puede ocurrir lo mismo que al Gobierno nacional, que el Ejecutivo porteño no logre sancionar su Presupuesto 2011?

– Son temas completamente distintos. El Gobierno nacional puede gobernar sin Presupuesto. Tiene superpoderes, la Ciudad no. Si no hay Presupuesto en la Ciudad, no se puede comprar ni una resma de papel. Imagínese así como estamos, ni siquiera podremos pagar los sueldos, y esto sí que es riesgoso. Esta Ciudad sin Presupuesto no existe. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires se financia en un 90% con recursos propios, mientras que el promedio de las distintas provincias está en el orden del 55%. Para citar algunos casos: Córdoba 46%, Buenos Aires 66% y Santa Fe 42%.

– El año próximo será acaparado por el tema electoral, ¿Mauricio Macri será candidato presidencial?

– Los porteños ya emprendieron un camino claramente distinto en las últimas elecciones y seguramente lo van a ratificar en el 2011. Hasta el momento ha sido descomunal nuestra tarea de resolver diez años de problemas en la Ciudad, prácticamente solos; cuando en otras ciudades del mundo actual, sus líderes resuelven los problemas unidos con la oposición o construyen políticas de Estado con la vista puesta en el futuro. Este ejemplo, es lo que quiere y pretende Macri. El ya manifestó su deseo de ser candidato presidencial y personalmente creo que tiene mucho para exhibir. La sociedad compra su dedicación, su fuerza de voluntad y experiencia y su determinación a la hora de tomar decisiones. Su gestión es un ejemplo decisivo para el resto del país. Mauricio Macri tiene vocación de servicio y de poder. Si es candidato yo estaré apoyándolo.

– ¿A qué espacio político preferiría que represente Mauricio Macri?

– Yo soy peronista de toda la vida. Quiero y aspiro a que millones de peronistas lo voten, porque sé que sus propuestas resuelven los problemas concretos de la gente. Seré uno más dentro de la campaña, en el proceso de convencer a la sociedad de que Macri es el mejor candidato para gobernar la Nación.

– Finalmente, ¿cómo se definirá la candidatura a jefe de Gobierno de la Ciudad?

– En la Ciudad ya hay varios candidatos consolidados como Gabriela (Michetti) y Horacio (Rodríguez Larreta). También están Lombardi (Hernán), Santilli (Diego) y Bullrich (Esteban). Pero no le quepa duda que todos apostaremos para que surja el mejor candidato del PRO. Tenemos liderazgo partidario, y por ende saldrá de todos nosotros la mejor opción que compita y gane de nuevo la Ciudad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password